Y ENCIMA NOS LLAMAN LLORONES

Y ENCIMA NOS LLAMAN LLORONES

Mi opinión sobre los que acusan a Talavera de victimismo
Artículo publicado en La Voz de Talavera
Siempre me ha indignado que cuando nuestra ciudad expresa sus legítimas quejas sobre la absoluta marginación sufrida desde que se creó el estado de las autonomías, algunas voces interesadas y estómagos agradecidos a la administración salen con voz engolada a decir que no es esa la estrategia a seguir, sino que somos los talaveranos los que nos tenemos que poner las pilas para salir de esta situación, y que dejemos de lamentarnos y no seamos llorones, aunque hayamos llegado a ser la ciudad tal vez más pobre y con más desempleo de España.

Y lo dicen los mismos que no dicen nada cuando Talavera se queda sin infraestructuras y sin un puto duro en los presupuestos del Estado y de la Junta. Y hablan de victimismo los que jamás han dicho nada cuando a otras ciudades se les han inyectado miles de millones mientras que aquí solamente han quedado las migajas, si es que las ha habido.
Pues miren ustedes, el victimismo deja de existir cuando deja de haber víctimas y Talavera ha sido víctima del abandono de la Junta gobernada por el PSOE durante décadas y con la puntilla de la gestión del PP durante los últimos años. Tanto monta , monta tanto, y además con la complicidad de los que en teoría deberían haber defendido los intereses de aquellos que les habían votado, esos políticos talaveranos de tan poco fuste y de “tú come y calla”. Y de los nuevos, qué decir, el de Podemos que inició su carrera política en Talavera yo creo que no sabe ni dónde está la calle San Francisco, y los de Ciudadanos ya sabemos a lo que están.
Y todos los renegados de su tierra dicen que lo que tenemos que hacer los talaveranos es “espabilar”, que tengamos imaginación y que sólo en nosotros está la solución, mientras que a otros les caen las cosas del cielo, a veces sin ni siquiera haberlas pedido.
Por supuesto que Talavera llegó a ser la segunda ciudad de la región por el esfuerzo y la iniciativa de sus ciudadanos, sin que desde las administraciones se echara una mano casi nunca. ¡Dios que buen vasallo si oviesse buen señor! que decían del Cid.
Y ahora los malos “señores” empiezan a disimular. Que si van a meter partidas que modifiquen los presupuestos, que si van a hacer un estudio, que si se van a entrevistar con no sé quien, que si se llevan mociones al congreso que no suponen ningún compromiso real sino una nueva zanguanga que para nada se refleja en los presupuestos, y otras pamplinas que ya no se creen ni ellos.
Y así seguimos, con cuatro perras en los presupuestos nacionales y dos reales en los autonómicos, digan lo que digan, y si te quejas te llaman llorón y provinciano, porque no aceptas que los ciudadanos que habitan aquellas ciudades a las que les tocó la bicoca de ser capitales de provincia en el siglo XIX sean más afortunados que los talaveranos.
Pues sí, en eso tienen razón, nuestras gentes harán lo que buenamente puedan en esta situación y abrirán una y mil veces negocios que se volverán a cerrar,y seguro que Talavera se volverá una vez más a reinventar, pero a todos esos que no quieren enemistarse con el poder les diremos que sí, que haremos lo que podamos sin su ayuda pero, y perdonen ustedes mi rudeza porque esto es muy irritante, también es cierto, que “con buen bolo bien se jode” y mientras a algunos además les regalan toneladas de Viagra a otros nos dan agua de borrajas.
Miguel Méndez-Cabeza
Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Un pensamiento sobre “Y ENCIMA NOS LLAMAN LLORONES”

  1. Aqui se ve que durante siglos son tierras fe señoritos asesinos de alimañas y si esto prospera no hay sirvientes esperando un mendrugo, que luego agradecemos con un voto como no puede ser de otra manera, serviles y fieles como buenos podencos que aún a palos no esquivan el siguiete.
    Y luego esas lumbreras politicas que en la Junta que su mayor interes son los votos fieles y el resto les importa una ca… así nos luce el pelo y luego añadimos al cóctel unanos gañanes wue son lo que quieren los vecinos que sean por no poner la cabra Margarita que hace mal efecto en el ayuntamiento. Bueno que se junta el hambre con las ganas de comer y no hay un Dios que arregle esto por los siglos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *