GRATIS TOTAL O LOS BOLSILLOS LLENOS DE CROQUETAS

GRATIS TOTAL

Un artículo de opinión sobre usos y abusos del gratis total entre los españoles¿Por qué los buffets nos convierten en personas irracionales?

Todos hemos oído historias de los abuelos que en los viajes del Inserso se subían a las habitaciones las croquetas en los bolsillos, mas dos flanes y tres yogures,  o que algunos se ponían tan “atiestos” en los buffets que les daba algún que otro “tripisín”. Los abuelos yendo de acá para allá como la farsa monea, que algunos vivían en un frenesí, hoy con la asociación de vecinos, mañana los pensionistas, pasado la asociación de viudas, que era un sinvivir y traían a los abuelos como un dominguillo, y en los autobuses hasta les ponían vídeos del político benefactor.  Y como hasta hace poco los autobuses regionales eran gratuitos para los ancianos, pues iban y venían a las ciudades sin nada que hacer, incluso tuvieron que quitar los bancos de algunas estaciones porque se quedaban allí las horas muertas para estar más calentitos.

Ahora ya ha llegado Paco con la rebaja y anda el viejerío algo más sosegado, aunque si es gratis cualquier cosa causa furor a muchos ciudadanos si es de balde, como los que hacían colas hace poco en las pizzerías de una cadena que las daba por un euro, y no se veían en las colas precisamente abuelos ni indigentes. He estado en presentaciones de libros donde he oído a una de las asistentes: “¡Ah! ¿Pero no regalan el libro? Pues vaya m….” En el ágape que daban después de actos culturales he visto en formación delante de las mesas a algunos que mantenían con codazos y miradas aviesas su privilegiado lugar de ataque  desde el que engullir tales trozos de tortilla o empanada que por un momento temí  la muerte por “añurgamiento” del afectado, al que el libro en cuestión se le daba una higa. La romería de Santa Apolonia de Talavera perdió la mitad de asistentes cuando dejaron de regalar la panceta y el vinillo.

Siempre fue el español muy dado a la sopa boba y sigue esta costumbre dando sus coletazos en fiestas y saraos de los pueblos donde se hacen guisos comunales. A ellos acuden algunos vecinos con peroles de tales dimensiones que darían para surtir a las bodas de Caná. Ha habido casos recientes de paellas o postres que querían entrar en el Guiness  y que,  al ir a repartirlo se han necesitado a las fuerzas desplegadas en Afganistán para contener las ansias de los hambrientos asistentes, cayendo al suelo mesas, pasteles y comensales. Nadie se entera de la convocatoria de los actos culturales, salvo de aquellos donde hay pincho, que por un misterioso sistema sin redes sociales llega a oídos de todo el vecindario con afluencia masiva.

Me contaron en cierta ocasión que en el servicio de urgencias de un Hospital, le puso por error la enfermera  a una paciente mayor las gafas del médico que la había atendido. Al salir la hija de la paciente le preguntó: “¿Pero y esas gafas madre?”, “Pues me las ha puesto el médico” “¿Pero ve usted bien con ellas?” “No hija, no veo ni torta”. “Pues ahora mismo las devuelvo”. La señora montó en cólera y le respondió a la hija sujetándose las gafas con fuerza: “De ninguna manera, si me las ha puesto el médico, por algo será, y además no me han costado nada”. En sanidad podríamos hablar de estos  temas  durante horas.

Aun así, por mucho que en estas cuestiones abusen los españolitos, nunca llegará el total a la milésima parte de lo que se llevan crudo los políticos corruptos del “Gratis total”, el millón de euros en IPADSs para diputados,  o los banqueros lesmanbroders de primas escandalosas.

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos sobre “GRATIS TOTAL O LOS BOLSILLOS LLENOS DE CROQUETAS”

  1. He descubierto hace poco “La mejor tierra de Castilla”, y agradezco el esfuerzo que algunos hacen por dar a conocer nuestro patrimonio y defenderlo frente a los agravios continuos de algunos y el desinterés de otros. Gracias y lo dicho que siento no haberlo descubierto antes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *