RÍO JÉBALO (6), HACIA LA DESEMBOCADURA

RÍO JÉBALO (6), HACIA LA DESEMBOCADURA

Lechugas en la huerta de Alcaudete

Después de conocer Alcaudete de la Jara continuamos río abajo y vemos el pueblo rodeado de las huertas en las que se cultivan sus famosas lechugas.. El paisaje ha cambiado, ya no estamos en el cañón granítico por el que discurre el río que en este último tramo hasta la desembocadura en el Tajo discurre por una llanura de buenas tierras cultivables con la corriente entre fresnedas y alamedas, pastos y labrados.

Búnker de la Guerra Civil en el valle del Jébalo

 

El valle y la carretera están protegidos por algunos búnkers, trincheras y polvorines en cueva que se construyeron durante la Guerra Civil para impedir el acceso a Talavera y el valle del Tajo.

Puente del camino de Las Herencias

Pasamos por el llamado puente Cacharro y más tarde pasaremos por otro puente decimonónico de ladrillo situado en el camino que viene de Las Herencias.

Dehesa y torre medieval de Castellanos

Entramos  en la dehesa de Castellanos que perteneció al arzobispo Tenorio y más tarde a los jerónimos de Talavera y  en ella se puede ver una torre que es de mayores dimensiones  que la de Alcaudete, pero  está reformada con desafortunado gusto y ha sido dedicada a palomar y pajar, aunque su interior está cubierto por una bóveda de arista en el primer piso.

Esta zona es riquísima en restos arqueológicos época a la que pertenecen unos de los primeros vasos documentados en España pertenecientes a la cultura Campaniforme que se encontraron en la labranza de La Golilleja.

Cerámica campaniforme de La Golilleja

Damos un salto en el tiempo de un par de milenios y tenemos que referirnos a la tumba hallada en la labranza de “El Carpio”. Un enterramiento de características principescas, como se deduce de la calidad de los objetos metálicos en hierro y plata y el ajuar cerámico de tipo orientalizante aparecidos en su excavación que nos hablan de una influencia del mundo tartésico en las culturas de la zona allá por el siglo VII antes de Cristo, en la transición de la Edad del Bronce a la edad del Hierro.

Vasijas de plata encontradas en la tumba principesca de El Carpio junto al Jébalo

Son varios los asentamientos romanos documentados en el término y el Padre Fita asegura que el “Castellun Ciselli” se hallaba en el paraje del Tajo conocido como Canturias que, erosionada la ribera por el río, acabó desplomándose sobre sus aguas.

En el lugar de Aguilera parece que existió un convento femenino en época visigoda o paleocristiana, como se deduce de algunas inscripciones halladas en la zona.

También en esta zona cercana a la desembocadura del Jébalo en el Tajo se encontraron al bajar las aguas del embalse de Azután restos de una de las muchas atalayas medievales de observación y refugio que defendían estas tierras fronterizas. En este caso concreto se puede deducir que es de construcción musulmana por los restos cerámicos con inscripciones en letra cúfica hallados en su entorno, aunque posteriormente la torre fue reutilizada ya en época cristiana.

Sepulturas romanas descubiertas por el agua en la desembocadura del Jébalo

En 1081, pocos años antes de conquistar la Talabaira musulmana, Alfonso VI recibe la fortaleza de Canturias del rey de la taifa toledana a cambio de ayudarle en su defensa contra el reyezuelo de Badajoz . Una vez conquistada la villa de Talavera, comienza la repoblación de estos territorios, aunque dificultada por la inseguridad que las razzias de los almohades causaron hasta que, con la batalla de Las Navas de Tolosa, se consolida la línea fronteriza al sur del Guadiana.

Llegamos por fin a la desembocadura en el Tajo, río que por el reculaje del embalse de Azután se adentra por el cauce del Jébalo formando unas tablillas con espadañas que son un lugar interesante para la observación de aves

Reculaje del Tajo en la desembocadura del Jébalo y labranza de El Carpio
Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *