PALACIOS Y CASONAS (I)

PALACIOS Y CASONAS (I)

Palacio de Villatoya o de los Duque de Estrada
Palacio de Villatoya o de los Duque de Estrada

Gonzalo Céspedes de Meneses fue un escritor de origen talaverano del siglo XVII que, en su novela Varia Fortuna del Soldado Píndaro, nos habla de sus paisanos en estos términos: «la gente della es apacible, agradable y en particular, la noble, que es mucha, lucidísima y de las más calificadas casas de España». Esta pequeña nobleza local tuvo su etapa de esplendor  desde finales del siglo XV hasta iniciado el XVII y en sus palacios exhibió la muestra de su poder oligárquico.

Pocos son los edificios que todavía se mantienen en pie, tristes y casi abandonadas muestras del pasado esplendor talaverano y de la permanente desidia de nuestra ciudad con su patrimonio histórico. La mayor densidad de estas casonas blasonadas se localizaba en  la“villa”, el casco antiguo cercado por el primer recinto amurallado. También en los arrabales mayores, más concretamente en la colación de las parroquias de San Miguel y El Salvador se concentraron algunas de estas nobles construcciones palaciegas.

villatoyadetPALACIO DE VILLATOYA

Dentro de la “villa”, se sitúa en la plazuela a la que da nombre el antiguo palacio gótico de los Marqueses de Villatoya. El Conde de Cedillo lo data en el siglo XV y lo enmarca dentro del arte gótico con «La portada que muestra un arco rebajado con exorno de bolas y dos pinaculillos. El portal, el más característico de Talavera en su género, tiene dos robustos arcos retorcidos y rebajados también con el adorno de bolas…Esta casa ha pertenecido sucesivamente a la familia talaverana Duque de Estrada y a los marqueses de Lanzarote, Villatoya y Jura Real. En ella se hospedó el Rey Felipe V durante su estancia en Talavera, entre el 8 y el 12 de Marzo de 1704». La fábrica es de sillería y junto al alero tiene, a modo de remate, toda una tira con decoración de bolas y tres canes, sobre ella, una cornisa moldurada. La fachada sur es posterior y reformada. Antes de su abandono definitivo, alojó el colegio Electrón.

Detalle de la fachada del palacio de Villatoya
Detalle de la fachada del palacio de Villatoya

En realidad debería llamarse palacio Duque de Estrada, ya que fue esta familia burgalesa, que se asienta en Talavera desde los primeros tiempos de la reconquista de la ciudad, la que lo construyó. Puede que Diego Duque o su hijo Fernando Duque, diplomático y hombre de confianza de los Reyes Católicos, iniciaran la edificación del palacio según podemos deducir por la cronología de su estilo. Entre los hechos históricos en los que se vio mezclado Fernando Duque destaca su periodo como embajador en Francia, la negociación de la boda de la princesa Catalina con el rey Enrique VIII de Inglaterra o su etapa como mayordomo de Juana la Loca. Francisco y Manuel Duque de Estrada sirvieron con las armas a Felipe IV y Felipe V respectiva- mente, interviniendo el primero en la toma de Lérida con una compañía de nobles talaveranos. Ildefonso Fernández identifica el palacio de los Duque con el edificio en el que tenía su sede el casino de Talavera en su época.

Palacio de los Condes de la Oliva hace unos años, cuando un fotomatón y demás "adornos" hicieron que Julio caro baroja lo sacara en un artículo de EL PAÍS como modelo de poca consideración con el patrimonio
Palacio de los Condes de la Oliva hace unos años, cuando un fotomatón y demás “adornos” hicieron que Julio caro baroja lo sacara en un artículo de EL PAÍS como modelo de poca consideración con el patrimonio

PALACIO DE LOS CONDES DE LA OLIVA

Siguiendo la misma calle, frente al teatro Victoria, se encuentra ocupado por una juguetería el que fue palacio de los Condes de la Oliva. Hace unos años Julio Caro Baroja ilustraba un artículo sobre el deterioro del patrimonio en España con una foto de la fachada de este palacio recientemente adecentada. Edificado mayoritariamente en ladrillo, todavía conserva en su interior un bonito patio porticado con galerías en dos niveles.

El Conde de Cedillo refiere la existencia en ese mismo patio de dos lápidas romanas con sendas inscripciones, una de ellas se encuentra encastrada en el muro trasero de la Basílica del Prado.

Una de las lápidas romanas que se hallaban en el palacio de los condes de la Oliva
Una de las lápidas romanas que se hallaban en el palacio de los condes de la Oliva

 

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *