Archivo de la categoría: Cerámica y artesanía

UNA OBRA MAESTRA DE RUIZ DE LUNA, AZULEJERÍA DE LA IGLESIA DE ARENAS DE SAN PEDRO

Ángeles con guirnaldas representados en la capilla mayor de la iglesia de Arenas de San Pedro

En Arenas de San Pedro podemos visitar varias obras del gran taller de la cerámica talaverana de los Ruiz de Luna.

En 1924 se quemó el retablo de la iglesia de Castillo de Bayuela y don Marcelo Gómez Matías, su párroco, decidió hacer uno de cerámica encargándoselo a Juan Ruiz de Luna, que traemos aquí porque se completaba con unos paneles laterales en los que aparecían cartelas con santos y mártires vinculados a la diócesis de Ávila, a la que hasta los años 50 pertenecía Bayuela.

Don Marcelo marchó años después a un nuevo destino en Arenas de San Pedro y allí promovió a principios de los años 40 la decoración del presbiterio de la iglesia con un motivo similar al de Castillo de Bayuela, aunque completado con unos paneles superiores que ocupaban el espacio bajo los arcos y donde se dibujaban ángeles. El diseño de las representaciones de santos y  las cartelas son muy similares, prácticamente iguales en los dos pueblos, aunque en el de la Sierra de San Vicente se representan además a los apóstoles en una fila de azulejos inferiores.

La capilla mayor se encuentra pues decorada con azulejos que cubren los tres muros de ocupando los espacios ojivales que dejan los arcos y nervaduras. La parte superior de las tres paredes están cubiertos por una fantasía de ángeles, puttis y cabezas aladas  que sujetan guirnaldas de flores o juguetean en composiciones muy hermosas.

Capilla mayor de la iglesia de Arenas con su azulejería

Dos paneles corridos a lo largo de los dos muros laterales muestra a los santos y beatos vinculados a la diócesis de Ávila en medallones enmarcados en decoración renacentista . En el lado de la Epístola están los Confesores, como San Pedro de Alcántara, Santa Teresa, San Juan de la Cruz,  y en el del Evangelio los Mártires, entre los que destacan San Segundo, Vicente, Cristeta y San Pedro Bautista, natural del cercano San Esteban del Valle.

Entre cada dos imágenes se reproduce algún símbolo relacionado con la figura representada como por ejemplo el escudo de Talavera junto a San Vicente Mártir, por ser nacido con sus hermanas Sabina y Cristeta en nuestra ciudad. Otros muestran el escudo de Arenas de San Pedro, la cruz del Carmelo, símbolos del obispado, de María,  la tiara papal etc…

San Pedro del Barco, uno de los santos de la diócesis de Ávila representados en la iglesia de Arenas

También cuenta el templo con un precioso Víacrucis del mismo autor con representación en los brazos de la cruz de los símbolos de la pasión y en el centro la escena de cada estación.

Una de las estaciones del viacrúcis de Arenas de San Pedro, también obra de Ruiz de Luna

Otros dos paneles situados en ambas naves laterales son placas conmemorativas de dos sacerdotes fusilados en la guerra civil y de la ocupación de Arenas por las tropas nacionales. Se enmarcan en las típicas obras de posguerra con este motivo y sobre las que otro día hablaremos.

Uno de los paneles laterales del retablo de una capilla lateral

En retablo de la cabecera de la nave norte está enmarcado también por azulejos con una curiosa composición polícroma de motivos florales y frutales en dos paneles alargados a ambos lados.

escudo de Arenas de San Pedro con el pueblo ardiendo y el lema «Siempre incendiada y siempre fiel
Composición de ángeles sobre el muro que da acceso a la sacristía

SAN JOSÉ EN AZULEJERÍA ANTIGUA TALAVERANA

SAN JOSÉ EN AZULEJERÍA ANTIGUA TALAVERANA

Hoy, día del Padre traemos varias imágenes de San José en azulejería talaverana de los siglos XVI y XXVII.

Imagen de San José en el pórtico de la basílica del Prado

La primera de ellas se encuentra en el pórtico de la basílica del Prado aunque procede de otro edificio religioso de la ciudad, probablemente del Hospital de San Antonio Abad que estaba situado en el barrio de la puerta de Cuartos.

Es una hermosa figura de cerámica renacentista enmarcada por dos columnas con decoración, vegetal, de guirnaldas y con grutescos, todo de un bello colorido y probablemente del mismo autor que otras similares de Piedraescrita. En lugar de la vara florida o terminada en hojas como es su atributo más habitual, parece que en este caso lleva lo que parece una palma, aunque evidentemente el no fue mártir y puede que sea un báculo con hojas pero más estilizado. Lleva el nombre de «San Josepe» en la corona.

Hay algunos errores en la colocación de los azulejos.

San José en los desposorios con la Virgen en la Basílica del Prado

En esta imagen la Virgen y San José se encuentran ante el sacerdote y se dan la mano. El santo  lleva su atributo de la vara con hojas brotando de ella como símbolo de su elección.

Las vírgenes del templo de Jerusalén debían salir del mismo antes de que “mancillaran” el lugar, es decir, antes de que tuvieran la primera menstruación. Por eso los sacerdotes decidieron que María debía casarse cuando llegaba a la pubertad, como se dice en el Protoevangelio de Santiago. En algunos textos apócrifos se habla de que María tenía 12 años y en otros catorce.

Reunidos los viudos del pueblo se decide que acudan todos con una vara y sobre el que Dios de alguna señal portentosa, ese será el que se case con María. El «Libro de la Natividad de María» cuenta que el dueño de la vara que germinara y en la que se posara una paloma sería quien se desposara con ella.

San José en una escena de la Natividad en la Basílica del Prado. Siglo XVIINo vamos a entrar aquí a describir las numerosas escenas de la Natividad en azulejería de Talavera. Solo diremos que en todas aparece San José, como en esta de la basílica del Prado. Es curioso que parece querer proteger al niño del asno y el buey con sus manos.

En principio San José se representó como un joven pero a partir del siglo XIII ya se presenta como un anciano. En estos casos de la Basílica curiosamente aparece como un hombre maduro.

San José en la huida a Egipto en azulejería del siglo XVII de la basílica de la Virgen del Prado

Preciosa representación de San José en la basílica del Prado, en la que aparece en la huida a Egipto tocado con sombrero y con un cesto donde porta las herramientas de carpintero.

Circuncisión de Jesús en la ermita de Piedraescrita

Otras dos escenas en las que aparece San José como mero espectador es en la Circuncisión y en la Presentación, traemos en este dos imágenes de Piedraescrita en las que sí aparece San José como un anciano. De todas estas escenas hablaremos en otras ocasiones más detenidamente. Sólo comentar la presencia de San José. En la Presentación aparece como anciano y con su báculo.

Presentación en el templo en cerámica del siglo XVI de la ermita de Piedraescrita

 

RUIZ DE LUNA Y LA CAPILLA DEL CRISTO DEL MAR O DE SAN FRANCISCO DE LA COLEGIAL

RUIZ DE LUNA Y LA CAPILLA DEL CRISTO DEL MAR O DE SAN FRANCISCO

Retablo de Ruiz de Luna para la capilla del Cristo del Mar. En la esquina la estatua orante del fundador de la capilla.

Ya hemos visto las capillas de la Colegial de su lado norte. En este mismo lado del evangelio junto a  la puerta norte, la llamada de los Apóstoles,  la Capilla de San Francisco que también se llamó de San Jerónimo y que desde 1943 se conoce como la Capilla del Cristo del Mar, imagen probablemente de finales del siglo XV que se halla enmarcada por un magnífico retablo de cerámica ejecutado y donado por Ruiz de Luna.

Acoge también una escultura orante del clérigo Francisco Méndez de Arellano, fundador de la capilla en 1529. Dejó rentas para decir misa a cincuenta pobres y después darles una limosna de un duro a cada uno. También dejó fondos para que todos los días del año se diera de comer a los indigentes encarcelados, para sacar de la cárcel a los pobres con deudas, y con el fin de rescatar cautivos naturales de Talavera.

Estatua orante de Francisco Méndez-Arellano

Aunque no fueron suficientes, dejó más fondos para la creación de tres cátedras en Talavera. Se sepultó a mediados del siglo XVI en esta capilla a su familiar Francisco Ramírez de Arellano que fue camarero del papa Paulo III y trajo de Roma varias reliquias, entre las que Francisco de Soto destaca una espina de Cristo que todavía se conserva y una canilla de San Blas.

Después pasó a ser capilla propiedad de D. Rodrigo Albornoz, tío del Cardenal talaverano D. Gil de Albornoz, fundador del colegio de Bolonia y que está enterrado en el sarcófago de yeso que hay en la Iglesia de las Monjas Bernardas en el lado del Evangelio.
Cuando se extinguió el patronato de esta familia dio el Calbildo la Capilla a D. Diego Montero de Espinosa, vecino y corregidor de Talavera.

Santas Justa y Rufina, patronas de los alfareros

Pero la capilla de San Francisco tiene actualmente otro nombre la del Cristo del Mar, con una curiosa historia relacionada con la religiosidad de Juan Ruiz de Luna.

Nuestro gran ceramista no sólo era un gran artista, sino un gran empresario que supo vender su obra por todo el mundo. Entre otras iniciativas comerciales quiso extender su cerámica por América y por ello envió allí a dos de sus hijos en 1934 para difundirla mediante una exposición en Buenos Aires. Entonces, los viajes trasatlánticos se hacían por mar y don Juan tenía el lógico temor de que les sucediera algo a sus hijos Juan y Salvador, por lo que entraba a diario a rezar ante a una imagen de Cristo crucificado solitaria que se hallaba junto a la puerta norte del templo y  que a él le provocaba una especial devoción. Durante dos meses se estuvo arrodillando en el reclinatorio que estaba delante del crucifijo hasta que volvieron sus hijos y prometió hacer una gran obra para agradecer que volvieran sanos y salvos de su periplo marítimo.

Detalle de la reja dela capilla del Cristo del Mar

La Guerra Civil retrasó el cumplimiento de su promesa, pues incluso estuvo la Colegial llena de material bélico durante aquellos azarosos años. Cuando volvió a entrar no vio el crucifijo y pensó si no habría sido destruido, pero afortunadamente se encontraba en la parroquia de Santa Leocadia, entonces en la iglesia de San Francisco. Más tarde restauraría Ruiz de Luna una imagen de San Francisco que había en la capilla para sustituir al Cristo que se iba a traer de dicha iglesia.

Se decidió a comenzar su empresa pidiendo permiso al arcipreste y al obispo. El 3 de mayo de 1942 comenzaron las obras, y  primero se limpió la capilla vendiéndose un viejo retablo que tenía a la iglesia de San Martín de Pusa.

Ruiz de Luna estaba entonces enfermo e incluso sufrió una intervención quirúrgica pero el panel de azulejos para esa misma capilla que representaba a las Santas Justa y Rufina quedaron terminados en septiembre de 1942 y fue inaugurado con la presencia del arzobispo Pla y Daniel que bendijo la capilla. Éstas fueron las palabras de nuestro ilustre paisano como ofrenda de su obra, en la que participaron sus tres hijos.

Ofrenda.
Excmº. Señor.
Mis 70 años en los 79 que llevo vividos son remunerados con exceso en este acto en que V.E. bendecirá esta obra mía que también lo es de mis hijos, labor lograda con perseverancia y amoroso
obstinación. Hoy Excmº Señor hago entrega de ella, sintiendo que mi posición económica no me permita dejarla dotada como era costumbre en la antigua Nobleza.
Los elementos que constituyen el decorado de esta Capilla están hechos con modesta arcilla, materia avalorada por el fuego y nuestra fe Cristiana. “Cristo del Mar” le he titulado, advocación que espera de V.E. ser refrendada, en atención a mi estado de ánimo cuando hice la promesa y en honor, sobre todo, a que esta Sagrada Imagen ha hecho resurgir en los corazones talaveranos su proverbial piedad para allegar fondos y realizar las obras de restauración de nuestra querida Colegial.
A continuación de este acto de bendición de la Capilla el señor Arzobispo hizo el acto de desagravio por los destrozos de la Iglesia terminando con una exhortación a los fieles para que llegasen fondos para la restauración de este hermoso templo, cuyo resultado fue reunir unas ochenta mil pesetas como inicial de suscripción, cuyas obras dieron comienzo el 26 de Abril de 1943.

En julio de 1943, en un acto familiar en el que se bautizó a una de sus nietas y cuando ya Ruiz de Luna contaba 80 años, fue inaugurada la capilla con toda su obra cerámica instalada.

El retablo es copia en cerámica de la de la madre del obispo García de Loaysa en alabastro que se conserva en la iglesia del antiguo convento de Santo Domingo.

Esta es la descripción de la capilla que hace el propio Juan Ruiz de Luna y que me ha llegado de un fragmento de sus memorias inéditas:

Es de planta cuadrilonga de 4 metros 50 cms. Por 5,60 y altura de techo 7,50.
Se le hizo un zócalo de azulejos en tableros o fondos de dibujo repetido, espaciados por pilastras de composición, todo ello enmarcado con mampuestos de rasilla imitando piedra berroqueña del país, esmeradamente imitada, como así también el cornisamento general y las aristas que dividen en cuatro pañoletas la bóveda del techo, que se reúnen en un florón o pendolón con cartel heráldica, pero sin armas. Los fondos de estas pañoletas como las de las paredes están blanqueados.
Este Retablo de cerámica policromada de gusto Plateresco de 6,50 metros de alto, está coronado con un medallón con Virgen tenante por dos ángeles, de puro estilo Luca della Robbia, como así también las columnas y cornisamentos, que constituyeron el Retablo que estuvo expuesto en el pabellón de Castilla la Nueva de la Exposición Hispano Americana celebrada en Sevilla el año 1929-1930 que fue galardonado con el Gran Premio, conjunto que complementan una magnífica mesa de altar, con relieves de cerámica policromada y fondo con tres medallones en forma de Camafeos, con un barco en el centro como alegoría al Santísimo Cristo y de los dos restantes, San Francisco de Asís y San Antonio de Pádua, muy de la devoción del donante. Como detalle original y de gran acierto artístico es de notar el fondo sobre el que se destaca el Santo Cristo, de azulejos de reflejo metálico que dan al cuadro un efecto asombroso.

Retablo de Ruiz de Luna del Cristo del Mar en la Colegial. Foto del Libro del VIII centenario de la Colegiata Mayor de Santa María

En la meseta o Credencia del Evangelio está la escultura orante de alabastro del canónigo D. Francisco Méndez Arellano, ya descrito y la de al lado de la Epístola está completamente hueca, dispuesta
para levantar la solería de ella, para que cuando haya pasado el tiempo reglamentario y las leyes de Sanidad y la Autoridad Eclesiástica lo autorizase, sea trasladados en un cajoncito los restos del donante para estar al lado de su Santísimo Cristo del Mar que es su venerable deseo.

 

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (8) LAS PLACAS FUNERARIAS DEL CEMENTERIO DE OROPESA

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (8)                    LAS PLACAS FUNERARIAS DEL CEMENTERIO DE OROPESA

Placa funeraria de Ruiz de Luna en el cementerio viejo de Oropesa

Además de la magnífica azulejería que adorna iglesias ycapillas hay otras producciones de la cerámica talaverana menos conocidas y de elaboración más tardía y popular que, no por menos llamativas desde el punto de vista estético, carecen de interés como expresión artesanal y llena de contenido antropológico, sobre todo en cuanto al estudio de la mentalidad popular referida a un tema como es la muerte. Se trata de la cerámica popular funeraria que se puede observar en casi todos los cementerios públicos situados en torno a Talavera y Puente del Arzobispo.

Placa funeraria en Oropesa con lírica popular funeraria

Uno de los mejores y que además son fácilmente visitables es el viejo cementerio de Oropesa, ocupado hoy por un parquecillo bajo las murallas de la villa al oeste del castillo. En el parque se ha instalado como elemento decorativo una buena colección de estas placas funerarias.

Placa funeraria polícroma de Oropesa

Muchos de los camposantos fueron trasladados desde las céntricas iglesias de los pueblos hasta su más higiénica periferia por la normativa  promulgada el siglo pasado. Es por ello difícil saber si durante los siglo XVI y XVII se produjo esta manifestación cerámica funeraria y de hecho los ejemplares más antiguos que he podido encontrar se datan a finales del siglo XVIII. Posteriormente hay una verdadera explosión  en la segunda mitad del siglo XIX y vuelve a reavivarse cuando se produce el renacimiento de la cerámica talaverana con Ruiz de Luna.

Placa funeraria polícroma  funeraria en Oropesa

Las abundantes piezas del pasado siglo son monocromáticas, en tonos marrones o sepia y con una gran sencillez en la decoración, sin embargo, tienen una gran expresividad en cuanto a la lírica popular de sus epitafios se refiere. Una excepción a este modelo son algunas placas de Puente del Arzobispo que adaptan a ciprés su tradicional motivo del “pino” con sus hermosas tonalidades verdes.

Placas monócromas en el cementerio viejo de Oropesa

 

OTRA AZULEJERÍA DE OROPESA, SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (7)

OTRA AZULEJERÍA DE OROPESA,                                           SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (7)

Detalle de la decoración cerámica de la antigua casa de Platón Páramo. En el centro un escudo de cerámica talaverana del siglo XVII con el blasón de la casa de Velada

En Oropesa, además de las placas cerámicas funerarias del cementerio viejo, hoy Jardines del Virrey, podemos ver salpicadas por el casco algunas obras de azulejería talaverana de interés. Y no es extraño pues su antiguo farmaceútico Platón Páramo fue uno de los artífices de la recuperación de la cerámica talaverana por su amistad y estímulo a la obra de Ruiz de Luna. Amigo de otros personajes de su época como Sorolla, hizo un abigarrado museo con patrimonio de aquí y de allá con algunas obras cerámicas de las que queda todavía una mínima parte decorando su domicilio, todavía en pie.

Junto a la casa de Platón Páramo se encuentra esta otra casa decorada con típica azulejería azul de mediados del siglo XX con grifos ninfas y motivos vegetales tipo renacimiento.

Detalle de la azulejería de la casa anterior

En la fachada norte de la plaza Mayor se encuentra un edificio de 1946 con el rótulo de Hogar Rural pero que luego ha sido una biblioteca como dependencia municipal.

Cerámica en la fachada del hogar rural.

Hay algún establecimiento comercial que también tiene cerámica de Talavera en su fachada, así como algunos rótulos de las calles o dedicados a personajes como el de Fray Hernando de Talavera en la escalera del parador o a Sorolla. También hay algú recargado edificio decorado con abundante y variada azulejería.

Escudo de Oropesa en azulejería en una fachada

También hay azulejería de Ruiz de Luna en la iglesia parroquial donde se representa al santo local San Alonso de Orozco, aunque también San Juan de Dios, que fue pastorcillo por estas tierras está también representado en un panel moderno.

La Virgen de Peñitas, patrona local representada en azulejería talaverana

Pero la cerámica más antigua se encuentra en la ermita de la Virgen de Peñitas al sur de la población y con dos buenas representaciones en cerámica del siglo XVII en el pórtico con una representación de San Pablo y otro de la Virgen con el Niño.

Azulejería del siglo XVI-XVII representando a San Pablo en el pórtico de la Virgen de Peñitas

También en la aldeíta oropesana de La Corchuela hay una escuela con cerámica de Ruiz de Luna con imágenes de la Virgen y de San Jorge

 

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA (6) ERMITA DEL ROSARIO DE CERVERA DE LOS MONTES

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA (6)                                                              ERMITA DEL ROSARIO DE CERVERA DE LOS MONTES

Detalle del panel de azulejería del sigloXVI de Talavera que representa a San Sebastián en la ermita de Cervera

Cervera de los Montes es un pueblecito típico de la comarca de El Berrocal en el que podemos visitar la ermita de la Virgen del Rosario junto al camino que se dirige a la localidad vecina de Segurilla. En ella  podemos disfrutar de un buen frontal de azulejería talaverana con representación en el panel principal de las imágenes de de San Juan Bautista con sus atributos habituales: vestido con una piel de pelo de camello, con aspecto demacrado y macilento, y acompañado del cordero crucífero, el Agnus Dei con la cruz de báculo largo con travesaño corto que es símbolo de su profecía, cuando dice al bautizar a Jesús: “He aquí el cordero de Dios”.

La Virgen del Rosario es la advocación de esta ermita y su imagen está en el centro enmarcada en un rosario dibujado. A su lado una representación de San Sebastián. también datable en el siglo XVI. El santo atravesado por las saetas queda colgado por ambas axilas de las ramas del árbol sin apenas poner los pies en el suelo con su habitual aspecto de mancebo..

Ermita de en Cervera de los Montes

Todo el conjunto de este frontal está enmarcado en roleos y decoración vegetal renacentista con flecos simulados en estos frontales que muchas veces simulaban los tejidos ornamentales litúrgicos.

Otros dos paneles laterales, sobre el muro de la ermita, son sendas representaciones de San Pedro  del  siglo XVI, en policromía. Imagen  sobre terraza con un fondo de árboles donde se muestra el santo en pie con el Libro y las llaves. En el otro lado una imagen de San Miguel con la báscula de las almas representadas como pequeños homúnculos y el diablo a sus pies con el arcángel vestido como soldado romano clavando su lanza en su rostro.

Conjunto cerámico de la ermita de en Cervera

En Cervera podemos visitar los restos de su castillo, un pintoresco calvario y viacrucis y su iglesia parroquial. Quedan también algunos elementos del edificio que Juan Rulière director de las Reales Fábricas de Talavera quiso establecer en este pueblo más saludable que Talavera con su endemia de fiebres palúdicas. También hay en el casco urbano y en los alrededores elementos de interés de su arquitectura tradicional en granito.

También podemos visitar en su entorno la encina monumental de Meregil y dos molinos harineros, uno en el arroyo del Molinillo y otro en el Marrupejo, junto a unas bonitas cascadas.

Virgen del Rosario en azulejería talaverana en la ermita de Cervera de su advocación

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA (5) IGLESIA DE MEJORADA

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA (5) MEJORADA

Iglesia parroquial de Mejorada

La iglesia parroquial de Mejorada es construcción en mampostería con sillería en esquinas y vanos con algunos elementos de ladrillo como la parte superior de la torre. Evidencia elementos arquitectónicos desde el siglo XV al XXI y en su interior son de destacar su retablo y la magnífica reja del presbiterio y el artesonado de la capilla mayor.

En esta iglesia hay varios paneles cerámicos adornando los frontales del altar mayor bajo el retablo. En el centro aparecen paneles de Artesanía Talaverana con imágenes monócromas en medallón central y grutescos enmarcándolo. También aparecen representados los símbolos de la Pasión.

Dos paneles laterales junto al muro son del siglo XVI y representan la Adoración de los Magos y la Adoración de los Pastores.

También se representan con enmarcado de ferroneríe las imágenes de Santa Catalina y Santiago Peregrino.

Santa Catalina de Alejandría en azulejería del siglo XVI-XVII  en la iglesia de Mejorada

Panel representado a Santa Catalina de Alejandría

Policromía. Siglo XVI-XVII. Frontal de altar en el que la imagen aparece enmarcada por florones en los lados y volutas y róleos en la parte superior que rodean a un marco de ferronerie adornado con frutos, matas y espadañas. Santa Catalina coronada lleva la palma del martirio, un fragmento de la rueda y la espada apoyada sobre la cabeza real de Majencio, como símbolo de su victoria sobre los cincuenta filósofos que él la envió.

Panel representando a Santiago el Mayor Peregrino

Policromía. Siglo XVI-XVII. Frontal de altar en el que la imagen aparece enmarcada por florones en los lados y volutas y róleos en la parte superior que rodean a un marco de ferronerie adornado con frutos, matas y espadañas. Santiago Peregrino vestido con capote anaranjado con estampado de vieiras que adorna también el sombrero. Báculo y calabaza en la mano izquierda y rosario en la derecha.

Adoración de los Magos en la iglesia parroquial de Mejorada. Azulejería del siglo XVI

Adoración de los Magos

Siglo XVI. Policromía. Enmarcado por friso de volutas rematadas en ramas con lista superior de hojas de acanto simplificadas. Con un fondo de cortinajes y dos puertas rematadas por arco de medio punto se ve a la Sagrada Familia. José detrás de la Virgen se sienta sobre un pedestal mientras el Niño toca la copa de la ofrenda de Gaspar que tiene su corona en el suelo.

Símbolos de la Pasión en cerámica de Artesanía Talaverana en la Iglesia de Mejorada

Adoración de los Pastores

Siglo XVI. Policromía. Enmarcado por friso de volutas rematadas en ramas con lista superior de hojas de acanto simplificadas. Al fondo se ve un bosque que en este caso parece menos idealizado y que podemos identificar con un encinar o un alcornocal. Delante están dos pastores sobre una pradera con su ganado. Uno de ellos toca la gaita y otro tiene en sus manos un cayado. Desde el cielo desciende un ángel que anuncia el Nacimiento, pero hay entre las nubes otro grupo de ángeles que puede ser una alusión al propio texto de Lucas cuando dice: “Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial”

En primer plano la Virgen y el Niño delante de un muro con dos pastores en actitudes de oración y uno de ellos con un zurrón, aunque sin ofrendas concretas. Detrás de María se ve un personaje que podría ser San José si no fuera por su juventud.

Retablo mayor de la Iglesia de Mejorada.

La azulejería de repetición es también de varias épocas, desde el siglo XVI hasta la de Artesanía Talaverana del siglo XX.

En el pueblo se puede visitar además de la iglesia y la arquitectura tradicional, el arruinado castillo, la próxima fuente de La Mora,un puentecillo medieval sobre el arroyo cercano y, en el cerro, cercano una curiosa atalaya medieval de apenas dos metros de altura, además de ermita, calvarios y cruces repartidos por el casco.

 

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (4): EL CASAR DE TALAVERA

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA (4):                      EL CASAR DE TALAVERA

Iglesia parroquial de El Casar del Ciego

El Casar de Talavera, Ayuntamiento de Talavera de la Reina

La pequeña iglesia parroquial del Casar de Talavera es un templo fabricado en mampostería con sillería en esquinas y vanos que está rematada por graciosa espadaña de ladrillo.

Es construcción del siglo XVI y guarda en su interior dos altares laterales ornamentados con paneles de cerámica talaverana también del siglo XVI que representan a varios santos. Los azulejos han sido en parte removidos y recolocados pero presentan magníficas representaciones enmarcadas en decoración de ferroneríe o cenefas renacentistas clásicas de repetición.

Esde interés la visita al templo no solo por la cerámica sino también por su artesonado mudéjar, algunas imágenes, especialmente un Cristo con la pintura deteriorada y una pila bautismal blasonada de granito.

Hornacina renacentista sobre la puerta meridional de la iglesia de El Casar de Talavera

Son de destacar varios paneles San Blas. Siglo XVI. Policromía. Altar lateral de la epístola. Enmarcado con columnas y azulejos renacentistas reutilizados. Aparece simplemente vestido de obispo con el báculo y la mitra, por lo que podía ser confundido con cualquier otro santo obispo de no ser por la cartela que debajo indica que estamos ante una imagen de San Blas y porque en todas las representaciones en azulejo talaverano de este santo tiene similar actitud de bendecir y el báculo cruzado.

San Bartolomé:  Frontal de altar del evangelio. Policromía. Siglo XVI.Enmarcada en recortes de ferroneríe con pequeñas flores y frutos en los huecos, y flecos simulados en la parte superior. San Bartolomé sujeta la cadena con la que tiene preso al diablo y en la otra mano la espada o cuchillo de su martirio. Varias terrazas y árboles esquemáticos adornan el fondo.

San Sebastián: Policromía. Enmarcado por columnas acanaladas que sostienen un arco y friso con greca renacentista inferior. Las flechas sin punta atraviesan transversalmente las carnes de San Sebastián. Presenta también la peculiaridad de lucir un cuidado bigote como el que se dejaban muchos jóvenes  en el siglo XVI, centuria en la que se realizaron los azulejos.

San Cristóbal representado en azulejería del siglo XVI en la iglesia de El Casar de Talavera

San Cristóbal: Siglo XVI. Policromía. Altar lateral. Enmarcado en retablillo renacentista en azulejo formado por dos columnas acanaladas con capiteles decorados en color que sostienen motivos de grutescos y venera central. San Cristóbal lleva al niño y se apoya en un árbol. Se ve al ermitaño en la orilla del río y en el medallón de recortes con decoración vegetal de la zona inferior del retablo se ha dibujado al que probablemente es el ermitaño de la leyenda de San Cristóbal orando ante un crucifijo.

San Miguel:  Policromía. Siglo XVI. Enmarcada en recortes de ferroneríe con pequeñas flores y frutos en los huecos y flecos simulados en la parte superior. San Miguel vestido con túnica clava la lanza en la boca del diablo y sujeta la balanza de la psicostasia.

Santiago Matamoros. Siglo XVI. Policromía, enmarcado en restos de cenefa de ferroneríe. Tradicional representación del santo a caballo pisoteando restos despedazados de enemigos musulmanes.

En otros medallones que decoran los paneles se representan santos como San Francisco, María Magdalena, santa catalina o Santa Lucía, y otros. La decoración de los azulejos de repetición es muy variada, ferroneríe, rencentistas y otros de tradición decorativa mudéjar.

San Bartolomé representado den la Iglesia de El Casar de Talavera en azulejería

Para acceder hay que ponerse en contacto con el párroco.

En el Casar también podemos ver su calvario de granito a la entrada , la atalaya musulmana del cerro de Malojo y el cubo de un viejo molino sobre el mismo arroyo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA DE TALAVERA (3) LAS ERMITAS DE CEBOLLA 

SANTUARIOS DE LA CERÁMICA EN LA COMARCA DE TALAVERA (3) LAS ERMITAS DE CEBOLLA

Ermita de San Illán en Cebolla

La ermita de San Illán  es un edificio de ladrillo que se encuentra sobre una elevación con una magnífica vista panorámica y cuenta con gracioso pórtico en las caras sur y oeste, donde se sitúa la entrada. Es la ermita de Nuestra Señora de la Antigua, con magnífica imagen del siglo XIV, que la tradición dice que proviene del castillo de Villalba, pero también tiene la advocación de San Illán.

Caballero representado en el panel de la vida de San Illán

Es tradición que este santo es el hijo de San Isidro. Se trata de un culto local que no ha sido reconocido por los hagiógrafos, que incluso aducen razones de anacronismo, pues dicen que Illán vivió en el siglo XI e Isidro en el XII por lo que sería imposible que fuera su hijo.

En un magnífico panel de cerámica del siglo XVI de la ermita antes referida se han representado escenas de la vida de San Illán en cuadros diferentes datados en la parte inferior por una inscripción que da el nombre del vicario que ordenó hacer los azulejos. La ermita era muy conocida por la fuente que junto a ella manaba y que  decían protegía contra la rabia, y cuenta la leyenda que fue el propio santo con la reja de su arado el que la descubrió. Para algunos, Illán sería la deformación del nombre del patrono de San Isidro, Juan o Ivan en grafía antigua, aunque para la mayoría solamente sería equivalente a Julián.

San Illán labrando en el panel de la ermita de su advocación en Cebolla

Los cuadros cerámicos representan la aparición de la Virgen a San Illán, la resurrección del caballo del amo del santo, cómo amansa a unos toros bravos y labra con ellos, o cómo un toro rabioso descubre la tumba del santo, además de la escena en que sus compañeros de trabajo se quejan de que no trabaja, como sucede con San Isidro, al que mientras oraba un ángel le hacía sus tareas.

Imagen de San Pedro en la ermita de San Blas

En un breve paseo desde Cebolla nos acercaremos al despoblado de Mañosa, donde solamente queda la iglesia de lo que fue un lugar habitado hasta finales de este siglo. La antigua parroquia, que hoy es ermita de san Blas, estaba bajo la advocación de San Pedro, que aparece dibujado en una bonita placa de cerámica de Talavera sobre la puerta principal. En su interior veremos el artesonado y la azulejería del siglo XVI que adorna los muros junto al altar.

Ermita de San Blas de Cebolla. Antigua iglesia del despoblado de Mañosa

El entorno tiene su encanto, allí se hace la fiesta de san Blas y se encuentra poblado de las higueras de Cebolla, famosas desde antiguo por sus frutos que se exportan, las viñas cercanas producen el vino de Montearagón, el más comercializado y conocido de la comarca hasta la llegada de las bodegas de Valdepusa.

San Miguel en azulejos del siglo XVI de la ermita de San Blas en Cebolla, antigua iglesia del despoblado de Mañosa

«San Illán Labrador. Culto, iconografía y su ermita en Cebolla. Toledo) JESÚS GÓMEZ JARA

SANTUARIOS DE LA AZULEJERÍA DE TALAVERA (2) LA ERMITA DE VELADA

SANTUARIOS DE LA AZULEJERÍA  DE TALAVERA (2): LA ERMITA DE LA VIRGEN DE GRACIA EN VELADA

  1. Ubicación:  VELADA situada junto a la carretera N-502 de Talavera -ÁvilaNave mayor con ábside completamente cubierto de azulejería del siglo XVI incluida la bóveda con escenas de la vida de la Virgen, San Esteban, San Andrés, blasones de la casa de Velada y otros, además de dos paneles en forma de retablo en las dos naves laterales con magnífica cerámica manierista del siglo XVII con figuras de gran calidad y muy estilizadas en las que algunos ven la influencia de Gaspar Becerra.
    Uno de los retablos laterales de la ermita de Virgen de Gracia

    Otros han aventurado la posibilidad de cierto parentesco con los azulejos talaveranos del palacio del del Duque del Infantado de Guadalajara, obra de Fernando de Loaisa con modelos del italiano Cincinetti, aunque yo mantengo mis reservas al respecto. En los retablos laterales algunos autores han querido ver la influencia del Greco precisamente por lo estilizado de las figuras.

    Interior de la ermita de Virgen de Gracia
  2. Datos para la visita por el público: La llave debe pedirse en la casa parroquial o al presidente de la hermandad.

    Imagen de San Andrés en azulejería en el ábside de la ermita de Velada
  3. Bibliografía básica de referencia: «La Villa de Velada» Miguel Méndez-Cabeza y Gonzalo Palomo, Toledo 1990
  4. En Velada pueden visitarse otros paneles cerámicos antiguos en la fachada del convento franciscano, en la iglesia parroquial y sobre la puerta del cementerio. Quedan ruinas del palacio de los marqueses de Velada, en la iglesia hay un artesonado de interés y también son de destacar el molino de viento, la ermita de Santa Ana y el rollo jurisdiccional.