Archivo de la etiqueta: Colegial de Talavera

INCENDIO EN LA COLEGIAL

INCENDIO EN LA COLEGIAL

Dibujo de enrique reaño sobre postal de los años 20
Dibujo de Enrique Reaño sobre postal de los años 20

En la noche del 22 de Septiembre de 1846 la iglesia sufre un gran incendio cuya descripción vamos a extraer de la crónica de un reportero de «El Semanario Pintoresco Español» llamado Rafael Monje que pasa por Talavera en 1847:

«¡Noche de espantoso recuerdo en los fastos de Talavera y de laudable remembranza para sus hijos! – Serían las ocho y media de la noche , cuando las campanas de la Colegial anunciaron el fuego que, habiendo prendido en el maderamen interior del órgano por inadvertencia del artífice que lo afinaba, se descubría ya por encima del tejado apoderándose con la rapidez del rayo de los corpulentos tirantes que sustentaban las naves colaterales. Alborótase el vecindario, e impelido por la voracidad de las llamas y el toque de somatén, se lanza indistintamente al lugar donde el peligro amenazaba más de cerca o propendía a mayores daños. Las señoras de la primera categoría se olvidaban de su débil complexión, apresurándose a salvar entre sus brazos las ropas exquisitas, las colgaduras, los objetos combustibles y los vasos de oro y plata. Rompíanse a golpes de hacha las portezuelas de los relicarios y las gabetas de los roperos cuyas llaves no aparecían tan pronto.

Rosetón gótico mudéjar dela Colegial en un reportaje de Blanco y Negro de 1969
Rosetón gótico mudéjar dela Colegial en un reportaje de Blanco y Negro de 1969

El rumor de la fuerza de las llamas cada instante crecía más, viéndose en pocos minutos el coro convertido en una fragua donde fluía el estaño derretido del órgano; los vidrios de las ventanas liquidados y el plomo que los aseguraba deshecho como cera en las paredes. Por todas partes crujían las maderas abrasadas, chispeaban las piedras, gritaba el pueblo y se derramaba el agua a torrentes entre el fuego que saltaba a los retablos, incendiándose como si estuviesen bañados en resina, y el humo que sofocaba la respiración y tostaba a los operarios. En medio de este caos infernal vimos un celoso sacerdote llevar entre sus manos temblorosas el sacrosanto copón y caminar bajo la salvaguardia del Dios vivo, con tanta lentitud y compostura como si nada pasase en su enderredor …y sus vestiduras participaban ya del fuego; y caían sobre su venerable cabeza los pedazos de argamasa que se desprendían de las bóvedas, candentes como el horno de un alfarero. ¡El santuario iba dejando de existir y la religión triunfaba en todos los corazones!

Dibujo de detalle arquitectónico de la Colegial de Jesús Morales
Dibujo de detalle arquitectónico de la Colegial de Jesús Morales

Eran las doce cuando se dio por terminada la catástrofe. El estrago había sido inmenso. Ni una astilla quedó en el coro; ni el menor vestigio del órgano; ni un palmo de pared donde no hubiese  marcado su negra huella el elemento destructor»

Detalle arquitectónico de La Colegial de Jesús Morales
Detalle arquitectónico de La Colegial de Jesús Morales

DONDE EL ARCIPRESTE DE HITA REPRENDIÓ A LOS CLÉRIGOS DE TALAVERA

 

Arcipreste de Hita, Clérigos Talavera, capilla San Sebastián Colegial
Detrás de esta reja se habría reunido el arcipreste de Hita para reprender a los clérigos de Talavera

La Capilla de San Sebastián es el lugar donde se reunía el cabildo, y por ello el sitio más probable donde en el siglo XIV se habría producIdo la escena en la que el Arcipreste de Hita reprende a los clérigos de Talavera por sus poco edificantes costumbres sexuales.

Iluminada por una gran ventana con buena reja que da a la Plaza del Pan se encuentra una capilla erigida por Hernando de Alonso, fundador también del Hospital de la Misericordia ( lo que hasta hace poco fue «Casa de Socorro»,  frente a la Colegial). Ésta que fue capilla bautismal con la pila donada por él mismo, sala capitular adornada con cerámica en la que se reunía el cabildo de los canónigos y capilla de San Sebastián, acabó convirtiéndose en la sala que alberga el rico archivo de este templo y de las demás parroquias talaveranas.

Allá por Talavera, a principios de Abril,

llegadas son las cartas de Arzobispo D. Gil,

en las cuales venía mandato no vil

que si a alguno agradó, pesó a más de dos mil

El arzobispo de Toledo es don Gil de Albornoz, que vivió durante el siglo XIV y que no debemos confundir con otro prelado del mismo nombre, que era talaverano y cuyos restos se hallan en un sepulcro del convento de las bernardas fundado por su familia. Cuando dice que el mandado pesó a más de dos mil se puede referir no sólo a los canónigos, sino también a los propios vecinos de Talavera, a los que luego veremos que prohíbe también tener barraganas

Este pobre arcipreste que traía el mandado,

más lo hacía a disgusto, creo yo, que de grado.

Mandó juntar cabildo; deprisa fue juntado,

¡Pensaron que traía otro mejor recado!

 Comenzó el Arcipreste a hablar y dijo así:

-Si a vosotros apena, también me pesa a mí.

¡Pobre viejo mezquino! ¡En qué envejecí,

En ver lo que estoy viendo y en mirar lo que vi!

 Llorando de sus ojos comenzó esta razón:

Dijo:- El Papa nos manda esta constitución,

os lo he de decir, sea mi gusto o no

aunque por ello sufra de rabia el corazón

 Colegial, capilla de San Sebastián, Talavera de la Reina, Arcipreste de HitaLa flecha señala la reja tras la que se encuentra la capilla de San Sebastián de la Colegial de Talavera, donde el Arcipreste de Hita reprendió a los clérigos

El arcipreste de Hita demuestra en sus escritos ser clérigo de manga ancha en cuanto a los principios morales que tienen que ver con la sexualidad, y por eso no le agrada la misión que trae, pues en realidad debería también reprenderse a sí mismo. El cabildo era la reunión de los canónigos presidida por el deán de la Colegial y se celebraba en la capilla de san Sebastián, cuya ventana cubierta por hermosa reja de forja se asoma a la plaza del Pan, junto a la torre.

Las cartas recibidas eran de esta manera:

Que el cura y el casado, en toda Talavera,

no mantenga manceba, casada ni soltera:

el que la mantuviese, excomulgado era.

No sólo se reprende a los clérigos talaveranos, sino que también advierte a los vecinos casados que deben ser más comedidos en sus hábitos eróticos.

Con aquestas razones que el mandato decía

quedó muy quebrantada toda la clerecía;

algunos de los legos tomaron acedía.

Para tomar acuerdos juntáronse otro día.

Fue tal el disgusto por la amenaza del Papa que algunos “tomaron acedía”, es decir que la noticia les produjo ardor de estómago.

Estando reunidos todos en la capilla,

levantose el Dean a exponer su rencilla.

Dijo: -Amigos, yo quiero que todos en cuadrilla

nos quejemos del Papa ante el Rey de Castilla.

 -Aunque clérigos somos vasallos naturales,

le servimos muy bien, fuimos siempre leales;

demás lo sabe el Rey: todos somos carnales.

Se compadecerá de aquestos nuestros males.

La referencia al Rey tiene una doble intención cuando dice que todos somos carnales, pues en aquella época los monarcas reinantes no brillaban precisamente por su moralidad, ya que Alfonso XI tuvo nada menos que diez hijos con su favorita, doña Leonor de Guzmán, la que luego sería degollada en Talavera por orden de la reina legítima doña María de Portugal. Otro ejemplo de la época es el hijo de ésta, Pedro I el Cruel, que hizo asesinar a su esposa doña Blanca para disfrutar así de sus amores con doña María de Padilla.

Sigue después uno de los canónigos justificando su convivencia con una barragana:

-¿Dejar yo a Venturosa , la que conquisté antaño?

Dejándola yo a ella recibiera gran daño;

regalé de anticipo doce varas de paño

y aún ¡por la mi corona!, anoche fue al baño.

 -Antes renunciaría a toda mi prebenda

y a la mi dignidad y a toda la mi renta,

que consentir que sufra Venturosa esa afrenta.

Creo que muchos otros seguirán esta senda.

Postal de la colegiata de Talavera donde se señala la capilla de San Sebastián.

 El canónigo se queja por tener que perder los regalos que hizo a su barragana Venturosa, como las doce varas de paño, y el gasto que le supuso pagarla el baño. Pone por testigo a “su corona” es decir la tonsura de la coronilla que debía llevar como clérigo. Hoy día existe en Talavera la calle del Baño donde había unas instalaciones que, aunque todavía daban su servicio en época cristiana, recién reconquistada la villa, podían tratarse de uno de los baños a los que los viajeros árabes aludían en sus descripciones de la Talabira musulmana.

Juro por los apóstoles y por cuanto más vale,

con gran ahincamiento, así como Dios sabe,

con los ojos llorosos y con dolor muy grande:

 -¡Perdonarnos pues porque es agradable!

Habló en pos del Deán, deprisa el Tesorero

era en aquella junta, cofrade justiciero

Dijo:- Amigos, si el caso llega a ser verdadero

si vos esperáis mal, yo lo peor espero

 Si de vuestro disgusto mucho a mí me pesa,

¡También me pesa el propio, a más el de Teresa!

Dejaré Talavera, me marcharé a Oropesa

antes que separarla de mí y de mi mesa

 Pues nunca tan leal fue Blancaflor a Flores,

ni vale más Tristán con todos sus amores;

ella conoce el modo de calmar los ardores,

si de mí la separo volverán los dolores.

 Como suele decirse: el perro en trance angosto

por el miedo a la muerte, al amo muerde el rostro;

¡ Si cojo al Arzobispo en algún paso angosto,

tal vuelta le daría que no llegara a Agosto!

Dama representada en un capitel de la colegiata de Talavera

El tesorero amenaza con irse a Oropesa porque en aquella época pertenecía al obispado de Ávila y no al de Toledo, por lo que de alguna forma podía así escapar a la reconvención del arzobispo de Toledo Gil de Albornoz. Una colegial es una catedral sin obispo. A su cargo están los canónigos sobre los que gobierna el deán, además de otros cargos como el chantre, el tesorero etc. Flores debe ser otro de los canónigos que enfermaría si le separaran de su Blancaflor

Habló después de aqueste, Chantre Sancho Muñoz.

Dijo: – Aqueste Arzobispo, ¿Qué tendrá contra nos?

El quiere reprocharnos lo que perdonó Dios;

por ello, en este escrito apelo, ¡Avivad vos!

 Pues si yo tengo o tuve en casa una sirvienta,

no tiene el Arzobispo que verlo como afrenta;

que no es comadre mía, ni tampoco parienta,

huérfana la crié; no hay nada que yo mienta.

Mantener a una huérfana es obra de piedad,

lo mismo que a viudas, ¡Esto es mucha verdad!

Si el Arzobispo dice que es cosa de maldad,

abandonad las buenas y a las malas buscad!

En muchas ocasiones la excusa para mantener una barragana era que la mujer en cuestión se trataba de alguna sobrina desamparada del clérigo, alguna huérfana que hacía de criada o alguna viuda a la que se hacía pasar por ama de llaves. Hipócritamente el chantre dice que es una obra de caridad.

Don Gozalo, Canónigo, según vengo observando,

de esas buenas alhajas ya se viene prendando;

las vecinas del barrio murmuran comentando

que acoge a una de noche contra lo que les mando.

 Pero no prolonguemos ya tanto las razones;

apelaron a los clérigos, también los clerizones;

enviaron deprisa buenas apelaciones

y después acudieron a más procuraciones.

Clérigo representado en un capitel de la Colegiata de Talavera

Los clérigos intentaron evitar mediante apelaciones dejar a sus amantes o al menos no ser castigados, pero no debió surtir mucho efecto la regañina que en nombre del arzobispo traía el arcipreste de Hita pues algunos años más tarde, el arzobispo Tenorio, de familia talaverana, intenta que los canónigos hagan vida reglada y para eso les ofrece ricas propiedades entre las que destaca la dehesa de Castellanos cerca de Alcaudete, pero los canónigos prefieren seguir con su vida libertina y renuncian al ofrecimiento, por lo que el arzobispo destina el claustro y el que después sería monasterio de Santa Catalina a los frailes jerónimos.

El Libro de Buen Amor llegó a causar el encarcelamiento del Arcipreste de Hita, tal vez por orden del propio arzobispo Gil de Albornoz.

 

 

                                                                                       

 

LA LOCA DE LA TORRE DE LA COLEGIAL

LA LOCA DE LA TORRE DE LA COLEGIAL

Ventana de la torre de la colegial por donde probablemente se asomaba la «Loca de Leganitos»

Don Fernando de Valenzuela fue el último de los validos del siglo XVII. Llegó a ser el hombre de confianza de Carlos II el Hechizado, debido a la influencia que tuvo sobre la reina madre doña Mariana de Austria.

Valenzuela era un hidalgo huérfano al servicio en Nápoles del duque del Infantado. Para algunos autores actuó toda su vida como un pícaro sin oficio ni beneficio que consiguió medrar en la Corte, y para ello utilizó todos sus encantos, pues era “de buen talle, amena conversación, lengua expedita, ojos expresivos, facciones simpáticas, y fue decidor, insinuante, algo poeta, un poco músico, listo más que inteligente y despierto más que instruido. Faltáronle en absoluto los escrúpulos y le sobró prisa de subir…”

Fernando de Valenzuela valido de Carlos II y protegido de Mariana de Austria

Los descendientes del Duque no le mantuvieron a su servicio por lo que hubo de buscarse en la Corte alguna manera de sobrevivir.

En sus paseos por los patios de palacio se supo atraer a doña María Ambrosia de Ucedo, una de las “mozas de retrete” de la Reina, a través de la que pudo acercarse a doña Mariana de Austria, obteniendo enseguida la confianza de la soberana. A esto se unió un incidente casual en el que fue herido de un tiro sirviendo a Felipe IV, llamando con ello la atención de la soberana que primero le hizo su caballerizo y luego introductor de embajadores, llegando con el tiempo a ser su mejor amigo, confidente y tal vez amante, que influía de una manera determinante en la toma de decisiones por la soberana.

Fue ascendiendo en el desempeño de cargos palatinos más que de responsabilidades políticas, llegando a ser conocido por el pueblo como “el Duende de Palacio” por su capacidad para intrigar e influir en cualquier asunto. Era gran amante del teatro, e incluso escribió algunas comedias y endechas. Fomentó las fiestas y el brillo de la corte, además de numerosas obras públicas en la capital.

Pero era frecuente y sabido que cobraba comisiones por los favores que hacía a los nobles. Consiguió con ello formar a su alrededor una clientela política que aumentaba su influencia mediante la corrupción con el tráfico de mercedes. Por todo esto llegó el valido a amasar una inmensa fortuna, y más teniendo en cuenta que nos referimos a una época de crisis económica y política importante en la que las arcas reales se encontraban exhaustas.

Cuadro de Castellano representando el prendimiento del valido Fernando de Valenzuela

Cuando ya Carlos II llegaba a su mayoría de edad, su hermanastro don Juan José de Austria, hijo ilegítimo de Felipe IV y la cómica llamada la “Calderona”, movió sus fichas para acceder al poder, y uno de sus principales enemigos, por ser hombre de confianza de la Reina, era el valido Valenzuela, el cual maniobró para permanecer en el poder, venciendo en este primer embate y acabando por ser nombrado primero marqués de Villasierra y Caballerizo Mayor de Carlos II, y después gobernador militar de Granada, ciudad en la que llamaron la atención sus extravagancias.

Después de numerosas intrigas entre los dos bandos, acabó por asumir de hecho las competencias de primer ministro, e incluso fue nombrado Grande de España, con motivo de haber sido herido por el propio Rey en una cacería, Esto último enfureció especialmente a la aristocracia y acabó precipitando su caída. Valenzuela se vio obligado a huir al monasterio de El Escorial para acogerse a sagrado y tras un auténtico golpe de estado de Juan-José de Austria, el valido fue sacado por la fuerza del monasterio y condenado a muerte. Pero al haberse quebrantado su acogimiento a sagrado en El Escorial, la Iglesia reclamó su jurisdicción y aunque salvó la vida, Valenzuela fue desposeído de su fortuna cifrada en la cantidad fabulosa para la época de diez millones de reales, además de todos sus privilegios y títulos.

La reina Mariana de Austria, protectora de Fernando de Valenzuela

Se le envió preso a Consuegra, para pasar luego diez años en un fuerte de Filipinas. Antes de partir conoció en Cádiz a su hijo recién nacido, pero al final, acabó sus días en América al morir en Méjico herido gravemente por la coz de un caballo.

Su desgraciada mujer, mediante la que llegó a conocer a su protectora la Reina, fue objeto de varios intentos de asesinato y se vio obligada a huir de don Juan de Austria. Se acogió a sagrado en la torre de la Colegial de Talavera y durante su larga estancia en nuestra ciudad donó hermosas prendas para el ajuar de la Colegial y otras ropas y enseres para el Hospital de la Misericordia, situado justo enfrente de la ventana por la que durante años se asomaba en su forzado retiro.

En Talavera murió una de sus hijas y ella hizo aquí su testamento en 1699. Permaneció en su encierro desde 1677 a 1683, año en que pasó a residir en las casas del marqués de Sofraga.

Olvidados ya los problemas políticos de su marido, la desgraciada mujer volvió a Madrid. Su aislamiento, la ausencia de Valenzuela y el miedo a nuevos intentos de agresión hicieron que María Ambrosia de Ucedo, la moza de retrete de la Reina, acabara perdiendo la razón y fuera conocida en su época como “La Loca de Leganitos” por ser allí donde estaba su residencia en los primeros tiempos de felicidad con su marido.