Archivo de la etiqueta: Corredera

SIGUIENDO LA MURALLA, 3 RUTAS BREVES DE TALAVERA (II)

SIGUIENDO LA MURALLA

3 RUTAS BREVES PARA CONOCER TALAVERA (II)

Puerta de Sevilla, uno de los escasos restos del segundo recinto amurallado
Puerta de Sevilla, uno de los escasos restos del segundo recinto amurallado

En este segundo paseo talaverano vamos a seguir el recorrido del primer recinto amurallado, para ello partiremos de la confluencia de la calle Carnicerías con la Ronda del Cañillo, justo donde se encontraba el antiguo alcázar del que ya hablábamos en el recorrido anterior.

Lo primero que nos encontramos al subir la calle Carnicerías es un arco de ladrillo que no es otra cosa que la puerta de Sevilla, una de las muchas que tenía el segundo recinto amurallado. Se puede ver sobre el arco un escudo del cardenal Quiroga que la construyó en 1579. Vamos observando en nuestro paseo los diferentes aparejos con los que están fabricados los lienzos del primer recinto de la muralla y las muchas reparaciones que en ellos se pueden distinguir, no olvidemos que Talavera fue asediada alternativamente en infinidad de ocasiones no sólo por los cristianos y musulmanes, sino también en los enfrentamientos entre los reinos de taifa árabes. Seguir leyendo SIGUIENDO LA MURALLA, 3 RUTAS BREVES DE TALAVERA (II)

MUSEO DE LOS HORRORES: UN OVNI EN LA PLAZA DEL RELOJ

MUSEO DE LOS HORRORES

UN NUEVO ADEFESIO: LA REFORMA DE LA PLAZA DEL RELOJ

Unas casas pintadas del siglo XVIII, la muralla y la capilla de los Mercaderes con el nuevo adefesio
Unas casas pintadas del siglo XVIII, la muralla y la capilla de los Mercaderes con el nuevo adefesio

Ya el edificio de correos fue un petardo construido en ladrillo visto con un par de alturas en exceso que deterioró una de las plazas emblemáticas de Talavera, la Plaza del Reloj, y su principal vía, la Corredera.

Pues si esto no era suficiente, se acaba de hacer una reforma en la que además de un suelo incomprensible con planchas metálicas con misterioso objetivo, pues el ornamental no es conseguido con esta ferralla ni con los carísimos bloques de granito tallados por las cuatro caras de las que tres de ellas no se ven por estar sumergidas en el cementazo del suelo, un dispendio que además no pega ni con pegote en un entorno del casco antiguo donde el engorronado con cantos rodados de cuarcita era el piso habitual que se podría haber recreado, prescindiendo de los bolardos cúbicos que puede que fueran adecuados en Cadalso de los Vidrios, pero no en Talavera.

Aunque con ser todo esto un despropósito urbanístico más, una horterada de arquitectos y políticos pretenciosos que aspiran a dejar su impronta “modenna”, no es lo peor, pues lo más horroroso es ese ovni metálico de largas patas que ha aterrizado junto a la acera de correos y que pretende evocar los soportales que ya se destruyeron en la plaza y la corredera.

Frente a unas casas decoradas en el siglo XVIII con pinturas alegóricas al comercio y la industria, frente a una de las torres albarranas de nuestra impresionante muralla, frente a la capilla del Cristo de los Mercaderes, no se les ha ocurrido otra cosa que poner este estafermo que en verano se puede convertir en un asador para todos aquellos que deambulen bajo su extraña estructura, un asador de chuletas a la plancha o de las coronillas de los pobres paseantes que se aventuren a pasar debajo de la placa incandescente.