TALAVERA, COMARCA INCOMUNICADA

TALAVERA, COMARCA INCOMUNICADA

Artículo de opinión publicado en La Voz de Talavera  sobre las comunicaciones de Talavera y su comarca

Decía el gran maestro Fernando Jiménez de Gregorio que la geografía manda y la historia obedece. Un ejemplo clarísimo de ello es la vinculación que el valle del Tiétar y la Vera Alta tienen con nuestra ciudad, ya que el farallón de Gredos supone una barrera costosa de trasponer que nos une geográficamente con los pueblos de la falda sur de Gredos.

Me comentaba un profesor de La Parra, pueblecito anejo de Arenas, cómo su madre había fallecido cuando intentaba con una enfermedad cardiaca llegar a su hospital de referencia en Ávila. Afortunadamente las dos Castillas llegaron a un acuerdo para atender a los pacientes serranos en el hospital de Talavera, la geografía ha mandado y la historia ha obedecido. Anchuras es un ejemplo parecido.

El problema surge cuando las inversiones en las vías de comunicación de nuestra comarca son absolutamente deficitarias y lo que antes suponía una clara unión de Talavera con su comarca natural se va deslavazando para perjuicio de los pueblos y de la propia ciudad.

Por ejemplo, antes los pueblos de la cabecera del Tiétar como La Adrada, Sotillo, Piedralaves etc. acudían a realizar muchas de sus compras o a disfrutar de su ocio a Talavera, pero les invito a que circulen ustedes por la carretera que desde Talavera por el Real de San Vicente va a estas localidades. Es lo que nuestros paisanos jareños llaman “un carreterín”, poco más que un camino de cabras con un barniz de alquitrán, lleno de curvas y por el que se hace difícil transitar con comodidad, y menos con un camión o un autobús. Tampoco se mejoró mucho la carretera de La Iglesuela con trazados serranos de numerosas curvas que hubieran requerido una mayor inversión. Y de la carretera de Buenaventura y Pedrobernardo para qué hablar. Este estado de cosas lo que consigue es que se dificulten las relaciones comerciales y de todo tipo con esos pueblos y que la comarca vaya perdiendo unidad y desarrollo. Los clientes de Sotillo de la Adrada se marchan a Madrid o a Móstoles a 75 kilómetros, ya que hasta Talavera con solo 45 kilómetros sólo hay carreteras infames.

También podríamos hablar de la carretera entre Toledo y Guadalupe que atraviesa toda La Jara de este a oeste y que en algunos tramos tiene todavía el piso de cuando Primo de Rivera; o las que nos unen con La Jara hoy extremeña, con pueblos como Villar, Carrascalejo, Peraleda etc.

Es curioso además que siempre son mejores carreteras los tramos que están en otras comunidades que los que están en territorio de Castilla-La Mancha, lo que demuestra una vez más el abandono de la Junta para con nuestro territorio.

En Ventas de San Julián tuvieron que movilizarse sus vecinos con el entusiasta Federico a la cabeza para que se arreglara la carretera que une Oropesa con Madrigal, lo que indirectamente supuso mejor comunicación de Talavera con Madrigal y la Vera Alta, pero por supuesto hubo que echarse a la calle sus pocos vecinos (aprende Talavera¡¡¡) porque ya estaban hartos de buenas palabras.

La obra del Escorial es tarea de ejecución rapidísima comparada con la creación de ese área metropolitana de Talavera que mejore las comunicaciones con sus pueblos, que ven cómo se van suprimiendo líneas de autobuses sin que nuestros pusilánimes e interesados políticos muevan un dedo, y así desde muchas localidades es difícil que la gente venga a comprar, al médico o a estudiar, como también siguen viajando más barato a Madrid los estudiantes y trabajadores de Toledo o Guadalajara que los talaveranos, pues no incluyen a nuestra ciudad en los acuerdos con la comunidad vecina.

Eso sí, esto y todo lo demás lo zanjarán unos y otros acusándonos de “victimistas”, palabra comodín que a estos artistas lo mismo les vale para un roto que para un descosido.

Al Estado, y la mejora de las vías de su competencia, ni está ni se le espera, aunque el ministro prometió honrarnos con su glamurosa presencia. Menos mal que la Junta, velando por las comunicaciones de nuestras ovejas merinas ha ordenado quitar la avioneta de la Harinera del cordel, se conoce que no tenía otra cosa que hacer mientras por toda nuestra geografía se cierran por la caza cientos de caminos y vías pecuarias con la pasividad absoluta de la administración.

 

Miguel Méndez-Cabeza

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *