Archivo de la etiqueta: camino Real de Guadalupe

Y LLEGAMOS CON CERVANTES A GUADALUPE, CAMINO REAL DE GUADALUPE (15)

Y LLEGAMOS CON CERVANTES A GUADALUPE,

CAMINO REAL DE GUADALUPE (15)

Humilladero de Guadalupe antes de su restauración
Humilladero de Guadalupe ya restaurado

Es obligada la parada en El Humilladero, lugar desde donde los peregrinos daban vista por primera vez al monasterio y agradecían a la Virgen de Guadalupe su protección en el camino. Es el equivalente al Monte do Gozo desde donde los peregrinos ven Santiago de Compostela por primera vez, y se trata de un monumento gótico-mudéjar de gran valor artístico. Se construyó a principios del siglo XV bajo el priorato del padre Yáñez y se restauró en el siglo XVI durante el del padre Siruela, cuando se labraron de cantería las gradas de la cruz y se alzó el techo en forma de pirámide decorada con azulejos. Seguir leyendo Y LLEGAMOS CON CERVANTES A GUADALUPE, CAMINO REAL DE GUADALUPE (15)

CAMINO REAL DE GUADALUPE 14: HOSPITAL DEL OBISPO-HUMILLADERO

HOSPITAL DEL OBISPO- GUADALUPE
Hospital del Obispo en elcamino Real de Guadalupe
El lugar es delicioso, situado entre las sombras de los robles y la frescura de los prados se levanta el Hospital del Obispo.El edificio ha sido rehabilitado, principalmente la capilla gótica de esta casa que sirvió de refugio pues “los peregrinos pasan por montañas yermas, sin poblado alguno, y muchos mueren por el campo”, como se recoge en el privilegio que Pedro I el Cruel otorga en Sevilla el doce de octubre de 1360 para que se funde una venta en el puerto de La Cereceda y se ponga a su servicio a dos matrimonios, vecinos de Guadalupe que tendrán viandas francas y libres y estarán bajo la autoridad del prior del monasterio. Parece que el lugar escogido es un antiguo refugio cinegético de Pedro I o de su padre, el rey cazador, don Alfonso el Onceno. Como ya veremos más tarde, el concejo y oficiales de Talavera no se resignaban a la pérdida de Guadalupe como parte de su extenso alfoz y por ello ocasionaban daños a los venteros y molestaban a los romeros, por lo que Enrique II, ante las protestas del prior, confirma los privilegios de la hospedería despachando cédulas para consolidar la posesión y el buen funcionamiento de la venta.

Seguir leyendo CAMINO REAL DE GUADALUPE 14: HOSPITAL DEL OBISPO-HUMILLADERO

DOS NUEVOS VERRACOS EN VILLAR DEL PEDROSO

DOS NUEVOS VERRACOS EN VILLAR DEL PEDROSO

Bulto de verraco de Villar con numerosas cazoletas

En realidad se trata de dos de los llamados “bultos de verraco”, esculturas zoomorfas vettonas que han sido modificadas pero que aún conservan parte de su morfología. El material de los dos es el granito.

Una de ellas parece haber formado parte de un muro como un sillar más. Ha sido esculpido para que cumpliera mejor esta función y por ello se percibe su tronco y el arranque de las patas. Pero su mayor peculiaridad es que todo el tórax y el abdomen  están cubiertos de cazoletas, huecos semiesfericos labrados en la roca. Hay diferentes teorías para explicarlos, desde los que piensan que son una especie de mapas astrológicos en los que se representarían estrellas y planetas o los que aventuran que en ellos se hacían determinados rituales o que tenían una determinada simbología. Podemos encontrar estos “guas” como decía coloquialmente Jiménez de Gregorio, en monumentos megalíticos dos mil años antes de haberse tallado estos verracos y en este caso es el ejemplar que cuenta con un mayor número y una mayor superficie cubierta por ellos. Seguir leyendo DOS NUEVOS VERRACOS EN VILLAR DEL PEDROSO

CAMINO REAL DE GUADALUPE (12) CARRASCALEJO- NAVATRASIERRA

CAMINO REAL DE GUADALUPE (12)

CARRASCALEJO- NAVATRASIERRA

Vista de La Jara desde el puerto de arrebatacapas

Antes de salir de Carrascalejo, pueden los aficionados dirigirse al embalse de Recuerda que abastece al pueblo de agua potable. Se encuentra en un hermoso lugar que se ha convertido en foco de atracción para los muchos pescadores de la zona que acuden a sus orillas para capturar buenos ejemplares de carpa o de black-bass.

Si hemos pernoctado en Carrascalejo, podemos subir hacia el puerto de Arrebatacapas siguiendo la carretera y disfrutando del paisaje y la vegetación de las laderas de la sierra de Altamira, donde el monte agreste se puebla de alcornoques, grandes madroños, castaños, chaparrales, brezo y un sin fin de plantas aromáticas que harán muy agradable el ascenso. La otra opción es intentar subir por el antiguo Camino Real partiendo desde el paraje donde se situaban las antiguas ventas de San Miguel. Ascenderemos siguiendo un trayecto similar al que sigue el cortafuegos que actualmente se puede ver desde abajo cómo sube hasta el mismo puerto. Aunque el antiguo camino tenía un trazado más curvo, está casi perdido en muchas zonas y es más operativo seguir el empinado cortafuegos. Seguir leyendo CAMINO REAL DE GUADALUPE (12) CARRASCALEJO- NAVATRASIERRA

CAMINO DE GUADALUPE (12) UN ASESINATO EN UNA VENTA EN EL XVI Y UNA BODA EN CARRASCALEJO EN EL XIX

CAMINO DE GUADALUPE (12)

UN ASESINATO EN UNA VENTA EN EL XVI Y UNA BODA EN CARRASCALEJO EN EL XIX

Detalle de los herrajes de una puerta en Carrascalejo

La artesanía se reducía hasta hace poco a algunos pastores o jubilados que realizan trabajos de arte pastoril en madera, como cucharas o miniaturas de aperos de labranza.

En la gastronomía destacan sus propios habitantes las suculentas migas, podemos probar el cabrito criado en sus montes o la cachuela y las patatas arrebolás. De postre las perrunillas y mantecados tradicionales.

Cuenta Carrascalejo con unos bungalows a la salida del pueblo por la carretera en dirección al puerto y tienen veinticuatro plazas para turismo rural. En cualquiera de sus bares podemos pedir que nos sirvan algún plato de comida casera. Seguir leyendo CAMINO DE GUADALUPE (12) UN ASESINATO EN UNA VENTA EN EL XVI Y UNA BODA EN CARRASCALEJO EN EL XIX

CAMINO REAL DE GUADALUPE (11) EL VILLAR- CARRASCALEJO

CAMINO REAL DE GUADALUPE (11)

EL VILLAR- CARRASCALEJO

Cruz a la salida de El Villar de camino a Guadalupe

Salimos de El Villar en dirección suroeste por un camino junto al que, a unos cientos de metros, encontramos la Cruz de Guadalupe que, aunque hoy se halla muy erosionada, demuestra ser de época gótica. En realidad, son dos los caminos casi paralelos que confluyen a poco más de un kilómetro del pueblo, éste de la Cruz de Guadalupe que figura en el plano antiguo del Instituto Geográfico Nacional como de Fuentecasillas, y otro, que sale por debajo del bar que se encuentra junto a la carretera y que parte junto a una cruz de hierro sobre fuste de piedra, y que es conocido como camino de Castañar de Ibor. Después de recorrer algo más de dos kilómetros encontramos a la izquierda la laguna de la Dehesilla, junto a la que se halló uno de los verracos de El Villar. Seguir leyendo CAMINO REAL DE GUADALUPE (11) EL VILLAR- CARRASCALEJO

UNA FIESTA SINGULAR EN VILLAR DEL PEDROSO

UNA FIESTA SINGULAR EN VILLAR DEL PEDROSO

CAMINO REAL DE GUADALUPE  (10)

Dos animeras en el carnaval de Villar del Pedroso

Aparte de un considerable patrimonio histórico, cuenta El Villar con unas fiestas de especial interés en las que se mezclan diferentes rituales que permiten percibir las huellas de celebraciones paganas ancestrales mezcladas con una fiesta puramente religiosa. Se trata del Carnaval, que tiene elementos de culto a las ánimas unidos a una típica fiesta de soldadesca y a la pintoresca procesión del “ramo” entre otros. Como tantos festejos de invierno, conserva aspectos muy arcaicos y llenos de colorido que sorprenderán al viajero. Seguir leyendo UNA FIESTA SINGULAR EN VILLAR DEL PEDROSO

COSAS DEL CAMINO REAL DE GUADALUPE EN VILLAR DEL PEDROSO (10)

COSAS DEL CAMINO REAL DE GUADALUPE EN VILLAR DEL PEDROSO  (10)

Hospital de Peregrinos de Villar del Pedroso

También se pueden visitar en el pueblo algunos edificios de interés directamente  relacionados con el Camino de Guadalupe. Es curioso observar como el caserío más antiguo se situaba en torno a la iglesia, pero el trasiego de romeros y todo lo que conllevaba hizo extenderse al pueblo hacia la transitada vía de peregrinación. Hoy día una serie de edificios singulares nos hablan de la vitalidad económica que suponía para cualquier pequeña población ese intenso discurrir de los viajeros. Seguir leyendo COSAS DEL CAMINO REAL DE GUADALUPE EN VILLAR DEL PEDROSO (10)

CAMINO DE GUADALUPE (9) VILLAR DEL PEDROSO

Uno de los verracos de Villar del Pedroso

CAMINO DE GUADALUPE (9) VILLAR DEL PEDROSO

UNA VISITA A EL VILLAR DEL PEDROSO

El Villar es un pueblo jareño donde civilizaciones sucesivas han ido dejando su huella. En primer lugar tenemos que resaltar que nos encontramos en la población de la comarca donde se han hallado un mayor número de verracos. Hasta ocho ejemplares diferentes de estas esculturas zoomorfas se han podido localizar en el casco urbano y en diferentes parajes de su entorno. A la entrada de la población se puede ver hoy día una de ellas en una zona ajardinada por el ayuntamiento, otros se localizan en una calle cercana paralela al arroyo Cagancha  y otras halladas en fincas privadas como el toro de La Oliva que también se ha llevado a Villar y está situado en una de las plazas del pueblo.

Ya hemos apuntado que el propio nombre de El Villar nos señala la existencia de poblaciones antiguas asentadas en su solar y así, la presencia de los romanos está documentada por la presencia de algunas lápidas con inscripciones que incluso se pueden ver embutidas en los muros de las viviendas, como es el caso de la que aparece en la fotografía. Otras lápidas han sido encontradas en La Oliva y en la dehesa de La Argamasa, cuyo nombre ya nos indica la presencia de restos de muros romanos en un importante yacimiento que además contaba con una antigua mina en su entorno.

Portada musulmana de la Torrecilla en El Marco

La presencia musulmana está constatada por la fortaleza de Castros que ya conocemos y por la referencia en antiguas relaciones a una cerca de tapial que protegía el caserío de El Villar. En la sierra de El Villar se puede ver una torre de observación o atalaya rodeada por una pequeña muralla. Se accede a ella por una puerta con su arco de herradura y de la torre apenas quedan restos pues según cuentan en el pueblo hace unas décadas se encontraron en su entorno algunas monedas de oro corriéndose el rumor de que había un tesoro escondido por lo que se llegó a derruir la atalaya casi por completo. Se conoce el paraje como La Torrecilla y se sitúa al norte del camino de Guadalupe.

Espadaña de la iglesia de El Villar del Pedroso con otra espadaña mmás antigua encastrada en el muro

En el muro oeste de la parroquia se observa formando parte de la estructura la espadaña de la primitiva iglesia que se erige en el siglo XV, más modesta que la actual y construida en ladrillo, aunque sobre ella se levanta la gran espadaña de sillería de fecha posterior. El edificio mantiene elementos desde finales del siglo XV hasta el XVIII y cuenta en el ábside con buena bóveda de crucería, es de buenas proporciones y se adorna con un pórtico norte y una buena portada al sur. Su interior alberga un patrimonio de interés pues, aunque en la Guerra Civil fueron destruidas veintitrés imágenes, se conservan dos retablos del siglo XVIII, un retablo del XVII con cinco lienzos de la misma época, el retablo mayor del siglo XVI y dos buenas tablas que representan a Santo Tomás y San Pedro.

En sus muros podemos contemplar buena azulejería de Talavera de estas mismas centurias que en uno de sus paneles representa a Santo Domingo. Se reconoce por el perro que sostiene la antorcha y en los trazos de sus azulejos demuestra haber sido pintado por las mismas manos que dibujaron las estilizadas figuras de la ermita de Velada, en la que algunos han querido ver a algún discípulo del Greco como autor.

Inscripción romana funeraria sobre un verraco vettón de Villar

LOS VERRACOS

Antes de llegar los romanos a estas tierras, deambulaba en ellas con sus ganados un pueblo celta conocido como los vetones. En todo su ámbito de influencia, en las provincias de Ávila, Salamanca, Cáceres y la comarca de Talavera, quedaron repartidas cientos de esculturas zoomorfas de machos o sementales que son conocidas como verracos. Algunas de ellas representan a cerdos o jabalíes y otras a toros. Tienen una mayor o menor tosquedad en su factura ya que en algunos se representan detalles como el rabo, los cuernos, los colmillos, la papada, el espinazo o los genitales, mientras que otros son de una sencillez esquemática. Existen ejemplares que cuentan con pedestal y otros que no y también podemos encontrar verracos con profusión de cazoletas, que son unos huecos semiesféricos labrados en la piedra con una significación probablemente religiosa cuya interpretación es desconocida hasta ahora. Se pueden ver también verracos que tienen inscripciones epigráficas.

Toro vettón de La Oliva en El Villar del Pedroso

El significado y función de estas esculturas ha sido muy discutido. Algunas estaban situadas a la entrada de los castros y de las cercas donde encerraban los vetones a sus ganados, tal vez con una simbología mágico-religiosa de protección de los ganados y las personas. Hay autores que van más lejos y los consideran elementos religiosos que podrían representar a una divinidad, mientras que otras teorías proponen a los verracos como indicadores de caminos ganaderos, de pastos, de abrevaderos o de zonas de influencia de una tribu determinada. Algunas de estas esculturas han aparecido asociadas a enterramientos o reutilizadas en ellos como monumentos funerarios.

Testículos marcados en uno de los verracos de El Villar

 

CAMINO REAL DE GUADALUPE (9) ENTRAMOS EN LA JARA

ENTRAMOS EN LA JARA

Chozo de falsa cúpula en La Jara Occidental

PUENTE DEL ARZOBISPO- VILLAR DEL PEDROSO

Después de conocer un hito del camino de Guadalupe tan significativo como es Puente del Arzobispo, vamos a cruzar el río Tajo y nos adentraremos en la actual provincia de Cáceres, concretamente en la comarca de La Jara que, aunque fue segregada de las Tierras de Talavera por la división provincial del siglo pasado, estuvo desde la Edad Media incluida históricamente en la comarca de influencia de esta ciudad. Una huella de aquella unidad territorial persiste en el hecho de que todavía estas comarcas segregadas administrativamente se mantienen a efectos eclesiásticos en el arzobispado de Toledo. Seguir leyendo CAMINO REAL DE GUADALUPE (9) ENTRAMOS EN LA JARA