LAS MONDAS HOY Y LOS RITUALES DE PODER

LAS MONDAS HOY Y LOS RITUALES DEL PODER

Escultura romana que representa a la diosa Ceres en Cáceres

En 1992, Con motivo de unas jornadas arqueológicas en Talavera, el catedrático Manuel Fernández Miranda quiso conocer la fiesta de las Mondas y nos acercamos a ver el cortejo a su paso por la Portiña de San Miguel. Todavía recuerdo su cara de espanto al ver desfilar a los Pitufos, los Picapiedra, chicas vestidas de sevillana y otros esperpentos. Y él, conocedor de los trabajos de Caro Baroja, y esperando contemplar al menos retazos de arcaicos rituales festivos quedó ojiplático al tiempo que murmuraba: ¡Este es un país de excesos!

Algo han mejorado las Mondas desde entonces, especialmente aquellos aspectos en los que hay participación popular, con los bailes ilusionados de los pueblos y asociaciones vestidos con sus trajes típicos, tan ricos en nuestra comarca.  Merecen reconocimiento esos vecinos que se entregan a la fiesta con entusiasmo y dándole su atractivo colorido Seguir leyendo LAS MONDAS HOY Y LOS RITUALES DE PODER

MUSEO DE LOS HORRORES: LOS ESTAFERMOS DE GAMONAL

LOS ESTAFERMOS DE GAMONAL

O COMO DESTROZAR UNA PLAZA

Gamonal es uno de los pueblos de la comarca que mejor conserva  sus tradiciones populares. Han conseguido no sólo conservar la milenaria fiesta de Las Mondas, pues no solo aportan los carneros sino que siguieron manteniendo la tradición mientras ni los propios talaveranos cuidaban de ella.

Y también han mantenido su carnaval con su soldadesca, los gamoninos salen al campo  en el Calvote o el jueves de comadre llenando los montes cercanos de gentes disfrutando de la naturaleza.  Han restaurado con cariño su iglesia, sus magníficos lavaderos  o su calvario y limpian y frecuentan la ermita de la Encarnación. Seguir leyendo MUSEO DE LOS HORRORES: LOS ESTAFERMOS DE GAMONAL

DOMINGO DE RAMOS EN AZULEJERÍA DE TALAVERA

DOMINGO DE RAMOS EN AZULEJERÍA DE TALAVERA

LA ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN

Entrada de Jesús en Jerusalén del retablo del Hospital de San Antonio Abad actualmente de la ermita del Prado

 

 *Basílica de Nuestra Señora del Prado. Talavera de la Reina. Panel procedente del hospital de San Antonio Abad. Talavera de la Reina Siglo XVI. Policromía. Aunque hay numerosos azulejos descolocados Se puede ver a Jesús con el asno y su pollino y al fondo un personaje que corta los ramos de olivo, otro hombre de los que están junto a una puerta de la ciudad tiende su manto a los pies de la montura de Jesús. Sobre la puerta y la muralla de Jerusalén los niños aclaman a Jesús, uno de ellos agitando una rama de olivo. Una fortaleza sobre un monte y un árbol de follaje en estratos rellenan la escena. Los niños son un detalle extraído del texto apócrifo de Nicodemo. Seguir leyendo DOMINGO DE RAMOS EN AZULEJERÍA DE TALAVERA

EL PÉNDULO RURAL

EL PÉNDULO RURAL

Cuando a principios de los 80 llegué a trabajar al medio rural, la situación de los servicios en los pueblos se encontraba a una altura africana.

En una de aquellas localidades pedí un ventilador de 2000 pesetas para la consulta y me respondieron que decisión tan gravosa para el presupuesto había que pasarla por el pleno municipal. Ni que decir tiene que acabé llevándome el ventilador de mi casa. Otro de los consultorios no tenía alguno de los cristales de las ventanas, ni silla siquiera en la que sentarse el paciente, y cuando con paciencia y modos franciscanos pedí que por favor no prepararan la limonada de la fiesta local en la consulta, el alcalde me espetó que me estaba poniendo «un poco soberbio».

En otro pueblo el agua potable era tratada mediante el expeditivo método de que el alguacil iba al depósito y echaba un cubo de cloro por las mañanas, lo que hacía que a primeras horas del día pareciera que estabas lavándote con el agua de la fregona por el olor y sabor a lejía que salía del grifo.

Conocí también otra localidad donde, aunque tenían suministro de agua potable, no había llegado todavía la acometida de aguas residuales, por lo que cuando se “obraba” en los pocos servicios que había instalados en la localidad, al tirar de la cadena salía la sucia ofrenda a la calle y el dueño de la casa debía recogerla para después  llevarla a la cuadra, produciéndose así un curioso viaje de reciclaje de la materia orgánica.

En una ocasión me preguntaron unos cazadores italianos por el polideportivo y no salieron de su asombro cuando les señalé hacia la era, donde se habían clavado dos postes que hacían de portería.

Muchos pueblos tenían las calles sin asfaltar y se formaban a veces tales barrizales que a un compañero médico le tuvo que sacar un tractor del atolladero en la misma calle principal.

Pero con todas estas deficiencias también tenían los pueblos ciertas ventajas. Los funcionarios públicos residían en ellos formando una urdimbre mínima de gente formada que dinamizaba algo la vida rural. Luego, los médicos, los boticarios, los enfermeros, maestros, secretarios, veterinarios y hasta los guardias civiles fueron huyendo hacia las ciudades de referencia quedando los pueblos más abandonados aún. Y tanto es así que hoy día hay muchos alcaldes que ni siquiera residen en sus localidades.

El péndulo rural se movió al lado contrario con la democracia y los fondos europeos, y se empezó a ver algo de color en los pueblos. Consultorios dignos y centros de salud, nuevas escuelas, los Centros Sociales Polivalentes, ese equivalente democrático a los Teleclubs que promovió Fraga en los sesenta. O las carreteras, que iban dejando de ser caminos de cabras de cuando Primo de Rivera, etc…etc..

Pero como sucede en todo lo español, pasamos a la exageración, el dislate y el despilfarro con suma facilidad: se hicieron frontones en pueblos donde solo había viejos que iban allí a charlar a la sombra del hormigón, o centros de salud como hospitales, y muchos de esos fondos se fueron a desconocidos destinos por las alcantarillas, en comunidades autónomas regidas tanto por la derecha como por la izquierda. Y de tener sólo al alguacil con funciones de pregonero, pasamos a la contratación de funcionarios municipales en un número casi siempre excesivo para los habitantes a los que tenían que dar servicio.

Y ahora vienen estos nuevos gestores y consejeros que van y vienen de Madrid y se creen que esta comunidad autónoma es como la capital, que concentra en un número de kilómetros cuadrados muy reducido una población de seis millones de habitantes, y utilizan criterios economicistas que pueden dar la puntilla a nuestros pueblos. Los chavales rurales no saben ya distinguir una encina de un alcornoque y solo miran subyugados a sus aparatitos digitales cazando monstruos cibernéticos cuando antes cazaban lagartijas, actividad mucho más interesante a mi modesto entender. Los rumanos cogen la aceituna, o se quedan noche y día en las labranzas que aún quedan habitadas. Deslumbrados por la ciudad y sus atractivos solamente esperan el momento apropiado para marcharse creyendo que en la urbe atan los perros con longaniza, aunque sea de plástico.

El péndulo vuelve al otro extremo, pero cada vez su recorrido es menor y cualquier día se rompe su cuerda y el campo acaba muerto. El problema es que el asfalto de la ciudad no es comestible.