VALDECABALLEROS,EL PUEBLO MÁS LEJANO DE LAS ANTIGUAS TIERRAS DE TALAVERA

VALDECABALLEROS
Escudo de Valdecaballeros que muestra en el lado izquierdo el de la ciudad de Talavera por haber pertenecido a sus Antiguas Tierras
Valdecaballeros es un pueblo con una historia parecida a la de Castilblanco, ya que también perteneció al extenso alfoz talaverano y fue objeto de la apropiación por el señor de Puebla de Alcocer aunque fue restituido por sentencia. En su escudo municipal está representada Talavera precisamente por este origen.

El nombre de Valdecaballeros nos trae reminiscencias de caballeros medievales poblando estos valles y era todavía tradición en el siglo XVIII que se llamaba así porque “fundaron este pueblo unos caballeros que venían fugitivos de Portugal, los que vivieron en una casa grande y de varias portadas que hoy permanece dividida en tres y bastante abandonada”. Aunque algunos más imaginativos quieren ver una etimología curiosa pues hacen derivar el nombre de que al bañarse los forasteros en los baños de Valdefernando, dentro de su término, se les invitaba gratuitamente a la balneoterapia local diciendo: “Disfruten caballeros, que es de balde.

Iglesia de Valdecaballeros

Otros pobladores anteriores dejaron sus huellas en el cerro de la Barca o de la Isla  pues allí podemos ver un castro preromano, del siglo VIII o VII antes de Cristo, que está amurallado y presenta restos de su fortificación.

Es de interés la visita a su iglesia parroquial. Se trata de un edificio mudéjar tardío construido entre finales del siglo XIV y comienzos del XV, tiene planta basilical y está dedicado a San Miguel Arcángel. Está levantado en mampostería con algunos elementos de ladrillo que le dan el típico sabor mudéjar del entorno guadalupano. La puerta de acceso principal es de ladrillo enlucido formando un arco de medio punto con arquivoltas y enmarcado en alfiz. La portada  del lado norte está tapiada y es un arco apuntado. El interior consta de tres naves dividida por arcos transversales en cuatro tramos. Los arcos centrales son apuntados y los laterales de medio punto y están construidos en ladrillo como los pilares. Aunque el edificio ha sido remodelado en diferentes ocasiones conserva algunos elementos curiosos como el pórtico con triple arco o dos paneles de cerámica talaverana. En el interior se conservan dos grandes estelas de granito con inscripciones romanas que aluden a los emperadores Vespasiano y Domiciano.

Estela romana en la iglesia de Valdecaballeros

Tras la Guerra Civil se construyó la ermita de Baños donde se venera a la Virgen de Fátima y a San Isidro. El término de Valdecaballeros perteneció en parte a las Reales Dehesas que aprovechaba el Real Monasterio de El Escorial y una de las fachadas de los baños actuales perteneció a la casa del alcalde de esas Reales Dehesas. Se conservan también en el pueblo algunos rincones pintorescos por su arquitectura tradicional.

Portada mudéjar de la iglesia de Valdecaballeros

Uno de los atractivos de Valdecaballeros es su balneario bien dotado de servicios médicos y la tecnología necesaria para aplicar el hidromasaje, los chorros termales, inhalaciones, parafangos, masajes etc. Están indicados en afecciones reumáticas, circulatorias, nerviosas y de la piel.

Valdecaballeros fue conocido en décadas pasadas porque en su término se estaba construyendo una Central Nuclear que finalmente, por diferentes razones entre las que la defensa del entorno era importante, no se llegó a finalizar siendo detenidas las obras y desmanteladas las instalaciones. Hoy queda como huella de aquel proyecto una urbanización que ha aprovechado las viviendas destinadas a ingenieros y trabajadores de la Central.

Además de los platos típicos extremeños como las migas, el ajoblanco, la sopa de tomate o la de cachuela y el cordero, es típico de Valdecaballeros el escarapuche de conejo con pimiento, cebolla, tomate y vinagre en forma de una especie de ensalada. Los dulces tradicionales de la zona como las candelillas, las flores o las rosquillas pueden servirnos para terminar tan suculento menú.

Ermita de Baños en Valdecaballeros

En Valdecaballeros podemos comer en tres restaurantes y alojarnos en un hostal o en una hostería situada a las orillas de ese enorme lago interior que es el embalse de García Sola donde podemos practicar la pesca y los deportes náuticos. Cerca se encuentra también la Reserva de Cijara junto al embalse del mismo nombre. La caza es también una actividad para la que este pueblo tiene inmejorables condiciones.

En Valdecaballeros el calendario festivo es de lo más intenso. En invierno se celebra Santa Lucía el 12 de Diciembre, cada cinco años se representa el Auto de los Reyes Magos y el dos de febrero se celebran las Candelas con una procesión en la que figuran un padrino y una madrina.

La fiesta de Quintos coincide aquí con la Semana Santa y levantan un arco floral bajo el que desfila todo el pueblo con la Virgen de la Soledad a la cabeza. Cada uno de los mozos exhibe una bandera labrada por sus madres o sus novias.

Panel de azulejos representando a la Virgen del Carmen en Valdecaballeros

Se celebra también el Corpus con la típica procesión delante de los altares erigidos por las calles del pueblo. El quince de Mayo se hace una romería en honor de San Isidro a la ermita de los Baños y el trece de Junio hay procesión y comida de hermandad de la Cofradía de San Antonio.

Como vemos, son también numerosas las fiestas del ciclo de primavera y en el verano se festeja además el día del emigrante durante el último fin de semana de Julio. Las fiestas patronales en honor de San Miguel se conmemoran el 29 de septiembre, día en el que también tiene lugar una muestra de ganado.

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *