LA ERMITA DE PEÑITAS Y OTROS ELEMENTOS DEL PATRIMONIO OROPESANO

Ermita de la Virgen de Peñitas

Cuenta la leyenda que en este ameno paraje al sur del casco urbano de Oropesa se apareció la Virgen a un pastorcillo. El edificio es de sillería y mampostería con un pórtico de entrada a poniente. En sus muros vemos dos buenos paneles de cerámica talaverana que representan a la Virgen y a San Pablo. Dentro se adorna el altar con cerámica de Ruiz de Luna.

Ermita de la Virgen de Peñitas

En el interior es de destacar el órgano, la reja y el retablo barroco que acoge la imagen. También había una estela con una inscripción romana.

Se celebra una romería hasta ella con la tradicional subasta de andas.

Ruinas del Colegio de la Comapñía en Oropesa

El anejo Colegio Universitario de la Compañía impartió estudios de rango universitario para treinta y tres colegiales en recuerdo de los años de Cristo. Se trata de un sencillo edificio de mampostería revocada con dos entradas a las que se accede por rampas, una de medio punto más antigua y otra adintelada. En el muro se abren sencillos balcones y ventanas rectangulares. Como tantos otros edificios históricos de Oropesa fue el Virrey del Perú, hijo de los condes de Oropesa, quien lo impulsó, dotó y protegió

Convento de San Francisco, o de la Madre de Dios

En el llano situado junto a la autovía Nacional-V se sitúa un edificio cuya última función fue la de fábrica de harinas y donde hoy se alberga un anticuario. Se trata de los restos de uno de los conventos franciscanos más ricos de cuantos tuvo la orden en España fundado por Francisco Álvarez de Toledo III Conde de Oropesa, quien lo dotó generosamente en ajuar y decoración desde su construcción a principios del siglo XVI. Tenía ricas ropas y objetos litúrgicos, una cruz de oro y piedras preciosas y una espléndida sillería.

Convento de San Francisco en OropesaSiguió los avatares de la decadencia de la propia casa nobiliaria y los embates de la Guerra de la Independencia hasta que fue abandonado por los frailes en 1822. A principios del siglo XX se vendieron las columnas de su hermoso claustro y más tarde se instaló la fábrica de harinas.

Claustro del arruinado convento de San Francisco a principios de siglo

Poco queda del magnífico edificio que estuvo incluso adornado con pinturas de Carducci, salvo sus pétreos muros de buena cantería reforzados con contrafuertes y su ábside poligonal. Alojó los restos del fundador y otros miembros de la casa condal oropesana e incluso los de don Francisco, Virrey del Perú hasta que fueron trasladados en 1822 al edificio de la Capilla de San Bernardo, y por la ruina posterior de ésta a la iglesia parroquial.

LAS PLAZAS  Y LA  ARQUITECTURA

La plza mayor de Oropesa cuenta con algunos elementos patrimoniales de interés como el Hogar Rural de su lado norte, decorado con azulejería de Ruiz de Luna. También la torre neogótica del siglo XIX sitada sobre un arco apuntado por el que se accede a la plaza, además del ayuntamiento nuevo y algunos edificios de arquitectura tradicional.

Rincón pintoresco de la arquitectura Oropesana

Guarda además Oropesa algunos rincones pintorescos por su arquitectura, como el pasadizo que se encuentra frente a la portada occidental de la iglesia y varios edificios con portadas más nobles, alguna de ellas blasonada.

Torre del Reloj en la plaza de Oropesa

También es de interés la casa natal de San Alonso de Orozco, fundador de los agustinos recoletos cuya casa madre está en Talavera y es el actual Museo Ruiz de Luna de Cerámica.

OTROS  EDIFICIOS HISTÓRICOs

Una de las pinturas de los muros del Hospital de San Juan Bautista

Además de “la Compañía” hay otros edificios históricos y conventuales en Oropesa. Uno de ellos es el Hospital de San Juan Bautista que hoy aloja la oficina de turismo, un edificio del siglo XVI que conserva algunos frescos en los muros de tradición mudéjar así como algunos elementos mudéjares. Tenía capacidad para cuarenta y ocho camas para pobres de los estados de Oropesa, transeúntes y peregrinos. Estaba dotado de capellán regidor,  cirujano sangrador y médico

Potro de herrar delante del antiguo edificio que albergaba “los Hospitalones”

Otros edificios de interés son el convento de las Clarisas de la Misericordia con su colegio anejo del que hoy podemos visitar su iglesia.

 

 

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *