DESDE LA NAVA NOS ACERCAMOS A BUENASBODAS

DESDE LA NAVA NOS ACERCAMOS A BUENASBODAS
Foto antigua de las instalaciones de las minas de oro de sierra Jaeña
Vamos a acabar de conocer La Nava de Ricomalillo y nos acercaremos a Buenasbodas que  se halla también en la cabecera del arroyo Joyegoso, uno de los principales afluentes del río Huso que vamos recorriendo desde hace unos días.
LUGARES DE INTERÉS
Interior de las minas de oro de Sierra Jaeña

Además de visitar las minas de oro de Sierra Jaeña, desde La Nava tenemos un buen acceso a la Vía Verde de La Jara. Podemos acercarnos por una pista hasta la estación de La Nava-Fuentes que se encuentra muy cerca del río Uso. Además de observar las arruinadas y fantasmales dependencias pasearemos hasta el río que aquí confluye con el arroyo Cubilar junto a un bonito molino de agua en un paraje muy agradable. Cerca de allí se encuentran unas explotaciones de pizarra que en este parajes afloran en vetas de mayor calidad. Si el tiempo acompaña, es un lugar agradable para pescar, recorrer la vía o darse un chapuzón en las tablas del Uso.

Banderas introducidas en las grietas de las rocas del Mogorro para proteger a La Nava de las tormentas

 FIESTAS

Es  muy curioso el rito de “La Subida de la Bandera a El Mogorro”. Éste es el cerro bajo el que se asienta el pueblo de La Nava de Ricomalillo y al que tradicionalmente se le ha achacado la atracción sobre el lugar de terribles tormentas. Durante la fiesta, los mozos y mozas suben rezando con una bandera decorada con figuras de Santa Bárbara y de otros santos y con el mástil hecho de una rama de olivo bendecida el Domingo de Ramos. Llegan hasta los riscos de las cumbres y allí, entre las fisuras de la cuarcita, introducen esa bandera año tras año. En la posguerra no se celebró el acto en una ocasión y fue tal la tormenta que cayó que el cementerio fue arrasado, reforzándose así la costumbre que se ha seguido celebrando hasta la actualidad.

La subida al Mogorro puede realizarse en vehículo todo terreno pero si lo hacemos a pie también vale la pena el esfuerzo por el impresionante panorama que se divisa de toda la Jara occidental, las sierras de Altamira hacia poniente y las cumbres de la Jara Alta si miramos hacia el este.

Estación de La Nava-Fuentes de la Vía Verde de La Jara

Otras dos fiestas tienen interés en La Nava. Por un lado los veraniegos festejos de “Los Molinos”, que fueron bautizados con este nombre por la vinculación que tuvieron siempre las gentes de este pueblo con el conjunto molinero de Riofrío, aunque los los edificios molineros se encuentren en término de Sevilleja y Campillo de la Jara, en cuyos capítulos describiremos el conjunto. Se  trata de la típica fiesta estival con música y jolgorio rural.

La fiesta de “Las Candelas” se celebra para conmemorar que tanto La Nava como el vecino lugar de Fuentes se libraron de una plaga de langosta encomendándose a la Virgen del Amor de Dios. Tiene lugar el miércoles siguiente a la Semana Santa y los vecinos de Fuentes acuden en procesión portando cirios adornados y encontrándose con el cortejo de los de La Nava a mitad de camino.

GASTRONOMÍA

La Nava de Ricomalillo cuenta con hostales y restaurantes donde podremos recuperarnos de las fatigas del camino. Cabrito, mollejas, cochinillo, buen vino de pitarra y buen aceite son otros sustanciosos recuerdos que podemos llevarnos de este pueblo que entre sus platos tradicionales también cuenta con el breve o el cachuelo y las modestas sopas de harina. Además, los dulces tradicionales, como la candelilla los buñuelos o los cortadillos son buenos postres, sin olvidar la deliciosa miel de la zona.

Arquitectura popular jareña en Buenasbodas

BUENASBODAS

Buenasbodas es una de las antiguas aldeas de la Tierra de Talavera que todavía pertenece al ayuntamiento de Sevilleja, aunque últimamente ha aumentado su población hasta alcanzar e incluso superar a su cabecera. En sus proximidades se encontraron piezas de piedra pulimentada que nos demostrarían la presencia del hombre del neolítico en la zona o al menos de la Edad del Bronce pues, aunque ya se trabajaran los metales en esta época, todavía se tallaban instrumentos líticos.

El genuino bosque mediterráneo entre los canchales de la Jara Alta

En el siglo XIV ya aparece en el Libro de la Montería de Alfonso XI la sierra de “Bonas Bodas” como un paraje rico en caza mayor, y en el siglo XVI ya figura como una pequeña aldea dependiente de Sevilleja. Su iglesia nace como una ermita bajo la advocación de San Blas y es muy modesta, como todos estos pequeños templos serranos, salvo el de Piedraescrita. También conserva el casco urbano numerosos  elementos de arquitectura popular con los muros de cuarcita y pizarra, en construcciones de una sola planta con la hermosa sencillez que caracteriza a la arquitectura jareña. Sus edificios tienen una sola planta , a lo sumo otra destinada a troje, con un patio o portal de entrada y los corrales traseros.

El acceso a las minas de oro se hace más fácilmente desde Buenasbodas, población cercana a La Nava donde tomaremos un camino que sube hasta las instalaciones mineras y donde se puede visitar un aula de interpretación de la minería jareña.

ula de interpretación de la minería en La Jara de Buenasbodas

En el ámbito de Buenasbodas se sitúa el arroyo del Mazuelo que impresiona por lo agreste de su vegetación a lo largo del recorrido paralelo a la carretera de Espinoso. Cerca de su desembocadura en el Jébalo se encuentra una antigua central eléctrica en el paraje de El Martinete. Subiendo por el canal de la central nos adentramos en una de las zonas más solitarias y salvajes de la Jara Serrana.

Paisaje jareño cercano a Buenasbodas

 

Compártelo con el mundo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *