DOS PUEBLOS Y DOS PEÑAS EN EL VALLE DEL ALBERCHE

Monumento a los canteros de cadalso de los Vidrios

Vamos hoy a visitar dos pueblos del valle del Alberche que se encuentran en la provincia de Madrid. Se trata de Cadalso de los Vidrios y de Cenicientos, dos localidades vinculadas cada una de ellas a una elevación granítica dominante.

En el caso de Cadalso de los Vidrios el cerro que domina sobre el caserío es la llamada peña Muñana.

Fachada del palacio de don Álvaro de Luna en cadalso de los Vidrios

CADALSO es pueblo que algunos relacionan con la antigua colonia judía  de Cadalfarum, ya en época romana, pero en esto de la toponimia hay que poner casi todo en cuarentena por ser disciplina muy dada a la fantasía, y por eso pensamos más bien que el nombre puede venir de la situación elevada y dominante del balcón pétreo sobre el que se asienta el pueblo. El apellido “de los Vidrios” parece derivar de la existencia en los siglos XVI y XVII de fábricas de vidrio en las que se hacían objetos que adornaban y formaban parte del ajuar de los palacios. De época musulmana son los restos que se encuentran en la cumbre de peña Muñana.

Detalle de una portada del palacio de don Álvaro de Luna

En el siglo XV, don Álvaro de Luna inició la construcción de un palacio que al ser ejecutado el valido pasó a los marqueses de Villena que continuaron con su edificación. La parte más occidental es la que se levantó en el siglo XV con su aspecto más fortificado. Luego vemos la portada y las dependencias y claustros interiores que fueron construidos en el siglo XVI, como se observa en su trazado renacentista. La parte más oriental tiene aspecto más moderno con una hermosa galería en su muro del este y parece en su totalidad o en parte construcción del siglo XVIII aunque con reformas posteriores.

Actualmente es propiedad privada pero parte de sus jardines sí son visitables, pues son parque público, y en ellos lo más destacables es el estanque de grandes dimensiones que se ha restaurado y en el que se construyeron en sillería granítica pequeños recintos cuadrangulares en las esquinas de estilo renacentista, además de otros en la mitad de cada lado donde hay asientos para solaz  de los nobles que disfrutaron del palacio. Ya en la calle, justo enfrente de la entrada del palacio, se encuentra una bonita fuente llamada de los Álamos cubierta por bóveda de piedra, y en las afueras del pueblo otra conocida como fuente de la Peluquera de gran antigüedad.

Magnífic fuente granítica de Cadalso de los Vidrios

Un recorrido por las calles del pueblo nos permitirá observar elementos de arquitectura popular con buenas casas de piedra, como no podía ser de otra manera en el pueblo de los canteros, que también tienen un monumento a este oficio a la entrada de la localidad. Muchas de las viviendas tienen labrados en sus portadas escudos nobiliarios y otros símbolos y de todas ellas la más llamativa es la Casa de Los Salvajes, llamada así por presentar en su fachada dos hombres cubiertos de pelo y con garrote que es motivo frecuente en la arquitectura renacentista. En el caserío hay varias cuevas con la típica leyenda de comunicación con lugares antiguos como en este caso la Peña Muñana

También la iglesia muestra en sus bóvedas y en sus muros la magnífica cantería de Cadalso, aunque parece que se utilizaron sillares de la desaparecida muralla para su construcción. Es una iglesia a la que sus dimensiones y los desnudos muros de piedra con sus capillas también graníticas dan un aire de sobriedad de gran efecto estético. Se conserva así mismo el arco de la portada de la ermita de Santa Ana.

Las fiestas patronales se celebran el día 13 y 14 de septiembre en honor del Cristo del Humilladero. También es curioso el carnaval, con una soldadesca o hermandad de ánimas que desfilan con sus insignias tradicionales y hacen el “revoloteo” de la bandera.

Antes de irnos debemos comprar alguno de los buenos caldos que se guardan en sus bodegas.

Ermita de la Virgen del Roble de Cenicientos

 

CENICIENTOS

Este pueblo está también unido paisajísticamente a la Peña que lleva su mismo nombre, aunque más bien es una dominante elevación en cuya cumbre se encuentra la pintoresca peña en sí.

Parece que la población más antigua conocida en la zona es una población tardorromana-visigoda con una necrópolis en torno al paraje de Piedraescrita llamado así por la existencia de una piedra de unos seis metros de altura en la que hay grabada una inscripción a la diosa romana de la caza, Diana. También hay una necrópolis visigoda en las inmediaciones con sepulcros labrados en la piedra, y el llamado puente romano, perteneció como Cadalso a la villa y tierra de Escalona. Cuenta también con una leyenda pintoresca para explicar el nombre del pueblo y es la respuesta que dieron en época medieval al rey cuando pidió cien lanzas al lugar y respondieron sus vecinos que aportarían “cien y ciento”.

Iglesia parroquial de Cadalso de los Vidrios

Una vuelta por el pueblo nos mostrará su iglesia granítica también de grandes dimensiones y con una buena portada. La ermita de la Virgen del Roble y algunos edificios de arquitectura popular vernácula de interés. También cuenta con un monumento que en este caso está dedicado al toro y en su término se encuentra la llamada Casa del Minero que perteneció al gran historiador abulense Claudio Sánchez Albornoz. Es pueblo en el que hubo varios molinos de agua en su arroyo, que aunque en ruinas, también podemos visitar.

Cruz en Cenicientos

El domingo siguiente al de Resurrección es el día de la Nava y se hace romería, en agosto son las fiestas patronales en honor de la Virgen del Roble y la primera semana de octubre es la Fiesta de la Vendimia.

Compártelo con el mundo...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Un comentario sobre “DOS PUEBLOS Y DOS PEÑAS EN EL VALLE DEL ALBERCHE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *