Archivo de la etiqueta: Goya

UN ASALTO PINTADO POR GOYA EN EL VERDUGAL (OROPESA)

EL FRAILE QUE DESARMÓ AL BANDIDO PINTADO POR GOYA

Un asalto en la venta de el Verdugal junto a la cañada leonesa occidental

El Maragato entra en la Venta de El Verdugal a asaltar a los huéspedes y le pide los zapatos al fraile

Una obra poco conocida de Goya  representa en seis pequeños cuadros un episodio sucedido en término de Oropesa, en las dehesas que cruza la cañada Leonesa Occidental entre Ventas de San Julián y La Calzada, concretamente en la dehesa de El Verdugal, aunque está en término de Oropesa. Sigue leyendo UN ASALTO PINTADO POR GOYA EN EL VERDUGAL (OROPESA)

DOS HISTORIAS DE AMOR EN EL PALACIO DE VELADA

UN BORBÓN DE LUNA DE MIEL EN VELADA

La familia del infante Don Luis, retratada por Goya, que residió en el palacio de Velada
La familia del infante Don Luis, retratada por Goya, que residió en el palacio de Velada

Don Luis de Borbón fue hijo de Felipe V y hermano de Carlos III. Debido a las presiones de la madre de ambos, Isabel de Farnesio, fue destinado a ser arzobispo de Toledo y Sevilla y cardenal, cargos para los que no tenía vocación y que le llevaban a insistir ante su hermano el rey en su intención de casarse, renunciando finalmente a los arzobispados. Pero Carlos III temía que los descendientes de Luis, que era en realidad el verdadero heredero de la corona, pudieran quitársela a sus hijos que, al ser nacidos en Nápoles, no podían por tanto ser herederos legítimos a causa de la Ley Sálica. Pero Carlos III consigue que se nombre como heredero a su hijo Carlos IV y es entonces cuando, más tranquilo, consiente el matrimonio de su hermano, un hombre por otra parte débil de espíritu y un tanto obsesionado con la experiencia sexual.

El rey permite al fin que don Luis contraiga matrimonio a los cincuenta y un años con Mª Teresa de Ballabriga, joven de diecisiete que no es de sangre real. A este matrimonio pone Carlos III duras y humillantes condiciones que entre otras cosas suponen un destierro encubierto, pues nunca podrá estar su residencia cercana a la corte. Se casó el infante en 1776 en el palacio que en Olías del Rey tenían sus amigos los marqueses de Villafranca y la luna de miel la pasaron en Velada. Sigue leyendo DOS HISTORIAS DE AMOR EN EL PALACIO DE VELADA

LA INCURIA PERMITE QUE EL PALACIO DE LOS MARQUESES DE VELADA SE ARRUINE COMPLETAMENTE

LA INCURIA PERMITE QUE EL PALACIO DE LOS MARQUESES DE VELADA, QUE ALOJÓ A GOYA Y BOCHERINI SE ARRUINE COMPLETAMENTE

Fachada oeste del palacio de los marqueses de Velada
Fachada oeste del palacio de los marqueses de Velada

El palacio de los marqueses de Velada en la localiddad del mismo nombre sucumbe víctima del abandono de sucesivos propietarios y de las diferentes administraciones. Junta de Comunidades, Diputación y ayuntamiento deberían hacer algo al respecto, que no todo son “Quijotes” y capitalidades gastronómicas en Toledo.

Sigue leyendo LA INCURIA PERMITE QUE EL PALACIO DE LOS MARQUESES DE VELADA SE ARRUINE COMPLETAMENTE

UN “CÓMIC” DE GOYA, EL BANDIDO MARAGATO

EL FRAILE QUE DESARMÓ AL BANDIDO

Una obra poco conocida de Goya  representa en seis pequeños cuadros un episodio sucedido en término de Oropesa, en las dehesas que cruza la cañada Leonesa Occidental entre

Seis cuadro o "viñetas" de Goya que representan el apresamiento del bandido Maragato por un fraile de Rosarito
Seis cuadro o “viñetas” de Goya que representan el apresamiento del bandido Maragato por un fraile de Rosarito

Ventas de San Julián y La Calzada, concretamente en la dehesa de El Verdugal,

Los cuadros se encuentran en el Instituto de Arte de Chicago y representan varios momentos del asalto sufrido por un fraile, fray Pedro de Zaldivia, para unos lego del Convento de Rosarito y para otros del de Arenas de San Pedro. El bandido Pedro Piñero alias “El Maragato” fue hijo de un arriero de esta procedencia que vivió como carbonero cerca de Navalmoral de la Mata. Se echó al monte y sembró el pánico en las comarcas de Gredos, Talavera y Plasencia, llegando a cometer dos asesinatos y causando indirectamente la muerte de otros dos hombres, además de más de cuarenta robos. El Maragato se presentó en cierta ocasión en las mismas puertas de palacio para pedir clemencia al rey que mandó juzgarlo, escapándose después de ser condenado. Se refugiaba en la cueva que lleva su nombre y que está situada junto a la carretera que sube hacia el puerto de Menga desde el puerto del Pico.

En una de las imágenes de Goya, “El Maragato” sale al encuentro del fraile, en el segundo el lego alarga con la mano izquierda unos zapatos al bandido, mientras en la tercera estampa toma el asaltado el arma del Maragato mientras forcejean. En el cuarto la víctima se ha hecho con la escopeta y golpea al bandolero. En el quinto dispara contra su asaltante en la pierna y el caballo huye asustado. En el sexto cuadro yace el herido en el suelo mientras el franciscano le ata y le protege de las otras víctimas que quieren tomar la justicia por su mano.

Después de ser detenido por el fraile, murió el Maragato ajusticiado en la Plaza de la Cebada de Madrid sin que los ruegos de su captor sirvieran de nada para salvarle de la ejecución.

En este mismo lugar se desarrolló un famoso asalto de los maquis en la posguerra al que ya nos referiremos en otra ocasión.