Archivo de la etiqueta: Pelahustán

POR EL CORDEL A PELAHUSTÁN

POR EL CORDEL A PELAHUSTÁN

Nueva excursión de las que aparecen en mi libro Rutas y Senderos de Talavera y Comarcas que une tres pueblecitos de la sierra de san Vicente en un paseo variado y agradable.escanear0027
Nuestra excursión semanal comienza hoy en el pequeño pueblo serrano de Garciotún. El nombre de esta localidad, así como el de las otras dos que vamos a visitar, procede del nombre de sendos caballeros abulenses que repoblaron esta zona en la Edad Media: García Fortún, Nuño Gómez, o un tal Pelayo, en el caso de Pelahustán, fueron premiados por sus hazañas en la reconquista con el territorio en el que luego se asentarían estos tres pueblos de la Sierra de San Vicente.

Antes de partir de Garciotún visitaremos la ermita restaurada, la placita de la iglesia y daremos una vuelta por sus calles observando su arquitectura popular.

Preguntaremos por el camino del Cancho Amarillo, pequeña elevación situada en un paraje ameno desde el que se contempla una hermosa vista panorámica de la sierra. Es el típico lugar con un halo misterioso, tiene algunos abrigos y cuevecillas y, cómo no, la leyenda de un tesoro pues parece que en el siglo pasado escribió un indiano al ayuntamiento, advirtiendo de la existencia de un tesoro enterrado en este paraje. Esto despertó una auténtica fiebre del oro en la zona y hasta de Pelahustán venían amparadas por la noche gentes que cavaban durante horas con la esperanza de hallar las riquezas que escondía el cerro, pero nunca las encontraron.

Puente de los pilones en Garciotún
Puente de los pilones en Garciotún

Volvemos al camino y cruzamos el llamado Puente de los Pilones, rústica obra de ingeniería realizada con enormes bloques graníticos. Aguas abajo del puente podemos descender a parajes solitarios con una zona de pequeñas cascadas muy agradable. Al este del camino, se encuentra también un enebro monumental.

Llegamos al cordel de merinas que desde Pelahustán se dirige hacia Talavera, y lo seguimos en dirección noroeste. Si encontráis a alguien a quien preguntar, os indicará el lugar donde se encuentra un horno de cal tradicional, un calero. Benito Pérez Galdós hace una referencia a los mármoles de Garciotún en su novela “Angel Guerra” ,eran explotados en esta zona caliza.

Enebro monumental cerca de nuestro recorrido
Enebro monumental cerca de nuestro recorrido

Continuamos nuestro trayecto dejando a la derecha un macizo granítico conocido como Los Costizos, si tenéis tiempo y ganas, os recomiendo que ascendáis a la cumbre y disfrutar allí del panorama y del bosquecillo de enebros, alcornoques y encinas que la cubren.

Nuestro recorrido continúa por el cordel hasta llegar a Pelahustán.

De visita obligada es la plaza y el fálico rollo situado en su centro, su arquitectura popular se ha fabricado con sillería y mampostería mucho más elaborada que en el resto de pueblos de la sierra y la iglesia merece detenernos en su portada y en el retablo barroco de su interior,  que resulta curioso además de bello por estar crudo, es decir con la madera al natural sin pintar ni dorar. El ayuntamiento, la ermita y el potro de herrar completan la visita a este pueblo del señorío de Escalona aunque eclesiásticamente dependiente de Talavera, famoso antiguamente por celebrarse en él una muy concurrida feria del lino ,donde se comerciaba con esta fibra vegetal cultivada tradicionalmente en la Sierra de San Vicente.

Rollo de Pelahustán
Rollo de Pelahustán

Tomaremos para volver el camino de Nuño Gómez  que discurre entre prados, encinares y enebrales. Va paralelo al cauce del arroyo de San Benito, cuyas riberas son dignas de un paseo tranquilo visitando un molino de agua de rampa muy singular.

Iglesia de Pelahustán una gran mole granítica
Iglesia de Pelahustán una gran mole granítica

En Nuño Gómez debemos detenernos en la arquitectura popular que tiene la peculiaridad de estar mayoritariamente edificada en adobe, material poco empleado en esta zona. La ermita del cementerio y la iglesia también merecen una parada para a continuación regresar a Garciotún, nuestro punto de partida. Las rapaces nocturnas y diurnas anidan en los berrocales de todo nuestro recorrido y no será extraño que nos topemos con algunas.

Construcción en adobe de Nuño Gómez
Construcción en adobe de Nuño Gómez

DOS FIESTAS CURIOSAS

En Garciotún se celebra en Julio la fiesta del Ramo que, aunque bajo la advocación de la Magdalena, tiene evidentes rasgos paganos de fiesta de primavera con la fabricación de un ramo ornamentado con frutos y banderas que con un peso considerable deben llevar los mozos sin que se caiga, mientras, las mozas cantan canciones, algunas de tono erótico. También se reparten tostones y albahaca entre los asistentes.

El carnaval y la soldadesca de Nuño Gómez también merecen una visita.

Ofrenda de la soldadesca el día de carnaval en Nuño Gómez
Ofrenda de la soldadesca el día de carnaval en Nuño Gómez

ROLLOS DE LA COMARCA (2) BAYUELA, PELAHUSTÁN Y MONTESCLAROS

ROLLOS DE LA COMARCA 2

BAYUELA, PELAHUSTÁN Y MONTESCLAROS

Rollo de Castillo de Bayuela

Hoy vamos a referirnos otros tres rollos que se encuentran en la Sierra de San vicente y El Berrocal.

El primero de ellos es el más monumental de ellos y se encuentra en Castillo de Bayuela, capital de un extenso señorío en la sierra que abarcaba también las localidades de Hinojosa, Garciotún, Nuño Gómez, Marrupe y El Real de San Vicente.

Es de estilo gótico renacentista de finales del siglo XVI y se asienta sobre un basamento de cuatro gradas y su fuste es de una sola pieza de granito de considerable longitud y sobre él el remate con canecillos de faz monstruosa y sobre ellos otro tramo con el escudo señorial de los Mendoza, a quien perteneció el señoríos después de ser del condestable Ruy Lope Davalos y don Álvaro de Luna. Encima se asienta el templete sobre cuatro columnas finalizados en pináculos góticos como el propio templete. También están decoradas las esquinas del soporte de las columnillas.

Detalle del remate del rollo de Castillo de Bayuela

El segundo rollo es el de Montesclaros, es gótico y también está construido en granito pero en este caso el fuste es de tambores superpuestos y sobre el último de ellos esculpido el escudo señorial de los Mendoza, señores también de esta villa. También tiene una inscripción posterior del siglo XIX. Su localización primitiva no es la actual en la plaza mayor de la localidad.

Faltan dos de los canecillos y los que quedan están muy erosionados. El pináculo final es sencillo con una banda o collarete de decoración gótica bastante erosionada y pináculo ya muy redondeado. Como otros rollos está rematado con un vástago metálico que pudo haber sido una cruz.

Rollo de Montesclaros
Detalle del rollo de Montesclaros

El tercer rollo que hoy traemos a esta web es el de Pelahustán. Se trata de un monumento de aspecto sumamente fálico erigido en el siglo XVII cuando este pueblo se independiza de Escalona, cabeza del señorío. El material con el que está elaborado es granito. En el último peldaño se encuentra una inscripción con la fecha de su instalación.

Rollo jurisdiccional de Pelahustán

Es muy sencillo con cuatro pequeños canecillos que sobresalen al final del fuste que es de una sola pieza. Se erige sobre un basamento de planta cuadrada de cuatro gradas, cinco antes del enlosado de la plaza.

Remate del rollo de Pelahustán