VIAJE CON HUMOR A LAS TIERRAS DE GABRIEL Y GALÁN (y 2)

BUSCANDO AL POETA ENTRE ENCINAS Y JAMONES (y 2)

Un viaje con humor a los espacios de Gabriel y Galán

Pasamos por Guijuelo jamonil secadero universal

Partimos hacia Guijuelo y al llegar, Ángel, relamiéndose al presentir el aroma del guarril elemento muestra a su compañero casi con entusiasmo los cientos de secaderos de jamones que se reparten hasta por cocheras, pisos y toda clase de dependencias: en cada rincón cuelga un jamón. Aquí estuvo destinado el poeta como maestro pero nada parece quedar como recuerdo de su presencia en este pueblo donde penden los perniles como guirnaldas. Delata la presencia de esos secaderos en los edificios un a modo de pasillo extensible para que, aculando los camiones, tan preciada mercancía no sufra la contaminación del medio ambiente, y dan la sensación de ser una de esas consecuencias de las medidas que las administraciones ponen como condición sine qua non para cualquier actividad industrial y que son exigidas con puntual severidad por inspectores circunspectos, aunque las cosas verdaderamente importantes en esta como en otras actividades se hagan de forma menos imperiosa y la pringue impregne puertas suelos cercanos a los cargaderos.

Busto de Gabriel y Galán en su pueblo natal

Los viajeros van justos de tiempo y no se acercan al pueblo de Granadilla, donde una placa recuerda a la que fue vivienda de la familia de la mujer del poeta. Las fincas que recorría el vate escribiendo sus poemas y vigilando a los trabajadores de su suegro se hallan en gran medida bajo el embalse de Gabriel y Galán que rodea la península en la que se sitúa el viejo y abandonado caserío con muralla y torre defensiva que se está restaurando por una escuela taller.

Desde allí parten los viajeros en busca de la casa natal del poeta en Frades de la Sierra pueblecito al llegar y encuentra la casa con su portalillo previo no muy bien reconstruido según se ven otras casillas humildes que todavía permanecen desde tiempos gabrielgalánicos.

Casa natal de gabriel y Galán en Frades

Pero al salir de la rústica vivienda que contiene una exposición sobre el hijo ilustre quedan los viajeros espantados por la esperpéntica arquitectura, prodigio de mal gusto que se levanta ante el que fue solar del poeta, dorados en rejas y ventanas maniquíes metálicos, dos edificios de la misma propiedad exponentes supremos de lo hortera y de la absoluta falta de sentido estético. Se trata de una tienda de pieles que se intitula ….que se culmina con un enorme globo terráqueo que emerge en medio de la estepa y en el otro, un secadero de jamones de puertas pringosas por el trasiego de tan prosaica mercancía, se culmina tan magna obra de colorines con nada más y nada menos que un caballero medieval dorado de gran tamaño armado, pásmese el lector, de un ebúrneo jamón.

Cababallero del jamón frente al casa natal de Gabriel y Galán

Esa es la España que tenemos con autonomías, diputaciones y ayuntamientos llenos de asesores, políticos y funcionarios de los que ni uno solo se ha dignado manifestar su oposición a que a unos metros de la casa de uno de los escritores que mejor expresó la armonía entre el  medio rural y el ser humano se encuentren tan altas y esperpénticas construcciones coronadas por el caballero de la pata de guarro.

Los viajeros se preguntan por lo que opinaría el bueno de don José María que a la ciudad la llamaba despectivamente “modernópolis” y parece que esa cutremodernez hortera ha llegado hasta los más apartados rincones.

Esperpéntico edificio entre encinares y barbechos del pueblo de Gabriel y Galán

Cruzan los viajeros en su recorrido el Puente del Congosto y descienden del vehículo para pasear puente medieval, o romano, que nunca se acaba de saber esto en tantos y tantos puentes, y pasan por él sobre el Tormes para dar una vuelta al castillo, también de los Alba, y visitar la iglesia donde un batallón de mujeres y el curilla joven adecentan el interior para una boda. Como en tantas de las iglesias visitadas una de las señoras hace encomiable descripción del templo resaltando sus atractivos y poniéndolo a la altura de las más afamadas catedrales.

Berlanguiano rótulo de Sheriff aficionado al jamón

Volvemos por Piedrahita y visitamos el edificio en el que durante otros cinco años ejerció su magisterio desasnando a los niños que corretearían por su plaza pintoresca donde las señoras juegan al cinquillo. Algunos comercios tienen el decadente y encantador aspecto de los comercios rurales que existieron hasta que en los años sesenta comenzaron todos a querer parecerse a las ciudades. Estas vetustas mercerías y guarnicionerías tienen todo el aspecto de haber sido conocidos por el maestrillo poeta. De refilón vemos el dieciochesco palacio de los Alba, ilustrado edificio que se intentó erigir entre sierras, vacas, chorizos y morcillas de calabaza, de las que compramos buena muestra. Lo cortés no quita lo valiente.

Gabriel y Galán con sus alumnos de Piedrahita

Los viajeros se detienen a yantar donde la guía de la casa natal del poeta les recomienda y allí sobre un trozo de mantel de papel, después de engullir el suculento menú que, aunque barato, ofrece las magníficas carnes del terreno, ya un tanto avinados en la sobremesa, los viajeros se acuerdan de una tarea encomendada y sobre un trozo de mantel con manchas de grasa y tinto escriben el texto de una placa de cerámica que se va a colocar en Talavera para gloria y recuerdo de Gabriel Alonso de Herrera, paisano precursor de las ciencias agronómicas europeas pero como tantos hombres ilustres, olvidado hasta en la tierra que le vio nacer y ejercer de cura beneficiado de la iglesia de San Miguel.

No hay ningún responsable político que tenga la sensibilidad suficiente para conservar la casa de postas que abre la puerta de Extremadura y para aprovechar uno de los pocos edificios que causaban la admiración de aquellos curiosos ingleses del siglo XIX con su trasiego de arrieros, putas y bandoleros, si no hay nadie que adecente la sepultura y lleve unas flores al poeta que tiene una calle dedicada en cada pueblo de Extremadura, si no hay ayuntamiento ni diputación que conserve el entorno de la casa natal del autor que mejor ha trasmitido el amor por la naturaleza, no habrá ninguna posibilidad de atraer realmente al turista que no encontrará playas ni paseos marítimos en esta tierra, pero sí podrá hallar una rica cultura y un hermoso patrimonio que disfrutar.

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *