VIAJEROS POR TALAVERA HACE 500 AÑOS

VIAJEROS POR TALAVERA HACE 500 AÑOS

Uno de los palacios donde pudieron pernoctar los vaijeros de hace 500 años. El mal llamado de Francisco de Aguirre(casa de Borrajo) hoy desparecido
Uno de los palacios donde pudieron pernoctar los vaijeros de hace 500 años. El mal llamado de Francisco de Aguirre(casa de Borrajo) hoy desparecido (dIBUJO DE ENRIQUE REAÑO SOBRE FOTOGRAFÍA ANTIGUA)

Nos encontramos en el siglo XV, cuando León de Roshmintal, un cuñado curioso del rey Jorge de Bohemia, viniendo de Guadalupe pasa por aquí y dice que Talavera es una ciudad con castillo, situada en campos regados por el Tajo y que el camino discurre entre olivares y viñas que rodean a la ciudad por los dos lados. Es la primera vez que aparece la referencia directa a los cultivos de secano que rodeaban a Talavera, sobre todo los magníficos olivares que llaman la atención de muchos de los que por aquí pasan.

Ya a finales de esa misma centuria, visita nuestra ciudad Jerónimo Münzer, médico de Nuremberg, geógrafo y astrónomo. También viene de vuelta de Guadalupe, como seguirá sucediendo con muchos viajeros y romeros que durante este siglo y el siguiente peregrinarán al monasterio de las Villuercas mientras se encuentra en su pleno apogeo. Dice este viajero de Talavera que “es una célebre ciudad a orillas del Tajo, que se atraviesa por un puente de veintidós ojos. El arzobispo de Toledo fundó en ella dos monasterios uno de Jerónimos (se refiere a don Pedro Tenorio) y otro de franciscanos (probablemente se trata en este caso de fray Hernando de Talavera que impulsa el convento donde después estaría la parroquia de San Francisco). La población, en donde también hay una colegiata, es tan grande como Nordlingen, y está en una llanura fértil en vino y aceite y otros varios productos”.

Otro lugar común de todos los viajeros a su paso por Talavera será la fertilidad de su tierra a la que aquí se refiere también el alemán. Ya en el siglo XVI Antonio Lalaing viene en 1501 acompañando a España a Felipe el Hermoso y viaja también a Guadalupe mencionando simplemente a nuestra ciudad, en la que pernocta.

Navagero es otro viajero humanista y embajador de Venecia ante Carlos V que en su cuaderno de viaje dice: “El día veinticinco fuimos a Carmena que hay tres leguas, a Cebolla y luego a Talavera. Cerca de Talavera pasamos por un puente de piedra un río que se llama el Alberco (Alberche), que poco después entra en el Tajo. La ciudad de Talavera es muy buen lugar, está a orillas del Tajo y tiene sobre él un puente; conserva un pedazo de muralla antigua y en ella una puerta también antigua “e lápide cuadrato”. Hay ruinas de termas y algunas inscripciones en piedras antiguas, muchas de las cuales no se pueden leer, pero se ve en ellas el nombre de Gneo Pompeyo…lo que he notado en Talavera es que todas las murallas nuevas están hechas con piedras cuadradas de los muros antiguos. Hay aquí un hermoso monasterio de jerónimos y el lugar es del arzobispo de Toledo”.

Ya los viajeros de hace 500 años observaron las inscripciones romanas encastradas en la muralla
Ya los viajeros de hace 500 años observaron las inscripciones romanas encastradas en la muralla

Es de reseñar en esta descripción el espíritu de observación arqueológica de Navagero que fija su atención en las antiguas piedras romanas reutilizadas en la muralla, las inscripciones epigráficas, o las antiguas termas que llega a percibir de antigüedad también romana. Ya es el segundo viajero que se admira de la riqueza del monasterio jerónimo de Santa Catalina, en pleno cenit de su poder y riqueza.

El interventor de Carlos V, Juan de Vandenese hace una descripción de los viajes del Emperador y nos relata que el día 22 y 23 de Abril de 1524 se halla en Talavera doña Leonor de Austria, viuda del rey de Portugal y hermana de Carlos V, que concierta su matrimonio con el rey de Francia. Precisamente en nuestra ciudad se quita el luto para ir a Toledo en busca de su prometido.

Palacio de Villatoya, construido en la época de los viajeros que referimos
Palacio de Villatoya, construido en la época de los viajeros que referimos

En 1542 el portugués Gaspar Barreiros, canónigo de Évora y hombre letrado pasa por Talavera: “Viniendo después a esta villa, que es de los arzobispos de Toledo, está asentada en las orillas del Tajo, cercada de muros de piedra y cal, torreados con sus torres, a las que llaman albarradas (albarranas), con una fortaleza, aunque los muros de los arrabales sean de tapias. Tiene cerca de tres mil vecinos, con catorce iglesias y seis monasterios, cuatro de frailes y dos de monjas y cincuenta lugares de su jurisdicción, los cuales están en su término. Tiene una iglesia colegiata en la que hay deán y todas las demás dignidades, y canónigos como en las catedrales. La tierra es de buena comarca de pan, vino, miel, frutas y ganado. En ella hay mucha gente noble y rica, eclesiástica como secular y muchos hidalgos honrados, algunos de los cuales son del linaje de los Meneses legítimos, sino éstos.”

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

One thought on “VIAJEROS POR TALAVERA HACE 500 AÑOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *