Archivos de la categoría Nuestros pueblos

GALERÍA DE “INSULTÓNIMOS” RURALES

GALERÍA DE “INSULTÓNIMOS” RURALES

Detalle de la azulejería de la Ermita del Prado
Detalle de la azulejería de la Ermita del Prado

Permítanme ustedes que me tome la libertad de acuñar un nuevo término, el “insultónimo”. Definiría esta palabra a todos los motes colectivos que con cariño, pero no sin cierta mala uva, se aplican entre sí los pueblos que tienen relaciones de vecindad.

Muchos de estos términos van acompañados de una más o menos disparatada anécdota que justificaría su aplicación a los vecinos de un lugar determinado y, curiosamente, muchas de esas historietas tienen relación directa o indirecta con prácticas o edificios religiosos. Así, por ejemplo, a los vecinos de Gamonal se les ha denominado tradicionalmente ahorcaburros. Se explica este apelativo diciendo que, en cierta ocasión, había crecido hierba en el tejado de la torre de la iglesia. Decidieron algunos vecinos que podía servir de comida a un asno. Ni cortos ni perezosos, izaron al pobre animal hasta el campanario atado a una cuerda, consiguiendo ahorcarlo.

Sigue leyendo GALERÍA DE “INSULTÓNIMOS” RURALES

NUESTROS PUEBLOS, LAS HERENCIAS (y2)

NUESTROS PUEBLOS

LAS HERENCIAS Y EL MEMBRILLO

Espadaña metálica para la campana del ayuntamiento
Espadaña metálica para la campana del ayuntamiento

FIESTAS

Las fiestas populares de Las Herencias se celebran el catorce y el quince de Septiembre en honor de el Santísimo Cristo de la Vera Cruz, aunque recientemente se ha levantado una ermita a la Virgen de La Paz y se celebra una romería a la misma el día de San Isidro.

GASTRONOMÍA

En cuanto a los productos autóctonos y la gastronomía debemos resaltar los magníficos garbanzos de Las Herencias que son la base del exquisito cocido a la paja, típico de las tierras jareñas y que podemos degustar en alguno de los bares de la localidad que ofrecen comidas o en el nuevo restaurante.

LUGARES DE INTERÉS
Paraje de Los Castillos y embalse de Azután en Las Herencias
Paraje de Los Castillos y embalse de Azután en Las Herencias
El embalse de Azután y Los Castillos

Vale la pena visitar este paraje natural, recientemente acondicionado por el ayuntamiento con un área de recreo, y subir hasta la cumbre de los cortados sobre el Tajo para disfrutar del paisaje, y divisar con el río a los pies, las tablillas que ha producido el embalse con su riqueza en avifauna, las vegas talaveranas, las elevaciones de El Berrocal y en los días claros las cumbres de Gredos al fondo. Este cerro de Los Castillos es también un importante yacimiento arqueológico habitado desde la Edad del Cobre, hace cuatro mil quinientos años, pero, como lugar dominante que es, fue habitado también en la Edad Media y durante la Guerra Civil, cuando se cavaron las trincheras que todavía se perciben y que con pequeños túneles asomaban a las paredes del barranco que hoy sobrevuelan los grajos y desde donde se dominaba el estratégico vado del río y una antigua barca que cruzaba a Calera y Chozas. En 1801 se produjo un derrumbe de las tierras que forman estas elevadas terrazas sobre el Tajo causando un gran estruendo e interrumpiendo la corriente del río durante unos minutos. Algo similar sucedió dos kilómetros río abajo en el paraje conocido como Canturias, donde se levantaban las ruinas de un castillo árabe y restos arqueológicos romanos que se desplomaron sobre el río en su totalidad. Sigue leyendo NUESTROS PUEBLOS, LAS HERENCIAS (y2)

NUESTROS PUEBLOS: LAS HERENCIAS (1)

LAS HERENCIAS

PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

Estela de la Edad del Bronce de Las Herencias
Estela de la Edad del Bronce de Las Herencias

En los arroyos que descienden de las cárcavas formadas sobre las terrazas del Tajo han sido hallados huesos de animales prehistóricos y cantos tallados que nos recuerdan que hace cientos de miles de años ya estaban pobladas estas riberas durante los deshielos cuaternarios. En el arroyo Manzanas el erudito talaverano, y tal vez el primer defensor del patrimonio histórico de la comarca, Luis Jiménez de la Llave encontró en el año 1860,  en el paraje conocido como Las Fraguas, una tumba de unos dos mil seiscientos años de antigüedad en cuyo interior se hallaban varios objetos de gran interés por cuanto demostraban por sus influencias estéticas orientalizantes que nuestra comarca fue la frontera norte del mítico mundo tartéssico. Era ésta una cultura íntimamente condicionada por sus influencias fenicias, por lo que no van tan descaminados los que tildan de “fenicios” a las gentes de Talavera y comarca a causa de su ancestral dedicación a las más variadas actividades comerciales. En el enterramiento en cuestión se encontró una vasija metálica de gran interés, un jarro piriforme con asa de triple sección que termina en tres cabezas de serpiente y en su arranque se decora con una palmeta rematada por dos capullos. El profesor Fernández Miranda demostró que esta pieza no es otra que la que hoy día se expone en el Museo Metropolitano de Nueva York desde 1956. Anteriormente había estado en poder de varios anticuarios, hasta que la fundación Pulitzer- Bequest la donó al museo aquel año. También se halló en la sepultura un timiaterio y restos de un braserillo que servían para la realización de una serie de rituales con libaciones e incineración de sustancias olorosas que acompañaban a los enterramientos de rango aristocrático en aquella época.

Sigue leyendo NUESTROS PUEBLOS: LAS HERENCIAS (1)