LOS PUENTES DE ALMENDRAL DE LA CAÑADA O TAMBIÉN LAS OBRAS PÚBLICAS SON PATRIMONIO

Los amigos de Almendral de la Cañada me transmiten que andan preocupados. Indudablemente el arreglo de la carretera CM-5005 va a mejorar sus comunicaciones con Pelahustán, el Real de San Vicente y, en general, con el resto de la Sierra de San Vicente y comarcas adyacentes, lo que supone un motivo de alegría porque supondrá disminuir en algo el aislamiento del pueblo, pero no quieren que por las obras de ensanche y acondicionamiento se pierdan la docena de puentes sobre los que discurre la vieja carretera.

Se trata de magníficas obras de sillería elaboradas con granito de calidad perfectamente labradas y que tienen miedo de perder si las obras tiran por el camino de enmedio soterrándolas o destruyéndolas para dar paso a la nueva vía.
Las obras públicas, aunque tengan menos de un siglo de antigüedad también forman parte del patrimonio cultural y las autoridades deberían buscar la forma de preservarlas y en este caso conservar al menos los puentes más significativos poniéndolos en valor, y la mejor manera de hacerlo es, por ejemplo,  adaptándolos como áreas de descanso que ayuden a disfrutar de la riqueza natural de la cara norte de la sierra de san Vicente e instalando paneles de información sobre su patrimonio y naturaleza que animen al viajero a conocer los encantadores pueblos de la Sierra y, dada su cercanía, ya que en parte esa carretera discurre por ella, de la Cañada Leonesa Oriental, un recurso turístico de primer orden que debería ser potenciado.
Esperemos que no suceda lo que desgraciadamente estamos acostumbrados a sufrir, una absoluta insensibilidad de la administración con la conservación del patrimonio, que en nuestra región solamente se cuida en  grecos y quijotes.
Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Un comentario sobre “LOS PUENTES DE ALMENDRAL DE LA CAÑADA O TAMBIÉN LAS OBRAS PÚBLICAS SON PATRIMONIO”

  1. Extraordinario artículo, que esperemos, junto a los escritos presentados ante la Administración, surta efectos y se preserven estos monumentos en su totalidad. Parece ser que los puentes se respetarán, pero los pretiles, según figura en el proyecto, no. Pretiles y puentes forman un todo inseparable y es lo que confieren a estas obras civiles su monumentalidad. Es como si a las murallas de Ávila, por los motivos que fueren, se les quitase las almenas. ¿A qué ya no serían iguales?
    Pues con los puentes, lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.