NUESTRA SEÑORA DEL “TRANSFORMADOR”

MUSEO DE LOS HORRORES

NUESTRA SEÑORA DEL TRANSFORMADOR

Vista posterior ¿o anterior? de la ermita de Aravalles
Vista posterior
¿o anterior? de la ermita de Aravalles

Oímos mi amigo Rafael y yo que habían reconstruido una antigua ermita en término de Torralba de Oropesa con la advocación de Nuestra Señora de Aravalles. Decía la prensa que había sido premiado el edificio con el primer premio de arquitectura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y eso nos puso sobre aviso de que podríamos encontrar alguno de esos petardos al que nos tienen acostumbrados los arquitectos, que suelen pensar que una hermosa  dehesa como la de Torralba es equivalente a la Avenida de la Castellana en cuanto al tipo de construcción, que suelen diseñar además con la clara intención de para pasar a la posteridad, y cuanto más extravagante sea en su trazado y materiales mejor. Nada de adobes o mampostería de granito, sabíamos que el hormigón y el metal nos esperaban, pero aún así decidimos iniciar tan arriesgada aventura.

Camino para arriba, camino para abajo no conseguíamos dar con el afamado edificio. Llevábamos GPS y planos de todo tipo pero aún así no acertábamos a dar con la ermita dichosa.

Al fin vimos a un pastor  y hacia él nos dirigimos como a tuareg en el Sahara y cuando le preguntamos por la ermita nos espetó:

Pero si han estao “ustés” paraos al lao, es esa casilla blanca que hay ahí.

En efecto, habíamos pasado junto a nuestro objetivo pero habíamos pensado que la ermita era la caseta de un transformador;  y vimos también una especie de torreta coronada por una estructura metálica que resultó ser una cruz pero que nosotros habíamos pensado que se trataba de un poste de la luz.

Vista anterior ¿o posterior? de la ermita de Aravalles con los portones abatidos
Vista anterior
¿o posterior? de la ermita de Aravalles con los portones abatidos

Aunque la guinda llegó cuando nos explicó el paisano al preguntarle por la puerta, que en realidad se trataba de unos muros correderos a modo de portón, un inmenso estaribel que se habría deslizándose por unos carriles cuando se hacía la romería desde el pueblo.

He aquí el invento con los portones desplegados
He aquí el invento con los portones desplegados

Hace un tres años apareció la noticia en los diarios de que cuando hacían limpieza los cofrades se cayó el estafermo al salirse los ingeniosísimos portones de sus carriles y por poco causa una hecatombe aplastando a los presentes, aunque el susto solo se saldó con cuatro heridos. Menos mal que no fue en la romería, que si no, imaginen ustedes el desaguisado.

Otro día hablaremos de las muchas cosas curiosas y hermosos atractivos con los que cuenta este pequeño pueblo de la Campana, Torralba de Oropesa.

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *