El Patio de San José

Don José de Carvajal, duque de Láncaster y promotor de las Reales Fábricas de Seda por lo que Ruliére puso bajo la advocación de San José al patio del mismo nombre y casa de la dirección de dichas fábricas

Galerías del interior del llamado patio de San José o Casa de la Dirección de la Real Fábrica de Sedas

Galerías del interior del llamado patio de San José o Casa de la Dirección de la Real Fábrica de Sedas

Este patio ha desaparecido y se situaba cerca de la iglesia de San Andrés, en la actual calle del Patio de San José , aunque también tenía fachada a la calle Olivares . En estas dependencias se encontraban las oficinas de la dirección de la reales Fabricas de Seda de Talavera, tal vez la mayor industria que ha existido en nuestra ciudad  pues daba empleo directo e indirecto a unas tres mil personas.

Fachada del patio de San José frente a la calle Olivares. Casa de la Dirección de la Real Fábrica de Sedas
Fachada del patio de San José frente a la calle Olivares. Casa de la Dirección de la Real Fábrica de Sedas

También residía en esta casa  don Juan Ruliére, personaje ilustrado que huyó del castillo de Saumur en  Francia,  donde se hallaba cumpliendo condena de prisión, para después ser captado por el servicio secreto español de la época y encomendársele la dirección de la instalación fabril.  Las Reales Fábricas se fundan en 1748 y pocos años después se construye este edificio.

FACHADA A CALLE OLIVARES, DETALLE

Se llamaba patio de San José porque era la advocación bajo cuyo patronazgo puso Ruliêre  a las fábricas en honor a que ese era el nombre, José de Carvajal, del duque de Láncaster, a la sazón ministro del rey  Fernando VI que ordenó su fundación en Talavera y que debería tener una calle dedicada en nuestra ciudad.

PATIO DE SAN JOSÉ

El pueblo talaverano creía hasta su desaparición, que este edificio alojaba un fantasma. Después del cierre de la fábrica de seda tuvo numerosas utilidades el edificio, especialmente casa de vecinos en la que residían varias familias, además de alojar algún

Detalle de la fachada del patio de San José

Juan Rulière es el protagonista de mi novela “El Francés de los Gusanos”

Imagen de San José que presidía el patio de la casa de la Dirección de las reales Fábricas de Seda

EL AUTOR

MIGUEL MÉNDEZ-CABEZA FUENTES

RESUMEN CURRICULAR

Nacido en Talavera de la Reina en 1957.

Es médico rural

Autor de varios libros entre los que se encuentran:

“Guía del Patrimonio de Talavera de la Reina”

“Los Molinos de Agua de la Provincia de Toledo”

“La Vía Verde de La Jara”

“Rutas y Senderos de Talavera y Comarcas”

“Los Caminos de Guadalupe y su Real Monasterio”

“El Tamborino de Mondas”

“El Quijote en la cerámica de Talavera”

“La Cocina Tradicional de la Jara”

“El Traje tradicional de las tierras de Talavera: de La Jara, Sierra de San Vicente y El Horcajo”.

“115 excursiones desde Talavera”

“La Calzada de Oropesa”

Coautor de otros títulos como

“Guía de recursos patrimoniales de La Jara y La Sierra de San Vicente”

“Causas Criminales de la Santa Hermandad”

“La Villa de Velada”

“El Parque Nacional de Momfragüe” (Recursos históricos y patrimoniales)

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

Premio “Cabañeros” de Periodismo Medioambiental de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en 1994

Premio “Río Tajo” de periodismo Medioambiental del Ministerio de Obras Públicas en 1992

Premio Fernando de Rojas de la Asociación de la Prensa de Talavera como portavoz de la Plataforma en Defensa del Tajo y el Alberche

Serrano de Honor de la Sierra de San Vicente

Romero de honor de la asociación del Camino Real de Guadalupe

Portavoz de la “Plataforma en defensa del Tajo y el Alberche”

Ha escrito más de seiscientos artículos en prensa y otras publicaciones, además de mantener colaboraciones en radio y televisión sobre temas de historia, etnografía y medio ambiente. Ha impartido numerosos pregones y conferencias a entidades culturales y diferentes localidades.

Con el Colectivo “La Enramá” promueve actividades culturales relacionadas con la divulgación del patrimonio de la comarca natural de Talavera de la Reina.

TIERRAS DE TALAVERA, HISTORIA DE UNA IDENTIDAD

 

Cuadro de Brueghel el Viejo que representa el Puente Viejo de Talavera
Cuadro de Brueghel el Viejo que representa el Puente Viejo de Talavera

TIERRAS DE TALAVERA, HISTORIA DE UNA IDENTIDAD

Los condicionantes naturales han hecho desde tiempos prehistóricos que las Tierras de Talavera constituyan una unidad geográfica, humana y cultural en la que se ha determinado una identidad específica y bien diferenciada de los territorios adyacentes.

Vamos a remontarnos nada menos que 5500 años, hasta la época en que los primeros agricultores del Eneolítico y la Edad del Cobre poblaban nuestros campos y dejaban como muestra de su paso dólmenes como los de Navalcán, La Estrella o Azután. Seguir leyendo TIERRAS DE TALAVERA, HISTORIA DE UNA IDENTIDAD

El aceite de La Jara

EL ACEITE DE LA JARA

Olivares de La Jara y Valdepusa desde la ermita de San Sebastián en Los Navalmorales
Olivares de La Jara y Valdepusa desde la ermita de San Sebastián en Los Navalmorales

En el siglo XVI, Gabriel Alonso de Herrera, autor del primer tratado español de agricultura, decía sobre el olivo que “son tantas las excelencias deste árbol que antes es cierto que para las poder decir bien y declarar me faltarán más palabras que materia. ¿Qué provisión o despensa es buena sin aceite?, tanto que en el Psalmo es puesto por una de las tres principales que son pan, vino y aceite; otras provisiones son para abundancia, pero el aceite es de necesidad”.

Seguir leyendo El aceite de La Jara

Los perros de Santa Ana

LOS PERROS DE SANTA ANA DE PUSA

La fiesta de San Sebastián, de este pequeño pueblo de Valdepusa, es uno de los ritos más arcaicos que se conservan entre las celebraciones festivas de nuestra comarca.

En la madrugada del día veinte de Enero los muchachos que componían la quinta de ese año se vestían de “perros”. En las épocas de mayor población del lugar llegaban a ser más de cuarenta mozos los que se disfrazaban con pieles de animales, generalmente de cabra o ternero. Los jóvenes tiznaban además sus rostros de negro, para conseguir así un aspecto más sobrecogedor. A la espalda llevaban y aún llevan colgado un gran cencerro. Seguir leyendo Los perros de Santa Ana

Página Talavera y su Tierra de Miguel Méndez-Cabeza Fuentes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies