DOS HISTORIAS REALES DE CONTRABANDISTAS

DOS HISTORIAS DE CONTRABANDISTAS

Navalmoral 1145.

La Puerta de Zamora. La torre que queda actualmente, a la izquierda del grabado, formaba parte de la cárcel de la Santa Hermandad, cuyas columnas se perciben también.
La Puerta de Zamora. La torre que queda actualmente, a la izquierda del grabado, formaba parte de la cárcel de la Santa Hermandad, cuyas columnas se perciben también.

Juan de la Torre es pastor. Ha decidido ir hasta Portugal desde Segovia, su ciudad natal, intentando buscar un trabajo. De vuelta ya, después de cruzar la frontera , toma dirección hacia Madrid por las tierras de Extremadura y Talavera que tan familiares le son. Muchos años ha bajado los puertos y ha venido hasta aquí buscando los pastos de invierno con las cabañas trashumantes.

Es un día soleado de Octubre y la jornada ha sido larga. En el monte de Casasola, cerca de Navalmoral de la Mata decide descansar apoyado sobre una encina. Es mediodía y después de almorzar con un trozo de tasajo y un pedazo de pan duro ha echado una cabezada. Se despierta con el relinchar de unos caballos y, cuando abre los ojos, ve como le observan desde sus monturas un caballero y dos soldados con uniformes diferentes. Se trata del Cuadrillero Mayor de la Santa Hermandad de Talavera, de un cabo del Regimiento Lisboa y de un sargento del Regimiento Cantabria que andan haciendo la recluta por la villa de Talavera y sus alrededores.

El cuadrillero observa como, aunque no hace frío, el pastor tiembla debajo de su zamarra. Levanta sus sospechas y le pregunta:

-¿Qué hacéis aquí? No veo que estéis guardando ganado alguno. Muy apartado os encontráis del camino real.

La turbación del hombre aumenta y titubea cuando responde con voz entrecortada explicaciones ininteligibles. El cuadrillero ordena a los dos soldados que registren al sospechoso y, cuando deshacen el fardo que lleva, encuentran un pequeño talego de pellejo que contiene tabaco de hoja.

El cuadrillero quiere demostrar su autoridad y pregunta con irritación fingida al infeliz:

-¿Acaso no sabéis que no se puede, en mucha o en poca cantidad, sacar tabaco del reino de Portugal?

El hombre ha palidecido y tartamudeando responde que es sólo para su gasto. Registran el resto de su equipaje y encuentran en una bolsa de lana cierta cantidad de dinero que no cuadra con la pobre condición del detenido: Dos doblones de setenta y cinco reales, otro de veinte, dos pesos gruesos segovianos y siete pesetas. Tanto las monedas como el tabaco son confiscados y Juan de la Torre es conducido a la cárcel de Navalmoral.

Todos los testigos coinciden en las declaraciones y aunque el reo jura y perjura que no ha vendido nada de la media libra de tabaco que compró en Portugal y que solamente lo había adquirido para su propio consumo, este pobre contrabandista al por menor es condenado a servir con las armas durante cinco años en los ejércitos del rey. Por un puñado de tabaco.

Restos de la capilla de la cárcel de la Santa Hermandad, hoy un taller mecánico, y al fondo la torre de la Puerta de Zamora. Un parque de dudoso gusto a sustituido a la antigua cárcel del siglo XIV
Restos de la capilla de la cárcel de la Santa Hermandad, hoy un taller mecánico, y al fondo la torre de la Puerta de Zamora. Un parque de dudoso gusto a sustituido a la antigua cárcel del siglo XIV

Talavera 1755

La Santa Hermandad había procesado a Pedro Almendro por contrabandista o, como escribió el escribano en su causa, por defraudar a la real venta de tabaco. Su pueblo era Marrupe pero llevaba toda la vida vagando con los alijos de tabaco desde Portugal a través de las sendas y los caminos más apartados, durmiendo con sus mulas al raso. Pero ahora, en la cárcel de la Puerta de Zamora, después de pasar unas semanas encerrado, no podía soportarse ya a sí mismo y a la rabia que le producía estar atado a esa maldita cadena. Sus amigos comenzaban ya a retrasarse, tenían que haber venido a ayudarle hace unos días y no aparecían. Por eso, cuando el alcaide de la prisión le lanzó la comida de mala manera, derramándose por el suelo, no pudo soportarlo más y comenzó a arrancar con las uñas los ladrillos medio sueltos del poyo de su celda lanzando el primero contra el carcelero y alcanzándole en un hombro. El hombre comenzó a gritar pidiendo auxilio y el contrabandista siguió arrojando ladrillos y pedazos de argamasa a todo aquel que se acercaba hasta que ya no tuvo qué arrojar y fue reducido.

Los golpes le dejaron baldado y la humedad de la vieja cárcel aumentaba sus dolores pero, al cabo de unas noches, escuchó voces desde la calle que le eran familiares. Los compañeros de su partida de contrabandistas venían a ayudarle y vio cómo desde la puerta estaban  entrando hacia el patio después de haber reducido al alcaide que luchaba por desasirse de uno de ellos. Consiguió zafarse y se dirigió hacia la celda del contrabandista mientras pedía auxilio a gritos. Empezaba a juntarse gente junto a la puerta de Zamora y los compañeros de Pedro Almendro emprendieron la huida.

Cuando acabó el asalto y después de dar parte a los alcaldes y al cuadrillero mayor, se reforzó la guardia y todos se fueron a dormir. Pero la maniobra no había sido en vano, pues, en medio del barullo, los delincuentes habían aprovechado para dejar en poder del reo cuatro navajas y un cortafrío que le sirvió para romper la arropea de su cadena. Machacando los grillos había hecho demasiado ruido y el alcaide acudió para ver lo que sucedía. Al cruzar la puerta recibió varios navajazos y cortes en las manos y la cara cuando intentaba defenderse, cayendo malherido.

El marrupeño fue nuevamente detenido por los cuadrilleros de guardia. Ahora sería juzgado como contrabandista por la justicia real y la Santa Hermandad lo procesaría por las heridas causadas al alcaide, su suerte estaba echada.

Causas Criminales de la Santa Hermandad. Archivo Municipal.

Sig. 32/6 y  38/2

Miguel Méndez-Cabeza Fuentes

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *