Archivo de la categoría: Fotos antiguas comentadas

Fotografías antigüas de las tierras de Talavera comentadas por el autor

MÁS FOTOS Y CURIOSIDADES DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO

IGLESIA DE SAN  PEDRO 

La iglesia de San Pedro en una postal de principios de siglo. Detrás la antigua torre del Reloj
La iglesia de San Pedro en una postal de principios de siglo. Detrás la antigua torre del Reloj

 

La flecha señala la torre de San Pedro en un dibujo de 1768 de la Biblioteca Regional

La flecha señala la torre de San Pedro en un dibujo de 1768 de la Biblioteca Regional

Ya conocimos en otra entrada la historia y la descripción de la iglesia de San Pedro, hoy conoceremos otras curiosidades

FIESTAS, COFRADÍAS Y CURIOSIDADES

En esta iglesia se produjo una junta de los vecinos que decidió que Talavera no se uniera a los comuneros sublevados contra Carlos V.

 Especial realce daban a esta parroquia las cofradías en ella radicadas. La cofradía de La Minerva a la que el Papa Pablo III concedió «las indulgencias de Santa María de la Minerva de Roma …y por particular privilegio concedió bula para que cualquier sacerdote que diga misa en el altar mayor de esta iglesia, saque un ánima del purgatorio».

Fragmento de fotografía aérea de 1931 de la iglesia de San Pedro donde se observa el ábside redondo

El Corpus se celebraba antes en esta iglesia que en el resto de los templos de la ciudad y «el día de las fiestas del Sacramento había grandes riquezas en los altares y calles por donde andaba la procesión e invenciones de pólvora y de animales hechos de yerbas y autos y danzas y se daban premios a los que hiciesen sonetos y coplas en honor del santísimo». El día de Jueves Santo «se traen doce pobres y después de haberles lavado los pies se les da a cada uno una camisa nueva». Se conocía esta cofradía como la del Mandato.

La calle Arco de San Pedro y la iglesia de San Pedro al fondo
La calle Arco de San Pedro y la iglesia de San Pedro al fondo, todavía aparece el rótulo de «Administración de Consumos»

Una curiosa institución fue la Cofradía de los Treinta Hidalgos. No se sabe si su origen estaba en una asociación de mutua defensa de la baja nobleza tras la represión que Sancho IV ejerció contra ella y que llevó al descuartizamiento de muchos de sus miembros, o si se fundó para intentar evitar los agravios de Pero Suárez de Toledo que, en tiempos de Juan II, parece que abusaba de las vidas y haciendas de los talaveranos, obligándoles incluso en materia de casamientos. Esta hermandad exigía de los hidalgos que quisieran pertenecer a ella rigurosas informaciones de la nobleza de sus componentes y cuando alguno de ellos moría era acompañado en su entierro por el resto con hachas blancas de cera.

Por último, también radicó en esta iglesia una cofradía de los Sastres de San Antonio.

Cuenta Ildefonso Fernández que en cierta ocasión fue enterrada en la capilla mayor una señora que resultó estar todavía con vida.

Pocos testimonios gráficos nos quedan de San Pedro, las antiguas fotografías, los esquemáticos dibujos del sigo XVI y XVII y algunas vistas lejanas de la torre en viejas postales e instantáneas.

INUNDACIONES DEL TAJO y LA PORTIÑA (I)

INUNDACIONES DEL TAJO

Hay un dicho talaverano que nos enseña que:

Si el Alberche y el Tajo se amistan, ¡Talavera Dios te asista!

Y es que antes del infame trasvase Tajo -´Segura, nuestro río era un verdadero río con el régimen normal de crecidas y estiajes que hacía que el río más largo de España tuviera su régimen natural.

El dicho viene a confirmar lo que casi siempre ha sucedido, que cuando se simultaneabann la crecida del Tajo con grandes deshielos en Gredos que aumentan el caudal del Alberche, éste al llegar a la confluencia con el Tajo no puede desaguar y la corriente se dirigía por la antigua Nacional V hasta Talavera por el menor nivel del cordel paralelo a la misma y se inundaba toda la zona de entrada a nuestra ciudad. en torno al actual hotel Ébora

Telesforo con su barca en la zona de huertas a la entrada de Talavera
Telesforo con su barca en la zona de huertas a la entrada de Talavera

 

Telesforo con su barca junto a la gasolinera Edán
Telesforo con su barca junto a la gasolinera Edán
Inundación en la plaza de la Trinidad a principio de siglo. Se ve al fondo todavía en pie el convento trinitario
Inundación en la plaza de la Trinidad a principio de siglo. Se ve al fondo todavía en pie el convento trinitario
Las calles de Talavera inundadas a mediados del siglo pasado
Las calles de Talavera inundadas a mediados del siglo pasado

También el arroyo de La Portiña y otros afluentes menores llegaban a tener tal caudal que inundaban especialmente las zonas más bajas de la Portiña de San Miguel a la entrada de la calle San Ginés. De pequeño yo he visto correr como un río la calle de Santo Domingo impidiendo ir a los niños al colegio.

Confluencia de la calle San Ginés con la Portiña de San Miguel inundadas
Confluencia de la calle San Ginés con la Portiña de San Miguel inundadas
Rescate de unos vecinos en una inundación
Rescate de unos vecinos en una inundación
Rescate de vecinos junto al inicio de la calle san Ginés
Rescate de vecinos junto al inicio de la calle san Ginés

Presentamos hoy una primera serie de fotografías de inundaciones en Talavera de cuando nuestros ríos eran verdaderos ríos y no habían sido expoliados.

FOTOS DE LOS MOLINOS DEL PUENTE CON PLANO DE 1906

FOTOGRAFÍA DE 1906 Y PLANO DE LOS MOLINOS DEL PUENTE

Molinos del puente en postal de 1906. Vistos desde la Isla Grande
Molinos del puente de 1906. Vistos desde la Isla Grande. Postal de Norberto Vázquez

Esta fotografía de principios de siglo nos muestran el edificio de los molinos del puente Viejo antes de convertirse en la central hidroeléctrica que actualmente ocupa su solar.

Se observan los edificios hoy desaparecidos construidos en ladrillo y a la izquierda una galería bajo la que debía salir el agua como se adivina en el plano que también adjuntamos.

Varios personajes deambulan por el pasillo de acceso a las compuertas y a la izquierda vemos la vegetación de álamos blancos típica de la Isla Grande.

Foto de la pasarela de la isla del molino en postal de J. del Camino vista desde las compuertas de acceso del agua a los molinos y central eléctrica.

 

Fotografía de Ruiz de Luna de la parte trasera de los molinos, por donde el agua entraba a los regolfos y alas turbinas de la central eléctrica que ya entonces existía.

En la fotografía anterior ya se percibe detrás de los árboles el edificio de la central eléctrica primitiva.

 

Plano de los molinos en el que la flecha indica desde donde se hizo la fotografía anterior. Archivo Municipal
Plano de los molinos en el que la flecha indica desde donde se hizo la fotografía anterior. Archivo Municipal

El brazo de río que llega a los molinos es el que discurre junto al parque de los sifones que en realidad eran las compuertas que regulaban el caudal de los molinos y luego de la central eléctrica pasando después junto a la llamada Presilla que también sirve de aliviadero caso de caudal excesivo para mover los artificios.

Ramal del río que movía los molinos. La primera fotografía parece haberse realizado desde el puentecillo hoy desaparecido que se encontraría cerca de los sifones.
Ramal del río que movía los molinos. La primera fotografía parece haberse realizado desde el puentecillo que todavía hoy existe junto a la Presilla

En el plano, la dirección de la flecha indica desde donde se ha realizado la fotografía, que es probablemente el puente que aparece en la segunda fotografía, realizada por Ruiz de Luna.

El mismo puente de la isla de los molinos, cerca de los Sifones visto desde la entrada del agua a los regolfos del molino del Puente, luego central eléctrica. A la izquierda estaría la caída del agua de la actual presilla. Se perciben las casillas hoy desparecidas.

De la historia y características de estos antiquísimos molinos de Talavera hablaremos en otra entrada.

LA LEYENDA DEL PUENTE DEL ARZOBISPO

LA LEYENDA DEL PUENTE DEL ARZOBISPO 

Grabado del siglo XIX que representa el puente idealizado del Arzobispo Tenorio todavía con sus torres
Grabado del siglo XIX que representa el puente idealizado del Arzobispo Tenorio todavía con sus torres

A pesar de todas las circunstancias de índole económica que llevaron a la construcción de esta magnífica obra del siglo XIV, el pueblo tejió sobre la magnífica edificación una bonita leyenda:

En cierta ocasión bajaban las aguas bravas. Tanto que se habían llevado con la crecida algunos ojos del puente de Talavera y los tablones del puente Pinos. El arzobispo tenía que cruzar sin falta el río para acudir a las granjerías que su madre le dejó en herencia por estas tierras. Esperó varios días pero las aguas seguían bajando altas. Al cruzar, un remolino hizo casi zozobrar la barca y, al sujetarse el prelado en la pértiga del  barquero para no caer al río, su anillo se hundió en las aguas. Era una joya magnífica con un rubí del tamaño de un huevo de gorrión que le habían regalado los judíos de Toledo. Tan disgustado quedó su eminencia por la pérdida, que ofreció una bolsa de monedas al mozo que consiguiera sacarlo del fondo del Tajo. Muchos lo intentaron en los días siguientes pero no consiguieron encontrarlo aunque ya sabéis que el agua de este río si no hay riada es como un cristal.

Fotografía del puente construido por el Arzobispo Tenorio que muestra los dos pilares que sostenían las torres hoy desaparecidas
Fotografía del puente construido por el Arzobispo Tenorio que muestra los dos pilares que sostenían las torres hoy desaparecidas

Cuando volvió el Arzobispo al cabo de unos meses y preguntó por su anillo. Unos pastores le dijeron que había sido imposible encontrarlo por más que hasta los zagales se sumergían en las pozas gritando  ¡A por el anillo del obispo!

Pues escuchad pastores -dijo el arzobispo Tenorio- Sed testigos de mi promesa: Si el anillo volviera a mí, he de construir un puente por el que ganados, peregrinos y viajeros crucen el río sin los trabajos con que ahora lo hacen.

El puente del Arzobispo en azulejería de Puente del Arzobispo

Pasaron dos años y cuando el Arzobispo se disponía cierto día de primavera a comer en sus casas de Alcolea, ordenó le sirvieran uno de los grandes barbos del Tajo que tanto le gustaban y que se pescaban en el canal del molino de las monjas de Azután. Al abrir el pez las cocineras comenzaron a gritar y a reír pues entre las tripas brillaba el rubí. Conmovido por el hallazgo y considerándolo milagro de la Virgen de Guadalupe, esa misma noche ordenó que se comenzaran los trabajos para hacer un puente en el paraje donde había perdido su anillo”.

Los ingresos obtenidos del pontazgo por el paso de millones de ovejas merinas por la cañada leonesa es otra razón, aunque menos poética.

Nidos de Vencejos en el Puente del Arzobispo

 

FOTO DE LA PORTIÑA Y PUENTE MORIS DE RUIZ DE LUNA

FOTO DE LA PORTIÑA Y EL PUENTE MORIS DE RUIZ DE LUNA

Foto del Arroyo de la Portiña y el puente Moris de Ruiz de luna
Foto del Arroyo de la Portiña y el puente Moris de Ruiz de luna

Esta es una de las fotos que el gran ceramista Ruiz de Luna realizó de Talavera. Su afición por la imagen venía de antiguo y llegó en su juventud a tener relación con los Hermanos Lumiére para quedarse en España con la concesión de la película cinematográfica.

En esta fotografía de principios de siglo vemos la zona del Puente Moris sobre el arroyo de la Portiña antes de ser cubierto frente a lo que los talaveranos conocen como «cuesta de la Felipota» y  la entrada de la calle Charcón. Seguir leyendo FOTO DE LA PORTIÑA Y PUENTE MORIS DE RUIZ DE LUNA

LOS MERENDEROS DEL RÍO, FELICIDAD ROBADA POR EL TRASVASE

LOS MERENDEROS DEL RÍO, PATRIMONIO CULTURAL PERDIDO

Tres kioscos playeros en la playa de los arenales del Tajo
Tres kioscos playeros en la playa de los arenales del Tajo

a Plataforma del Tajo premió hace dos años al Kiosco Puente Romano por haberse mantenido a través de los años como único exponente de lo que fueron estos establecimientos, verdaderos chiringuitos playeros que servían para el esparcimiento de los talaveranos y como alivio de las duras canículas de esta tierra.

Había kioscos en la Presilla, en el Paredón, en Los Arenales, donde llegaron a instalarse hasta tres, el del Puente Romano y el de Miralrío, situado en la huerta que se situaba donde hoy está el colegio madre de La Esperanza. También se disfrutaba del Alberche en el embalse de Cazalegas y

Imagen del Kiosco del Paredón poco después de ser clausurado
Imagen del Kiosco del Paredón poco después de ser clausurado

 

La ensalada, el pollo, el conejo, los filetes empanados, y el vino con gaseosa eran los más habituales componentes de las comidas y meriendas a la orilla del río donde se disfrutaba del baño y a veces por la noche la guitarra y la jarana alegraban los veranos fluviales de los talaveranos. Los limpios arenales eran lugar de encuntro de jóvenes y parejas de enamorados que sesteaban a la sombra de los álamos blancos. Bancos y mesas de madera . cámaras refrigeradas con barras de hielo y servicios bastante precarios eran suficientes para el solaz y esparcimiento de nuestros paisanos.

Familia talaverana bañándose en el río Tajo junto a uno de los kioscos de Los Arenales
Familia talaverana bañándose en el río Tajo junto a uno de los kioscos de Los Arenales y al fondo el casco histórico de Talavera

Tan atractivas eran nuestras playas que durante los años 50 y 60 se acercaba cientos de personas desde Madrid en el llamado «tren botijo» llamado así porque después de pasar un día playero los madrileños regresaban a la capital con el típico botijo de cerámica de recuerdo.

Bañistas junto a un kiosco de Los Arenales
Bañistas junto a un kiosco de Los Arenales

LA PUERTA DE MÉRIDA EN EL MUSEO DE LOS HORRORES

LA PUERTA DE MÉRIDA EN EL MUSEO DE LOS HORRORES

Dibujo de Enrique Reaño sobre el grabado de Laborde de la Puerta de Mérida
Dibujo de Enrique Reaño sobre el grabado de Laborde de la Puerta de Mérida

Hasta que en 1881 el ayuntamiento de Talavera decide utilizar los sillares de la Puerta de Mérida para la construcción del cementerio actual, se mantuvo en pie  esta entrada de la muralla de la cual solamente queda hoy día parte de la estructura semicircular del torreón norte, el situado junto a la casa de la Panadería, aunque recientes excavaciones han descubierto el trazado original de los muros y torres inmediatos.

Restos actuales de la Puerta de Mérida en Talavera de la Reina
Restos actuales de la Puerta de Mérida en Talavera de la Reina

 

 

En el grabado de Laborde del siglo XIX, pueden observarse las dos torres semicirculares de construcción musulmana y otra estructura central con dos arcos; entre ambos se sitúa una hornacina y todo el conjunto está sostenido por dos pilares de planta rectangular que tienen aspecto de ser una construcción anterior a la edificación árabe. Para Dionisio Urbina esta puerta monumental es claramente romana y guarda similitud con otras similares fuera de  España.

Su destrucción es un ejemplo de cómo en el siglo XIX se destruyó gran parte del recinto amurallado de Talavera por haber sido utilizado como cantera y porque se consideraba a las murallas de las ciudades como un freno al crecimiento urbanístico.

Puerta de Mérida vista por su cara oriental poco antes de su total destrucción

Al fondo del arco parece observarse un edificio que podría tratarse de la antigua iglesia de San Clemente, aunque la perspectiva estaría un tanto idealizada por el autor,  pues las ruinas actuales de esta antigua iglesia talaverana se encuentran situadas más a la derecha.

Puerta de Mérida en la que todavía se ve uno de los torreones redondeados que la conformaban

FOTO CALLE SAN FRANCISCO 1920

Calle San Francisco 1920
Calle San Francisco 1920

Traemos hoy una foto del Archivo municipal que por las indumentarias de los viandantes podemos situar a principios de siglo hacia 1920.

Se trata de una vista de la Calle de San Francisco desde el ensanchamiento frente a la iglesia, aunque no se ve su edificio, hasta la plaza de la Trinidad cuyo convento se percibe al fondo con la espadaña a la derecha.

Si la recorremos de izquierda a derecha encontramos primero edificios comerciales con sus rótulos y un personaje con  un borrico al que parece ajustar la carga. Viste montera, faja ancha y parece que zahones. Detrás se ve la calle de Entrada a Barrionuevo y a su derecha la entrada de la calle de San Francisco y el cruce de «La Tropical».

Al fondo el monasterio e la Trinidad, donde se observa a la derecha su espadaña. Se ven árboles jóvenes plantados en la plaza de la Trinidad y el cruce de «la Tropical» y la embocadura de la calle San Francisco

Recorre la calle un albañal una de esas corrientes superficiales de aguas residuales que casi todos los viajeros a través de cientos de años comentaban como el aspecto más negativo de la ciudad. El suelo era el que cubría la mayor parte de las calles, el empedrado con cantos rodados mejor o peor conservado.

Se ven una serie de paisanos en cuya vestimenta podemos ver las características de los trajes populares de la comarca. Los guardapiés y los pañuelos de las mujeres o los chalecos, las monteras y algo más específico, los blusones con bordados en la pechera como los de los dos personajes más visibles en primer plano. Uno de ellos lleva la vara de ganadero o tal vez de tratante. Sus monteras acaban en pico.

Vista parcial de la fotografía que nos muestra a un lugareño con su vestimenta tradicional: montera, blusón, faja muy ancha…

Los edificios de la derecha tienen mayor empaque por ser una de las calles principales también en aquella época. Las plantas bajas tienen también comercios, incluso alguno de ellos muestra tejidos en la calle.

Es importante la imagen del monasterio de La Trinidad al fondo con su espadaña, tal vez la única imagen en la que se puede observar.

Dos tipos con la vara de tratante o vaquero, el blusón bordado, la faja y la montera.

LA FOTOGRAFÍA MÁS ANTIGUA DE TALAVERA COMENTADA

Charles Clifford fue un fotógrafo galés que hizo gran parte de su carrera en España fotografiando especialmente ciudades, obras públicas tipos y costumbres, además de otros trabajos más técnicos como el de algunas obras públicas, ferrocarriles o el Canal de Isabel II.

Esta es la fotografía más antigua de Talavera, con una vista de Charles Clifford
Esta es la fotografía más antigua de Talavera, con una vista de Charles Clifford

Tuvo estudio en Madrid aunque viajó por toda Europa y trabajó en otras cortes, utilizando las técnicas de la época y trayendo algunas de ellas a nuestro país. Ostentó el título de Fotógrafo de su Majestad la reina Isabel II, a la que acompañó en un viaje por el país realizando un reportaje. Murió en Madrid y fue enterrado en el cementerio británico

Dibujo de la fotografía de Clifford donde se aprecian detalles de la misma de su lado este

También hizo un álbum de Andalucía y Murcia, y entre los escasos tipos fotografiados por él se encuentran algunos lagarteranos y también fotos de Oropesa, además de la fotografía más antigua de nuestra ciudad que comentamos ahora.

La foto de Talavera es una instantánea de 1864 en la que retrata nuestra ciudad vista probablemente desde la Isla de los Molinos con el puente Viejo en primer término. En ella se puede ver de izquierda a derecha en primer lugar uno de los muchos ojos del puente en su habitual estado ruinoso con un arco reparado con una estructura de madera. A continuació se puede observar una espadaña hoy desparecida que sería la de la iglesia de San Clemente. La otra espadaña que se ve a su derecha es la del convento de las «benitas».

Zona centro de la fotografía donde se observan algunos detalles y el puente en mejor estado (Dibujo de Enrique Reaño)

A la derecha de la torre de la Colegial se vislumbra la linterna de la cúpula de la iglesia de los jesuitas también desaparecida aunque parte del cenobio es el actual teatro Palenque. El claustro de los jerónimos conserva las dos alas del edificio mientras que actualmente ya no existe la parte pegada a la iglesia de Santa Catalina (San Prudencio).

A la derecha del monasterio se ve la torre de la iglesia de San Pedro, hoy desaparecida y la torre del Reloj, muy diferente a la actual. Es interesante constatar la rampa que permite bajar al río desde el extremo del puente Viejo, como también se dibuja, aunque idealizado en el cuadro de Brueghel el Viejo del Louvre. En este mismo cuadro se pinta junto al río un edificio de mayores dimensiones que la que fue casilla de peones camineros, y que no sabemos si alojaba dependencias de instalaciones molineras pues hubo un molino en el primer ojo del puente.

Dibujo de Enrique Reaño sobre la fotografía en su parte oeste

EL CANOE CLUB DE TALAVERA (1)

Foto de los años 30 donde aparece el Canoe Club de Talavera y la Real Fábrica de Sedas

Foto de los años 30 donde aparece el Canoe Club de Talavera y la Real Fábrica de SedasEn esta fotografía de los años 30 del pasado siglo se pueden observar las instalaciones del Canoe Club de Talavera de la Reina situado en la orilla sur del Tajo,  entre El Paredón y el Puente de Hierro, que quedaría a la derecha de la imagen.

En la otra orilla del río puede observarse el edificio hoy desaparecido de las reales Fábricas de Seda construido a mediados del siglo XVIII y que albergaba a cientos de hilanderas.

Competición de natación en el Tajo del Canoe Club

En 1930 se fundó en Madrid la asociación deportiva Canoe Club, como resultado de las inquietudes de un grupo de montañeros, conscientes de la importancia de la vida al aire libre en cualquiera de sus manifestaciones. Como sucedió con otros establecimientos y asociaciones, este club tuvo una réplica con el mismo nombre en Talavera. Uno de sus miembros escribe unas líneas en el folleto que editó la asociación talaverana y se congratula de su fundación y gran pujanza, además de animarles a hacer una piscina para que las competiciones sean homologables por la Federación Castellana de Natación.

 

Piragüistas del club Canoe de Talavera

En este club se organizaban bailes de sociedad junto a la ribera, campeonatos de natación, competiciones de piragüismo, excursiones y actos de sociedad. Todavía funcionaba poco antes de la guerra Civil pero parece que después de la conflagración ya no volvió a recuperarse su actividad. También tenía merendero para disfrutar los socios de las riberas del río.

Otra foto de piragüistas del Canoe Club de Talavera

En esta entrada mostramos otras fotografías de las actividades desarrolladas en este club donde disfrutaban los talaveranos y gentes que venían de la comarca e incluso de Madrid antes de que nos robaran el Tajo con el trasvase, que lo convirtió en una cloaca.

Grupo de talaveranos en el merendero del Canoe Club

Su presidente honorario fue Antonio Hesse, a la sazón alcalde de Talavera y se fundó el 21 de junio de 193  con 56 socios.

Solamente tardaron un mes desde la constitución de la Junta Directiva en conseguir por suscripción las tres mil pesetas con las que levantarían las instalaciones. Llegaron a los trescientos socios y su primer presidente fue Pedro Fernández con otros talaveranos conocidos en su junta directiva como los hermanos Fernando y Ramón de Sanguino, Vicente Forero, Domingo Ortega, José Ortega, José Bengoechea y otros.

Grupo de bañistas en el Canoe Club