CAMINO REAL DE GUADALUPE 14: HOSPITAL DEL OBISPO-HUMILLADERO

HOSPITAL DEL OBISPO- GUADALUPE
Hospital del Obispo en elcamino Real de Guadalupe
El lugar es delicioso, situado entre las sombras de los robles y la frescura de los prados se levanta el Hospital del Obispo.El edificio ha sido rehabilitado, principalmente la capilla gótica de esta casa que sirvió de refugio pues “los peregrinos pasan por montañas yermas, sin poblado alguno, y muchos mueren por el campo”, como se recoge en el privilegio que Pedro I el Cruel otorga en Sevilla el doce de octubre de 1360 para que se funde una venta en el puerto de La Cereceda y se ponga a su servicio a dos matrimonios, vecinos de Guadalupe que tendrán viandas francas y libres y estarán bajo la autoridad del prior del monasterio. Parece que el lugar escogido es un antiguo refugio cinegético de Pedro I o de su padre, el rey cazador, don Alfonso el Onceno. Como ya veremos más tarde, el concejo y oficiales de Talavera no se resignaban a la pérdida de Guadalupe como parte de su extenso alfoz y por ello ocasionaban daños a los venteros y molestaban a los romeros, por lo que Enrique II, ante las protestas del prior, confirma los privilegios de la hospedería despachando cédulas para consolidar la posesión y el buen funcionamiento de la venta.
Fuente junto al Hospital del Obispo, donde muchos peregrinos saciaban su sed

A finales del siglo XV, el edificio es ampliado por el canónigo de la catedral de Sigüenza don Diego de Muros, que luego fue obispo de Canarias, circunstancia de la que deriva el nombre de este hospital y de la dehesa que le circunda. Más tarde, el obispo de Cuba, don Juan del Castillo, dota de rentas a este hospital para que a cada peregrino se le socorriese con un pan de libra.

El edificio sigue varias vicisitudes hasta la exclaustración de los frailes e incluso se dedica a Cuartel de la Guardia Civil para vigilar y reprimir a las partidas de guerrilleros antifranquistas que se han refugiado en estas sierras y que durante muchos meses tuvieron un campamento cercano sin que se apercibiera la Benemérita.

Puente de los Álamos en el camino de Guadalupe

Continuamos nuestro camino después de refrescarnos en la fuente que se encuentra junto al hospital y en la que se consolaron del calor del camino miles de viajeros, como Ponz, que en el siglo XVIII describe el recorrido hasta el monasterio diciendo que “Las tres leguas de camino desde el hospital hasta Guadalupe son, como las antecedentes, montuosas, solitarias, tierra fecunda en su naturaleza; pero sin provecho para los hombres”.

Pero, antes de iniciar el descenso desde el collado del Hospital, podemos hacer una pequeña excursión que vale la pena por lo pintoresco de las vistas que nos esperan al final del camino. Tomaremos una pista que sale a la izquierda y asciende casi hasta la cumbre del pico Carbonero de 1428 metros de altura, con un recorrido de unos tres kilómetros. Desde la cumbre, donde hay un puesto de observación de incendios, podemos contemplar los valles del Ibor al oeste y del Gualija y Guadarranque al este con las sierras paralelas típicas de las Villuercas elevándose sobre ellos. En sus cercanías, unos trescientos metros hacia el sur por la cumbre existen restos de lo que parece un castro prehistórico con pequeñas viviendas circulares.

El camino de Guadalupe discurre por el valle del Ibor en su último tramo

Volvamos a la carretera. Si queremos seguir escrupulosamente el viejo camino descenderemos por una senda que parte a la derecha desde el mismo collado durante un kilómetro escaso, para volver otra vez a la carretera por debajo del puerto del Cubero. El camino cruza la carretera y se dirige por Cabeza Rebollosa descendiendo entre robles y pinos de repoblación hasta la zona conocida como Venta Real, dejando la Casa del Cubero a la izquierda. De la venta que da nombre al paraje, no queda nada, aunque sabemos que se situaba en este lugar de confluencia entre este viejo camino de Talavera y el otro camino real que subía paralelo al Ibor desde Navalmoral.

El camino viejo coincide con ella durante un kilómetro para después cruzar el puente de Los Álamos en un paraje muy ameno y seguir ya por la derecha de la carretera hasta el Humilladero. Es un camino agradable que transcurre en gran parte amenizado por la sombra de los pinares y robledales.

Es obligada la parada en El Humilladero,  del que hablaremos en el próximo capítulo en el que llegaremos a Guadalupe de la mano de Cervantes

VALVERDE DE LA VERA, CAPITAL DEL SEÑORÍO

VALVERDE, CAPITAL DEL SEÑORÍO

Ventana  de la iglesia de Valverde de la Vera

Tanto los pueblos veratos que ya conocemos, Madrigal y Villanueva, como las pequeñas localidades de Viandar y Talaveruela, pertenecieron al estado señorial de Valverde de la Vera, pueblo del que no tenemos noticias hasta el siglo XIII, en que es otorgado como señorío por Sancho IV a Nuño Pérez de Monroy y su descendencia. Esta familia, que tenían como castillo la magnífica fortaleza de Belvís de Monroy, también construyeron la de Valverde, al que en alguna ocasión pusieron sitio la familia de los Almaraz, señores de este pueblo arañuelo y enemigos acérrimos de los Monroy. Uno de los “almaraces” murió precisamente en uno de los sitios que pusieron al castillo verato y fue después vengado por su hijo asesinando éste a su vez a un Monroy. Seguir leyendo VALVERDE DE LA VERA, CAPITAL DEL SEÑORÍO

 LA VIDA DEL MOLINO

LA VIDA DEL MOLINO

Otro capítulo de mi libro “Los Molinos de Agua de la Provincia de Toledo”

Molino Nuevo en Valdeverdeja, sobre el Tajo

En este capítulo comenzaremos a hablar de la vida de los edificios  de los molinos de agua, para hablar de la vida del molinero en otros sucesivos.

De las entrevistas que he podido realizar se deduce que no es el de  molinero un oficio especialmente hereditario. La propiedad del edificio sí que pasaba con más frecuencia de padres a hijos, aunque también era frecuente, sobre todo en molinejos de arroyo, que el peón, después de años de trabajo accediera a la adquisición de la máquina. En otras ocasiones, mediante la venta de un molino se conseguía la propiedad de otro de mayor envergadura y productividad. Seguir leyendo  LA VIDA DEL MOLINO

AL CHORRO DE LA VENTERA, LA MAYOR CASCADA DE GREDOS

Al Chorro de La Ventera,la mayor cascada de Gredos

El Chorro de la Ventera

 Como venimos observando, casi todos los pueblos del Valle del Tiétar están vinculados a una o dos gargantas serranas que son las que les proporcionan el agua para sus regadíos y su consumo. En el caso de Villanueva de la Vera son dos las gargantas principales que discurren por su término: la de Minchones y la de Gualtaminos. Seguir leyendo AL CHORRO DE LA VENTERA, LA MAYOR CASCADA DE GREDOS

EL CLAUSTRO DE LA COLEGIAL DE TALAVERA

EL CLAUSTRO DE LA COLEGIAL DE TALAVERA

Pináculos góticos en el remate de los contrafuertes del claustro

El mismo Francisco de Soto dice que «el claustro de esta Santa Iglesia no cede a los mejores del reino; es muy largo, ancho y alto, y todo él está fabricado de piedra de sillería muy curiosamente labrado», con motivos entre los que hay que destacar las gárgolas de animales fantásticos y los pináculos de remate de los contrafuertes con gruesas hojas de acanto. Seguir leyendo EL CLAUSTRO DE LA COLEGIAL DE TALAVERA

VISITAMOS VILLANUEVA DE LA VERA

VISITAMOS VILLANUEVA DE LA VERA

Rótulo en cerámica que representa la plaza de Villanueva de la Vera

Villanueva de la Vera tiene el mayor término de la comarca y, como Madrigal, perteneció al estado señorial de Valverde hasta que consiguió su independencia con el privilegio de Villazgo de 1643.

Arquitectura popular en Villanueva de la Vera

Es otro de los pueblos de la comarca que cuenta con un mayor número de edificaciones de arquitectura tradicional, con numerosas portadas de piedra adinteladas o con arcos de medio punto que llevan fechas de ejecución del edificio principalmente del siglo XIX y algunas del XVIII. Las balconadas se reparten por todo el caserío en muchos casos con gran aproximación entre las de ambos lados de la calle. Los balaustres de los balcones son muy variados en su corte o torneado y los aleros llegan casi a tocarse en muchas de las Seguir leyendo VISITAMOS VILLANUEVA DE LA VERA

CUANDO TALAVERA ACABABA EN AVENIDA SALVADOR ALLENDE

CUANDO TALAVERA ACABABA EN AVENIDA SALVADOR ALLENDE

Vista parcial de una postal de principios del siglo XX con el caserío en el que sobresalen las torres de conventos e iglesias
Detalle de la anterior. Se ve la confluencia de Antonio Torres y Cristo de la Guía

Hoy la zona entre los Jardines del Prado  y el Parque de la Alameda es una zona ajardinada levemente bajo la que se sitúa un aparcamiento. Durante muchos años se situaron allí las atracciones feriales y antes aún se celebraban mercados de ganado.

Allí desembocaban calles como el Cristo de la Guía o Antonio Torres y se sitúa entre la avenida de Toledo y la esquina donde comienza Ronda del Cañillo. Seguir leyendo CUANDO TALAVERA ACABABA EN AVENIDA SALVADOR ALLENDE

FÓSILES Y CURIOSA GEOLOGÍA EN EL CAMINO DE GUADALUPE

FÓSILES Y CURIOSA GEOLOGÍA EN EL CAMINO DE GUADALUPE

Crestas de Cuarcita y valles cerrados son característicos del relieve apalachense

En el territorio que venimos recorriendo con el Camino Real de Guadalupe podemos disfrutar también de un curioso paisaje geológico y de hermosos parajes donde la naturaleza deja ver su evolución de millones de años. De hecho se ha creado el Geoparque de Villuercas y La Jara con rutas señalizadas diversas para conocer todo este patrimonio tan peculiar. Comenzaremos por dar unas pinceladas sobre el relieve dominante conocido como relieve apalachense y luego visitaremos el museo de Navatrasierra donde además de ver su magnífica colección podremos obtener información sobre los recorridos establecidos en el Geoparque Seguir leyendo FÓSILES Y CURIOSA GEOLOGÍA EN EL CAMINO DE GUADALUPE

UN BAÑO EN EL RECUÉNCANO, PASEO EN GREDOS

Un baño en el Recuéncano

Arquitectura popular en el valle de Minchones

 Aunque nuestro objetivo de hoy está en término de Villanueva de la Vera, vamos a partir desde Madrigal por la pista que lleva a El Burreño. Preguntaremos por su comienzo a las afueras del pueblo, en su extremo norte. Después seguiremos por la pista asfaltada entre castaños y robles hasta llegar a un pinar donde se acaba el asfalto. A la derecha vamos viendo las huertas y majadas veratas repartidas por el arroyo de Helechoso y El Burreño. Trasponemos después al valle de Minchones parándonos a contemplar las magníficas vistas. Seguir leyendo UN BAÑO EN EL RECUÉNCANO, PASEO EN GREDOS

ACABAMOS LAS CAPILLAS DE LA COLEGIAL

ACABAMOS LAS CAPILLAS DE LA COLEGIAL

Rejería de la capilla de San Juan Bautista de la Colegial

CAPILLA DE SANTA ANA

La siguiente capilla es la de Santa Ana, también llamada de los Reyes, en ella es de destacar su antigua cerámica.

Hernando Suárez de Toledo fue Limosnero Mayor de Felipe II y ayo de su hijo el infortunado Príncipe D. Carlos. Al morir dejó dispuesto que se celebrara un aniversario a Santiago por el alma de su discípulo, de ahí el segundo nombre de la capilla que perteneció más tarde a los Condes de la Oliva, cuyo palacio se encuentra frente al Teatro Victoria. Antiguamente servía de paso al claustro y por este motivo estuvo dotada de reja por ambos lados. Seguir leyendo ACABAMOS LAS CAPILLAS DE LA COLEGIAL

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies