LLEGAMOS A MOHEDAS, CAMINO DE LOS BANDOLEROS A GUADALUPE (11)

MOHEDAS DE LA JARA

Piedras de molino de mano de diferentes yacimientos arqueológicos

Recorridos cinco kilómetros desde Aldeanovita en dirección sur nos encontraremos con  el pueblo de Mohedas, si es que vamos siguiendo el camino que discurre por los núcleos urbanos y no seguimos el cordel que como hemos señalado conducía de una manera más directa a los peregrinos hasta el Puerto de San Vicente.

Mohedas es otra población que tiene un término con una considerable riqueza arqueológica. El historiador local Fermín Fernández Craus ha localizado decenas de yacimientos donde aparecen piedras trabajadas datadas en el paleolítico o molinos barquiformes, puntas de flecha y hachas pulimentadas de épocas posteriores como el calcolítico o la Edad del Bronce, habiéndose hallado incluso un bonito brazalete de este metal. Son también numerosos los hallazgos de cerámicas de época romana y molinos de mano dispersos por su demarcación. Incluso se han documentado tres aras romanas, dos de las cuales se utilizan como poyos para sentarse a la entrada de la ermita de la Virgen del Prado. De época visigoda son varios enterramientos localizados en los alrededores y un hermoso capitel y algunos fustes de columna.

Detalle de la portada occidental de la iglesia de Mohedas

Como todos los pueblos jareños, Mohedas  fue aldea de Talavera que la repobló después de la conquista cristiana del territorio. El propio nombre del pueblo es de origen árabe pues parece que “mohedas” significaría lugar de monte alto o jaral. Es como si dijéramos que nuestro pueblo se llama “Jaral de la Jara”. De aquellas épocas de razzias e inseguridad queda en las cumbres de su sierra un lugar llamado Las Moradas donde se ocultarían los habitantes mozárabes durante las épocas de enfrentamiento entre los dos bandos, como ya hemos descrito en la sierra de La Estrella.

Azuejería de Talavera del siglo XVI en la iglesia de Mohedas

Mohedas perteneció también a la parroquia de Santiago de Zarzuela hasta que se independizó pasando a ser cabeza eclesiástica de los pueblos de su entorno pues a su iglesia quedaron subordinadas las de Aldeanovita, Campillo y Puerto de San Vicente. Tal vez por ello su templo del siglo XVI sea el menos modesto de la zona y no deja de ser una buena expresión de la arquitectura religiosa rural. Se trata de una construcción en mampostería de tres naves con una puerta en la fachada sur, formada por un arco de medio punto protegido por un recuadro o guardapolvo con ménsulas, y otra portada en el lado de poniente que se abre sobre una bóveda de cañón en los mismos pies de la torre. Es un arco conopial sobre el que se ven a ambos lados dos medallas de estilo con el sol y la luna labrados en piedra.

Ermita de la Virgen del Prado en Mohedas

En el interior del templo es de destacar el arco triunfal apuntado que indicaría una construcción más antigua, tal vez edificado en el siglo XV. Las naves están separadas por dos filas de columnas renacentistas que sostienen arcos rebajados. El retablo mayor probablemente labrado en el siglo XVII es de cierta calidad y el presbiterio se encuentra adornado con varios paneles de hermosa cerámica de Talavera del siglo XVI formando un zócalo. Entre los motivos que decoran los azulejos vemos un escudo de armas y las imágenes de la Virgen y San Sebastián enmarcadas por los típicos motivos geométricos y vegetales de la azulejería renacentista talaverana.

Arquitectura popular en Mohedas de la Jara

La Virgen del Prado es patrona de Mohedas y su ermita se sitúa en la entrada oriental del casco urbano. Se trata de un bello edificio de buenas proporciones con planta basilical de tres naves que está levantado en ladrillo y sillería. En su entrada se sitúan haciendo de poyos dos bloques de granito de los que al menos uno fue un ara romano.

Mohedas conserva bastantes construcciones de factura tradicional jareña en bonito aparejo de pizarra combinada con granito, como sucede en casi todos los pueblos de la jara occidental. Aquí se conservan algunos edificios cuya arquitectura tiene algo más de empaque que en el resto de la comarca. Entre ellos debemos señalar la vivienda en la que nació uno de los más ilustres personajes mohinos, como denominan a los habitantes de Mohedas sus vecinos de Aldeanovita. Se trata de don Juan Álvarez de Castro obispo de Coria y héroe de la Guerra de la Independencia.

Puente del sigloXVII sobre el arroyo Cubilar en Mohedas
Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *